Saludos, queridos lectores. Se acercan el verano y las vacaciones. Ah, vacaciones. Tiempo de playa, de descanso, de quedar con los amigos, de leer... Ramón Llul

Saludos, queridos lectores. Se acercan el verano y las vacaciones. Ah, vacaciones. Tiempo de playa, de descanso, de quedar con los amigos, de leer tebeos como si no hubiera un mañana… Y la última reseña preveraniega de 2021 es Ramón Llul, obra de Marc Gras y Nae Ed.

Ramón Llul ha sido siempre para mí una figura curiosa. Sabía que había estado relacionado con la cultura, la filosofía, la religión, la literatura… pero para mí era solamente una figura que aparecía en segundo plano en algunos módulos del juego Aquelarre :-). Precisamente para solucionar este tipo de cosas son los cómics de Cascaborra.

Marc Gras nos trae un guión centrado casi por completo en la parte de su vida dedicada a expandir el cristianismo de forma lógica y razonada. En la primera página vemos como el Papado disuelve la Orden del Temple y desde ahí empezamos.

Seguiremos a Llul como si fuéramos una voz en off. Nos detendremos brevemente en escenas sueltas de su vida. Pero sin demasiadas explicaciones mundanas. Lo veremos en la carcel; pero lo importante no es como ha acabado ahí, sino de que manera y porque razón es liberado de ella.

Es un tipo de narración lenta y tranquila la que se nos ofrece. Pausada como larga fue la vida dedicada a la religión y la cultura.

Que vivir 83 años en el Mediterraneo del siglo XIV no era muy común.

Y escribir obras no literarias, sino cultas y formales en catalán tampoco.

Y he escrito Mediterraneo porque Llul tenía la idea de unir de nuevo las diferentes orillas de este mar. Bajo una cultura cristiana y occidental, pero sin eliminar a las demás. Usando tanto el razonamiento como la fuerza militar. Después de todo, somos hijos de nuestra época y ambiente.

Hay dos aspectos que me gustaría comentar. Por un lado, estamos ante una obra dedicada a un sabio, a un estudioso. A su vida de estudio. Su familia solamente aparece mencionada en dos viñetas. No veremos a su esposa, a sus hijos… El autor ha preferido centrarse en esta faceta de su vida nada más. Eso hace que, como ya he comentado, la historia fluya lenta.

No estamos ante una historia de aventuras. Ni siquiera de aventuras reales e históricas. Estamos ante una obra de leer, si me permitís la denominación :-).

Por otro lado, nos surge la duda legítima de si entenderemos lo que leamos sin tener una formación universitaria medieval. La respuesta es afirmativa. Puede que nos perdamos en los muy sutiles matices de la bizantina política del Papado de la época… pero también se perdían los propios gobernantes.

Como en toda obra más o menos histórica, hay detalles con los que podemos estar más o menos de acuerdo. Por ejemplo, ¿es Ramón Llul beato de la Iglesia o no? La respuesta es… si y no a la vez. El proceso oficial está aún en marcha (desde el siglo XVI), pero existe la figura del beato por culto inmemorial, así que las dos cosas a la vez.

Me pregunto cómo le hubiera sentado esta paradoja a la mente lógica y racional del propio autor :-).

Pasemos a hablar un poco del dibujo. Reforzando la idea de una obra centrada exclusivamente en el personaje, y aún más centrada en la parte culta y estudiosa de esa vida, tenemos un dibujo centrado en él.

Y cuando digo esto, no es una forma de hablar. Abundan los primeros planos. Su rostro iluminado rodeado de tinieblas y oscuridad. Más allá de las metáforas filosóficas de estas elecciones creativas, tenemos un punto focal casi único para nuestros ojos. Para nuestra atención de lector.

El tener un guión tan centrado en el texto, en los debates académicos, permite este juego de luces. No hay batallas que mostrar. No hay riquezas arquitectónicas que enseñarnos. Estamos nosotros y Ramón Llul.

El dibujo de Gras nos ofrece referencias a cuadros famosos, como aquellos que son obra de Ackermann o Leinweber. Referencias gráficas que el autor nos comenta en el artículo anexo a la historia.

Nae Ed se ha encargado del color. Que prácticamente es solamente negro. Por supuesto que esto es una simplificación del reseñador, pero el ambiente general de la obra es casi tenebrista. Me diréis que para encuadrarlo en ese estilo barroco faltan los contrastes fuertes de luz. Ciertamente, pero la claridad de los rostros permiten ese juego de contrastes. Y los hay en escenas como la de la cueva. Y hablando de luces, me ha gustado ver fuentes de luz (velas y candelabros) en vez de esa luz que sale de ninguna parte que a veces es el estandar en obras históricas.

No quisiera terminar esta reseña sin hablar de la preciosa portada. Una de esas portadas falsamente sencillas. A priori vemos solamente un rostro y unas manos en medio de la nada. De una nada negra y oscura. Con algunos puntitos que parecen estrellas.

Nos dicen que es una obra sobre Merlín y nos lo creemos.

Pero si nos fijamos veremos que no es del todo así. Casi invisible hay un cuerpo. Un efecto muy sutil que, tras haber llamado nuestra atención sobre ese rostro, nos ofrece el resto del dibujo. Y es una portada que no engaña. Ese mismo efecto lo veremos repetido muchas veces en el interior del tomo.

Y no olvidemos el simbolismo filosófico u ocultista. Un hombre, su cabeza, su cerebro, su mente… iluminado en medio de las tinieblas. Sobre un libro; que contiene, transmite y expande el saber.

La editorial ha respetado el precioso diseño, y las letras del título y los nombres de los autores aparecen sin fondo sobre esa negrura que envuelve a Ramón Llul. Perfectamente integradas, de una manera sencilla y a la vez elegante.

La edición incluye un artículo del autor. Tambien incluye un apéndice donde veremos diferentes estados de las páginas finales, mostrándonos el proceso de creación y los cambios sufridos a lo largo del tiempo.

Y hablando del paso del tiempo…¿Qué son esas hojas que vuelan a través de las páginas… y de la vida de Llul?

¿Por qué leer Ramón Llul?

Nos da lo que promete y lo que quieren el autor y la editorial: un primer acercamiento a la figura del personaje histórico.

¿Por qué no leer Ramón Llul?

Buscas una historia con aventuras y acción. No te interesan temas como las cruzadas o la expansión del cristianismo por tierras musulmanas.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

  • Pablo

    1 julio 2021 #1 Author

    Gran reseña!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com