Saludos, queridos lectores. Hoy os escribo desde la casa de verano de ELHDLT, situada en Neopolis. He aprovechado que ECC ha sacado una edición... Promethea 1, edición deluxe

Saludos, queridos lectores. Hoy os escribo desde la casa de verano de ELHDLT, situada en Neopolis. He aprovechado que ECC ha sacado una edición deluxe del Promethea de Alan Moore para hablaros un poco de esta obra.

No es que en esta casa seamos fans del trabajo de este guionista. No. Si fuéramos fans no tendríamos nuestro logo inspirado en Watchmen. Ni tendríamos nuestro propio Gorila Llorón. No, lo que somos es muy muy muy fans.

Promethea es una de esas obras cuya reputación va por delante. Tiene fama de ser de las obras duras y espesas de Moore. De esas de leer en verano porque necesitarás todo el mes de vacaciones. ¿Será cierto? A ver, que estamos hablando de Moore, así que sí y no a la vez.

No os voy a descubrir nada nuevo si os digo que muchas obras de este autor tienen múltiples niveles de lectura. Estoy seguro de que hace la lista de la compra con acrósticos, solamente para pasar el rato. Y esto es aún más evidente en una obra que trata de la magia y los secretos ocultos bajo lo cotidiano.

¿Y de qué va Promethea? Antes de nada, permitidme que os diga lo que encontraremos en este primer tomo de tres. Tendremos las 12 grapas que componen la primera serie de Promethea. Que básicamente se pueden dividir en 11 capítulos que cuentan una historia más o menos autoconclusiva y un duodécimo de teoría mágica cortesía de Alan Moore.

¿Y cómo deberíamos leerlo? Basándome en mi experiencia os diría que pasarais una tarde o dos leyendo los 11 primeros números. Y luego reservéis una semana para el último número.

¿Y de qué va exactamente esta historia? En la capa más superficial nos encontraremos con una historia de una chica que consigue poderes y debe luchar no tiene muy claro contra quién ni porqué y…

Una trama del guión que nos vale, más o menos, como lectura rápida y entretenida. Pero que no deja de ser el esqueleto que Moore usa para contarnos sus ideas. Como no deja de ser una excusa, el ritmo se nos hará extraño, lento, roto…

Mientras leemos las aventuras de Promethea, sentiremos la curiosa sensación de que ya hemos leído esto. Como siempre, si y no. Moore coge ideas ya existentes, ya usadas, ya contadas, y les da una vuelta de tuerca para crear la suya propia.

¿Por qué? Porque eso es lo que quiere. Ofrecernos una historia sobre historias. Una idea sobre ideas. Saltando constantemente de la historia contada a la historia sentida, entendida como tal por las protagonistas. Los personajes hablan, se cuentan cosas, explican conceptos y hechos. Eso es lo que aquí interesa a Moore.

Podemos leer opiniones sobre que esta es una historia sobre cuentos, sobre folklore. Al poco de empezar la obra, uno de los personajes habla sobre eso. Siempre he pensado que es una historia sobre Hermetismo, magia hermética, ocultismo y todas las diferentes escuelas de pensamiento que de esas raices surgen.

Pasemos a hablar de la parte gráfica, mis queridos lectores. Digo parte gráfica y no dibujo porque las soluciones narrativas, los adornos, la estructura de las páginas, las portadas… todo está pensado para  formar un todo.

Como si fueran diferentes sefirot en el Árbol de la Vida.

La autoría de todos los aspectos visuales de la obra se suele atribuir a Charles Vess, J.H. Williams III y José Villarrubia. Pero no son los únicos autores. Por ejemplo, se dice que todos esos adornos modernistas que sirven de marcos a las páginas son obra no de los dibujantes, sino del rotulista.

Un tal Todd Klein.

Si, el señor que tiene 17 Eisner.

Dentro del espectáculo visual que se nos ofrece tendremos muchas facetas diferentes. Por ejemplo, diferentes estilos que representan diferentes épocas del cómic y de la forma de contar historias.

Y dentro de ese recorrido por la historia de Promethea, tendremos metacómic, metalenguaje, referencias culturales y friquis, chistes de los autores y un despliegue gráfico simplemente buscando la belleza.

Por ejemplo, tendremos un capítulo apaisado, representando la pantalla de un cine. Y veremos una aventurilla que podría ser una película cualquiera de los años 50, de aquellas que mezclando terror y ciencia ficción contaban historias sociales o políticas. Las historias, como el terror, no tienen forma hasta que se cuentan.

Y tendremos trabajazos escondidos. Por ejemplo, las páginas del último capítulo se pueden leer de tres maneras diferentes. Como páginas normales, de arriba a abajo y luego la siguiente. Pero cada parte superior puede leerse en su propia narrativa. Y cada una de las partes inferiores cuenta un chiste que a su vez  crea su propia historia

También os quiero avisar de que los lectores fieles de Moore podremos sufrir algún caso de pareidolia cultural, buscando y encontrando referencias donde el autor no las puso. Es algo que se debe no solamente a todo lo que Moore ha leido y reinterpretado, sino a que son referencias culturales alejadas de nuestra esfera de conocimiento como lectores hispanos. Puede que un lector inglés  considere a los Ángeles de Mons tan conocidos como nosotros al Tambor del Bruch y sepa más facilmente lo que es una referencia real y lo que se ha inventado el guionista, pero ayudará tener una wikipedia cerca cuando leamos este tomo.

Pasemos a los extras de esta edición. Tendremos una introducción del propio guionista. Interesante y amena, aunque un tamaño de letra un poquito mayor no le hubiera hecho daño.

Tenemos también el guión del tercer capítulo. Es un excelente castellano, bien traducido para que podamos pillar todo el trabajo de Moore. Junto a las nueve primeras páginas de ese capítulo en blanco y negro y sin textos.

Mencionemos también que el tomo viene con una cubierta de plástico con el título impreso. Lo que es la portada real es una ilustracción a página completa (portada, lomo y contraportada) sin ningún texto que oculte el dibujo.

Y en una obra como esta es muy importante la traducción. Si ya los conceptos y textos son densos y complicados, imagináos si no representasen correctamente lo que el autor nos quiso decir. Y ya sabemos todos lo que puede pasar si pronunciamos mal las palabras del hechizo…

En este caso, la traducción se la debemos a Guillermo Ruiz Carreras.

¿Por qué leer Promethea 1?

Eres fan completista de Moore. Te interesan las historias sobre ocultismo clásico. Las virguerias gráficas son maravillosas.

¿Por qué no leer Promethea 1?

Esta es una obra densa y que necesita varias lecturas. No es realmente una historia de aventuras. Si Los Libros de la Magia te parecieron lentos y pesados, ni te acerques a este tomo.

Y de regalo, os dejo un podcast de solamente cuatro horas en el que los miembros del Concilio Místico de ELHDLT hablan y divagan sobre esta obra.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com