Señoras y señores, pónganse cómodos porque tenemos una nueva editorial de manga en nuestras librerías. Vale, es la gente de Hidra, y no son... Pétalos de reencarnación 1, de Mikihisa Konishi

Señoras y señores, pónganse cómodos porque tenemos una nueva editorial de manga en nuestras librerías. Vale, es la gente de Hidra, y no son exactamente nuevos… Pero ya me entienden. Desde aquí les damos la bienvenida y esperemos que les vaya mucho mejor que con Valiant y a la larga su catálogo de cómic japonés sea amplio y variado. De momento, podemos disfrutar de una comedia de fantasía como es Dragón busca casa y de este shonen un tanto inclasificable: Pétalos de reencarnación.

Reincarnation_no_Kaben

Estamos ante la segunda obra importante de Mikihisa Konishi tras el shonen de acción sobrenatural Suashi no Meteor (cinco volúmenes). Un manga que, vista esta, su segunda creación, sirvió de caldo de cultivo para Pétalos de reencarnación (Reincarnation no Kaben en el original, que ya alcanza su tomo número catorce en Japón). ¿Qué hace de especial a este manga sobre otros? Todo y nada a la vez.

Mangas de acción y fantasía protagonizados por chavales del instituto hemos visto centenares. Desde Bleach pasando al actual pelotazo de Tokyo Revengers (en breve en vuestras estanterías de la mano de Norma Editorial). Sin embargo, lo que hace original a una obra como Pétalos de reencarnación es que su componente fantástico se apoya en personajes históricos reales.

Pétalos de reencarnación, una obra en la que puede suceder cualquier cosa

Conozcamos a nuestro protagonista Tôja Senji. A simple vista parece un chaval normal que cursa primero de bachillerato y, ¿sabéis qué es lo mejor? Pues precisamente eso. Senji es un pobre chico que vive bajo la enorme presión de descubrir cuál es su talento. Para ello lo va probando absolutamente todo, acudiendo a todo tipo de talleres y academias, con la esperanza de averiguar en qué es especialmente bueno. Lo cierto es que no destaca en nada en concreto, pero ni para bien ni para mal… Hasta que un día se encuentra con Haito Le Buffet, una chica que es especialista en kendo y que ha vencido a los grandes maestros de Japón en una gira que está dejando a todo el mundo estupefacto.

pétalos 1

¿Cómo es esto posible? Pues muy sencillo: En Haito vive el espíritu reencarnado del mítico espadachín Miyamoto Mushashi. Y esta es la clave de esta obra tan descerebrada. Este primer tomo de Pétalos de reencarnación sirve como presentación (lleno de tópicos, las cosas como son) del nuevo universo que nos tiene preparados Konishi. Un mundo lleno de posibilidades y que en este volumen inicial ya nos ha permitido conocer a un puñado de personalidades encarnadas de todo tipo. Y cuando digo de todo tipo, es exactamente eso a lo que me refiero. No solo habrá personalidades ilustres como Mushashi o Einstein, también habrá algunos de los villanos y psicópatas más detestables de la historia.

El título hace referencia a que para lograr la reencarnación es necesario quitarse la vida con los pétalos de una planta que están especialmente afilados y tienen forma de cuchilla. Pero eso sí, la personalidad que formará parte de tí en tu regreso es totalmente aleatoria. Cómo veis el campo de juego planteado por Mikinisha Konishi es enorme y está plagado de posibilidades.

pétalos

Ahora bien, el autor tiene clara la historia que nos quiere contar y sobre todo cómo tiene que contarla, haciendo hincapié en que Senji solo puede obtener un talento si se suicida. Algo que, si lo pensamos detenidamente, da para reflexionar. Porque más allá de los elementos fantásticos de Pétalos de reencarnación me ha gustado mucho la crítica que se hace a la excesiva meritocracia a la que se ven sometidos los japoneses desde sus tiempos como estudiantes. Una sociedad que premia el talento por encima de todo, un talento que más vale que tengas, porque de lo contrario serás un paria. Es interesante ver reflejado todo esto en la figura del pobre Senji, un chaval que, como hemos dicho, no brilla en nada en concreto, pero tampoco desfallece en nada. Es curioso cómo la mediocridad es causa de estigmatización desde edades tan tempranas.

pétalos

Dejando esto aparte nos encontramos con una obra que va directa al grano, ofreciendo grandes dosis de acción y que no se para demasiado a mirar si las figuras históricas que aparecen son especialmente rigurosas, tomándose algunas licencias a la hora de mostrar de forma exagerada, maniqueísta o histriónica a algunas de estas personalidades. Qué queréis que os diga, no me parece mal, porque Pétalos de reencarnación no es un manga histórico, y si el autor coge atajos para justificar que las reencarnaciones incluyan armas o aquellos objetos inherentes al homenajeado que vuelve a la vida… Pues muy bien, que así sea, no seré yo quien lo vea como algo malo.

Habrá que ver por dónde van los tiros en los próximos volúmenes para saber qué decisión toma Senji con respecto al precio a pagar por conseguir un talento o habilidad. De momento me ha picado bastante la curiosidad y el tomo dos, que sale en octubre, se vendrá a casa sí o sí.

En el punto negativo hay que reconocer que el estilo de dibujo de Mikihisa Konishi no está todo lo depurado que sería de desear. Sus fondos están muy inacabados y su trazo a la hora de narrar las abundantes escenas de acción es narrativamente pobre, y sus diseños tampoco brillan especialmente. Pero si la obra ha alcanzado ya las catorce entregas es algo que a ciencia segura solo mejorará con el pasado del tiempo.

Veremos como sigue.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com