A estas alturas, hace poco más de un año del desembarco de la editorial italiana Shockdom en el mercado español. En este tiempo, hemos... Noúmeno, un thriller cuántico

A estas alturas, hace poco más de un año del desembarco de la editorial italiana Shockdom en el mercado español. En este tiempo, hemos visto títulos de géneros muy variados con una personalidad… diferente. El material de Shockdom tiene poco que ver con lo que le viene a la cabeza al lector español medio cuando se habla de cómic italiano, que suele oscilar entre los fumetti de Bonelli, la obra de Hugo Pratt o el cómic erótico de Manara o Crepax. En particular, la propuesta de este Noúmeno que nos ocupa hoy, mezcla política con ciencia ficción y filosofía. Con ese punto de partida, es una lectura casi obligatoria.

noúmeno pg1

Noúmeno es una historia ambientada en la política europea en un futuro cercano. Nos plantea un nuevo sistema político en el que las mayorías parlamentarias son limitadas para obligar a los representantes a llegar a grandes acuerdos. Así, los ciudadanos eligen las ideas que quieren que se lleven a cabo, y los políticos tienen la responsabilidad de hacerlo. Un interesante sistema, pero que acaba cayendo en el tradicional todo para el pueblo pero sin el pueblo que, de uno u otro modo, acaba caracterizando a la práctica totalidad de los sistemas por los que hemos pasado. En este entorno, tenemos la figura de Salomón Maimon, un bloguero/periodista/enfant terrible que se opone a la clase política y se supone que representa la voz del ciudadano de la calle. Pero también tenemos a Salomón Maimon, un joven político que parece llamado a ser el próximo gran líder. Estooo… ¿qué?

Noúmeno se basa en dos conceptos de la filosofía de Emmanuel Kant: el fenómeno y el noúmeno. Simplificando mucho -Kant no es que sea precisamente fácil de entender-, el fenómeno es la realidad percibida por cada indivíduo de forma subjetiva, y el noúmeno es la percepción media que el mundo tiene de un elemento en particular. Evidentemente, fenómeno y noúmeno son diferentes. Y esta obra nos pretende contar un momento en la vida de Salomón Maimon desde el punto de vista de su fenómeno y de su noúmeno.

A ver, la idea es muy interesante. Muy potente. Pero tiene varios peros. El principal, es que la narrativa es confusa. Y no sólo hablamos del dibujo: el guión también es demasiado disperso. Llega un momento en el que te tienes que esforzar para entender qué están intentando contarte, y lo que a priori parece una historia interesante y con mucho potencial acaba resultando una lectura farragosa.

noúmeno pg2

Por otro lado, resulta bastante desconcertante las dos versiones que se nos presentan de Salomón Maimon. Uno de ellos, un político joven y prometedor. El otro, un bloguero tocapelotas, tal y como se define él mismo. Jugando con los conceptos de fenómeno y noúmeno, podría aceptarse tener dos Salomones periodistas, uno que busca la verdad por encima de todo y otro que es un tipo amarillista buscando clicks a toda costa. Y si nos centramos en el Salomón político, podríamos tener uno que busca renovar una política anquilosada que ha perdido de vista al ciudadano medio y otro que es un engranaje más del sistema y que busca trepar a la poltrona lo más rápido posible. Pero se me escapa como la percepción personal que alguien tiene de sí mismo es un político renovador y la sociedad le ve como un bloguero sin pelos en la lengua. O viceversa.

El escritor principal de Noúmeno es Lucio Staiano, conocido principalmente por ser el fundador de Shockdom. Al dibujo tenemos a Giulio Rincione en los dos primeros capítulos, dibujante que ya conocemos de El corazón de la ciudad, con un estilo que nos podría recordar al de algunas obras de Ashley Wood. Un problema adicional que tiene esta obra es que pasada esta primera mitad cambia de dibujante a cada capítulo, con resultados desiguales.

noúmeno pg3

El resultado final es que estamos ante una obra potente en su concepto y con algunos puntos bastante interesantes, pero que resulta fallida por una ejecución que deja bastante que desear. Una lástima.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com