Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Mujirushi: El signo de los sueños, de Naoki Urasawa

Mujirushi: El signo de los sueños, de Naoki Urasawa
Guion
Naoki Urasawa
Dibujo
Naoki Urasawa
Formato
Tomo A5 (148x210) rústica (tapa blanda) con sobrecubierta. 274 páginas
Precio
14.95 €
Editorial
Planeta Cómic. Diciembre 2022
Edición original
Mujirushi (夢印) / Le signe des rêves

Tenía muchas ganas de echarle el guante a Mujirushi, de Naoki Urasawa. Del genial autor fetiche de Planeta Cómic he gozado mucho 20th Century Boys y Monster, únicas dos obras suyas que he leído. Por desgracia, obras más “recientes” como Pluto, Asadora o Billy Bat se me han ido escapando debido a lo apretado de mi economía y la brutal oferta de cómic y manga que tenemos en España desde hace algunos años. Pero el hecho de ser una historia de robos (un “género” que me encanta) autoconclusiva hizo que me decidiera por darle una oportunidad. ¿Pues sabéis qué? No me arrepiento en absoluto.

Mujirushi

Urasawa es un apasionado del arte occidental, de ahí la ambientación de la historia de Mujirushi en el museo del Louvre parisino. Una elección que no es para nada casual, ya que el mangaka recibió el encargo de la fundación que gestiona la célebre pinacoteca de realizar un manga cuya acción transcurriese entre sus prestigiosas paredes. Dicho y hecho. Así nacen los nueve capítulos en los que se desarrolla toda la acción, que originalmente fueron publicados en 2017 en las páginas de la revista Big Comic Original.

La historia de Mujirushi nos presenta a Kamoda y Kasumi. Padre e hija. Él es un perdedor nato, siempre haciendo caso a quién menos le conviene. Una serie de decisiones provocan que se queden en la más rotunda ruina, su mujer le abandone y tenga que ser la pequeña Kasumi la que trate de tener juicio por los dos.

Mujirushi

Aquí se nota la enorme capacidad de Urasawa para presentarnos personajes perfectamente caracterizados en apenas un puñado de páginas. Hay pocos autores que sean capaces como él de mostrar la desolación humana, la más absoluta miseria, el sentimiento de frustración o la pérdida de la ilusión. De hecho, el título Mujirushi hace referencia al símbolo que representa los sueños, algo que encaja a la perfección en unos protagonistas que han visto cómo cualquier fantasía onírica está lejos de poder cumplirse dada su situación. Sin entrar en muchos detalles, nuestra familia protagonista se verá metida en un absurdo plan para cometer una acción ilegal en el Louvre que podría volver a reconducir sus vidas.

Lejos de poder tomarse el tiempo que al autor le gusta para desarrollar los acontecimientos en sus series, en Mujirushi realiza una gran capacidad de síntesis para que el ritmo no decaiga en ningún momento. Hay escenas más calmadas, más cómicas, más frenéticas… A este manga no le falta de nada, ni siquiera un final un tanto forzado pero que esconde más de una vuelta de tuerca, dejando al lector con una sonrisa de complicidad en los labios.

Mujirushi

Tengo que admitir que toda la obra me ha recordado mucho al desarrollo de la serie de televisión de La Casa de Papel. Son meras coincidencias, porque dudo mucho que autor y productora supieran de la existencia de la otra parte cuando estaban realizando sus correspondientes proyectos. Pero el plan, su ejecución o el genio que se esconde tras ellos tiene muchos puntos en común con el personaje del Profesor, el asalto a la Casa de la Moneda y Timbre y demás. Me ha parecido algo curioso que no quería dejar de comentar, no me maten por ello.

Como viene siendo habitual en la obra de Urasawa, el dibujo de Mujirushi roza lo exquisito, con un dominio absoluto de la narrativa o la anatomía, un catálogo sin fin de expresiones faciales y una capacidad para contar una historia que solo con imágenes podría entenderse a la perfección.

He pasado un rato de lo más agradable con este manga. Os garantizo que la emoción y la diversión están aseguradas.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *