A lo largo de los últimos años hemos podido asistir a un resurgir de la ciencia ficción juvenil, ya sea mediante las sagas de... Mecánica Celeste, de Merwan

A lo largo de los últimos años hemos podido asistir a un resurgir de la ciencia ficción juvenil, ya sea mediante las sagas de Los juegos del Hambre de Suzanne Collins, El corredor del laberinto de James Dashner o Divergente de Verónica Roth. Hemos sido testigos de la concepción común de que el mundo está condenado. Da igual lo que hagamos, el planeta Tierra se va a ir a la mierda. No importa que sea por una guerra mundial, un accidente atómico o el agotamiento de los recursos naturales. Todas las historias tienen varios elementos en común. En primer lugar la existencia de una moraleja de que como especie, el hombre es la pura mierda y estamos destinados a la extinción por no saber respetarnos unos a otros. La segunda y más inexplicable es que la salvación siempre está en manos de unos adolescentes. Esto también lo hemos podido ver en el noveno arte. El tebeo de hoy, Mecánica Celeste, es un perfecto ejemplo de ello.

Bienvenidos al año 2068

El autor Merwan Chabane nos plantea un futuro donde la civilización ha llegado a un colapso. No se saben las causas (probablemente algún cambio climático). La base de la economía es la agricultura y el comercio se hace mediante trueque. Merwan realiza un gran trabajo de worldbuilding presentando un mundo donde la sociedad se aglutina en pequeños núcleos de población con sus propias reglas políticas, líderes y relaciones con los demás.

Merwan

El foco de la acción recae en los jóvenes Aster y Wallis, y en especial la primera, que es considerada una paria y no puede beneficiarse del reparto de raciones diario de la ciudad de Pan (cualquier parecido con Panem de The Hungry Games es pura coincidencia). Aster sobrevive como puede, casi siempre con chanchullos, haciendo lo que le viene en gana pero con la eterna sombra sobre sí misma de no conocer sus orígenes, pues fue dejada a merced del río cuando solo era un bebé.

El caso es que Merwan consigue que nos interesemos por este nuevo mundo al que da forma en apenas un par de pinceladas. Sin embargo nos quedamos con las ganas de conocer más detalles porque casi sin darnos cuenta nos sumerge en el meollo del asunto y nos descubre el significado del título de la obra.

¿Qué es Mecánica Celeste?

Mecánica Celeste es un recurso al que los gobernantes pueden apelar para saldar disputas, como aquí es el caso de Pan y la vecina ciudad de Fortuna, que pone a los paisanos de Aster entre la espada y la pared. Por lo tanto en un momento de apuro la Mecánica Celeste es invocada y dos equipos de siete personas deben enfrentarse en diversos escenarios en un juego de pelota. Las reglas son sencillas, si el esférico te golpea y acto seguido toca el suelo estás eliminado…

Sí, en este cómic el destino de las cosas se decide con una suerte de balón prisionero dando como resultado una historia que resulta un extraño híbrido entre el manganime Bola de Dan de Tetsuhiro Koshita y Los, otra vez, Juegos del hambre. Pero no os dejéis engañar ni llevar por las apariencias. Merwan realiza un trabajo impresionante que nos tendrá pegados al tebeo desde el primer saque, consiguiendo que no soltemos este tocho de doscientas páginas hasta que nos lo hayamos completado. Toda la parte deportiva tiene un dinamismo fulminante. El artista francés nos coge de la mano y nos hace ser partícipes de este particular partido decisivo que no está exento de sorpresas.

merwan

No obstante, pese a lo llamativo que resulta la Mecánica Celeste, lo verdaderamente interesante es el claro mensaje de denuncia que realiza Merwan contra el racismo y la desigualdad de clases en la forma de agrio retrato de una sociedad donde siempre habrá ricos que quieren ser aún más ricos a costa de los pobres y de unos pobres que, lejos de vivir dignamente, lo más que pueden hacer es sobrevivir. También es canto de amor al trabajo de equipo, al compañerismo, a la amistad, así como a la superación personal.

Un cómic distinto a lo que solemos ver. Tampoco inventa nada, pero no hace falta cuando el autor tiene tan clara la historia que nos quiere contar. Sí, Mecánica Celeste es una historia de soft Sci-Fi pero sobre todo es una historia sobre la naturaleza humana contada al son de fábula deportiva. La única pega que quizás se le pueda poner es que ambiciona contar muchas cosas y por alguna de ellas pasa de manera muy de refilón. Sea como fuere, deja con ganas de más pero por desgracia parece que estamos ante un tomo único.

merwan

Mención aparte merece el dibujo de Merwan Chabane. El autor francés, en activo desde 2004, realiza un trabajo que quita el aliento con una base de acuarelas tiene unos acabados muy definidos. Pero donde brilla es en la narrativa, las viñetas de acción y de los encuentros de Mecánica Celeste, que parece que cobran vida y se van a escapar de los márgenes que las contienen. Un dinamismo muy conseguido y necesario para el tipo de escenas sobre las que se apoya para contar su historia.

Por último la edición de Nuevo Nueve es sencillamente exquisita. Cartoné, papel de calidad, gran formato. Un tebeo de esos que es perfecto para regalar ahora que se acercan las navidades.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com