Desde su debut, Matanza fue un éxito prácticamente instantáneo. Pocos meses después de su presentación en sociedad, ya protagonizó su primer evento, el legendario... 100% Marvel HC. Matanza: Disputa familiar

Desde su debut, Matanza fue un éxito prácticamente instantáneo. Pocos meses después de su presentación en sociedad, ya protagonizó su primer evento, el legendario Matanza Máxima. A nadie se le escapaba su condición de poochie noventero. Pero a lo largo de la década su popularidad fue bajando, hasta ser un personaje de segunda fila pasados los 90. Tanto es así que su primera aparición en el S. XXI no llega hasta 2003, con una breve aparición en Amazing nº 500. En 2004 comparte la serie limitada con Veneno y, ya en 2005, para dar un golpe de efecto en los primeros números de sus Nuevos Vengadores, Brian Michael Bendis nos muestra al Vigía partiendo al simbionte colorado en dos y dejándolo flotando en el espacio. Nadie se volvería a acordar de él hasta 2010, año en el que Zeb Wells lo trajo de vuelta en la primera serie limitada que el personaje tuvo en solitario, sin compartir cabecera con nadie.

Matanza Disputa familiar pg1

Esta miniserie ya fue publicada por Panini en 2012 en un 100% Marvel con el título Spiderman/Iron Man: El regreso de Matanza básicamente porque el Trepamuros y el Vengador Dorado tenían mayor popularidad que el bueno de Cletus por aquella época y son, en cierto modo, los protagonistas de la historia. Matanza no deja de ser la amenaza que pesa sobre las cabezas de los héroes, el peligro que viene. Podríamos decir que Disputa Familiar sirve como reintroducción de Matanza dentro del Universo Marvel de una forma creativa que no implica clones, actores, dobles de universos paralelos ni viajes temporales (¡gracias por no recurrir a los típicos trucos cutres de siempre, Zeb Wells!), pero también es una especie de secuela de Matanza Máxima en la que veremos a varios de los actores principales del cruce noventero, como Grito o el Spiderdoppelganger de La Guerra del Infinito, pero metiendo también ideas molonas nuevas como armaduras de Iron Man con simbiontes integrados. Por qué no se ha explorado más esta idea es algo que se me escapa. Y tranquilos, es un cómic mucho más sólido que Matanza Máxima: aquí el guionista (sólo uno en lugar de los cuatro del mencionado evento) va al grano y se ventila la historia en cinco capítulos en lugar de en catorce. No hace falta que desfilen todos los personajes habidos y por haber de la franquicia arácnida para rellenar espacio.

Matanza Disputa familiar pg2

Otro motivo que puede echar para atrás a un potencial lector es el dibujo de Clayton Crain, responsable de la muy desafortunada Veneno vs. Matanza de la que hablábamos hace unos días. No es justa la comparación: el Peter Milligan de VvM firma el que es sin duda uno de los peores trabajos de su carrera, mientras que aquí Zeb Wells nos trae una historia sin demasiadas pretensiones, pero bien construida y entretenida. Por otro lado, el Clayton Crain que dibuja Disputa Familiar tiene ya seis años más de experiencia que el recién llegado a Marvel que nos presentó a Toxina… y se nota. Este tomo está infinitamente mejor narrado que el anterior y además es visualmente muchísimo más impactante. El Matanza de Clayton Crain de 2010 es notablemente más inquietante que el de 2004. Y el Spiderdoppelganger nunca ha dado tanto mal rollo visual como aquí.

Matanza Disputa familiar pg3

Disputa Faimilar es, sin duda, un tebeo de entretenimiento genuinamente superheroico palomitero. Cierto es que Cletus Kasady es un personaje que representa a la perfección el espíritu de los 90 dentro de la franquicia arácnida, pero se pueden hacer historias con él que nos hagan pasar un buen rato sin pensar demasiado, y aquí tenemos la prueba. No es la muy interesante obra de terror lovecraftiano que firmó Gerry Conway hace unos años, pero sí que ha servido para traernos de vuelta a Matanza desde el olvido al que había sido relegado por culpa de autores no especialmente capaces. En resumen, mucho mejor de lo que nos podíamos esperar.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com