No falla: cada vez que se edita en castellano, con motivo de un estreno cinematográfico, un cómic que ha sido ignorado durante años, las... Marvel Omnibus. Morbius: El Vampiro Viviente

No falla: cada vez que se edita en castellano, con motivo de un estreno cinematográfico, un cómic que ha sido ignorado durante años, las posibilidades de que sea una obra, siendo generosos, prescindible son extremadamente altas. Me viene a la cabeza por ejemplo El dios que nos escucha, un cómic con la palabra Thanos en la portada que vio la luz cinco años después de su edición original aprovechando el tirón de Infinity War y Endgame. Por ello, poco nos podíamos esperar de este tomo, teniendo en cuenta que el material que incluye este integral de Morbius, El Vampiro Viviente fue publicado originalmente en 2013 durante el relanzamiento Marvel Now! y no ha salido en en España hasta ahora mismo, marzo de 2021, coincidiendo con la fecha de estreno teórica de la película protagonizada por Jared Leto, aunque ha sido retrasada un par de veces más hasta enero de 2022. Y la verdad es que hemos recibido exactamente lo que esperábamos.

el hombre llamado morbius pg1

Uno de los principales motivos por los que me acerqué a este tomo de Morbius, además de por mi nostálgica fascinación noventera por los Hijos de la Medianoche, fue por el nombre del guionista. Cierto es que Joe Keatinge no es un autor con una carrera demasiado dilatada, y que además en castellano se ha visto sólo una pequeña fracción de ella. Pero es que esa pequeña fracción es oro puro: Keatinge es uno de los tres autores que han sido capaces de hacer tebeos realmente buenos con las creaciones -es un decir- de Rob Liefeld. Junto al Supreme de Alan Moore y al Prophet de Brandon Graham tenemos por derecho propio a la Glory de Joe Keatinge. Ahí es nada.

Michael Morbius es un personaje que siempre ha estado a caballo entre el cómic superheroico y el de terror, el pseudo vampiro que ha sido antagonista de Spiderman y antihéroe luchando contra su monstruo interior mientras planta cara a monstruos aún peores. Es un personaje con un potencial innegable -si no lo fuera, habría caído en el olvido antes de cumplir los 50 que le caen a finales de este año-, pero que nunca ha terminado de funcionar en solitario. Su primera serie, la de 1992, inaugurada por Len Kaminski y Ron Wagner, llegó poco más allá de la treintena de números. La segunda es esta de 2013 que recopila ahora Panini y fue cancelada en el noveno. La tercera fue la que salió el año pasado, escrita por Vita Ayala, y que fue cancelada en el quinto número, habiendo tres números más anunciados que habían sido ya dibujados pero que no llegaron a editarse. O el personaje no tiene suficiente apoyo popular como para mantener una cabecera propia o los autores implicados no terminan de saber qué hacer con él.

el hombre llamado morbius pg2

Precisamente, éste es el caso en El hombre llamado Morbius. En lugar de presentarnos un entorno imaginativo como lo que hizo con Glory -que sí, que ya sabemos que el margen de maniobra que permite Marvel con sus creaciones es mínimo- o de tirarse por el terror más clásico, Keatinge plantea una nueva situación para un Morbius recién fugado de la prisión de La Balsa, que se va a vivir a Brownsville, un barrio marginal de Nueva York para mantener un perfil bajo y que le dejen vivir en paz. El caso es que los bajos fondos tampoco es que sean un remanso de paz y bienestar, y acaba metido en peleas con un señor del crimen local y convertido en el campeón sin hogar de los desfavorecidos. Una especie de D-Man con colmillos, vamos. Pero a mitad de la serie, viendo que las ventas iban de mal en peor, el tono pega un bandazo hacia el mainstream superheroico, haciendo acto de presencia por aquí el Spiderman Superior e incluso La Rosa, posiblemente por imposición editorial. Spoiler: no funcionó y en el número 9 la serie ya andaba fuera incluso del top 200, por debajo de títulos con ventas tan discretas como Quantun & Woody de Valiant o Sonic el erizo de Archie. Posiblemente, El hombre llamado Morbius fuera el mayor fracaso comercial de toda la línea Marvel Now!.

Tampoco ayuda lo más mínimo el dibujo en este caso. Los cuatro dibujantes que hicieron los nueve números de esta serie -dejamos de lado a Checchetto, que firma el número de Spiderman que abre el tomo y sirve para contextualizar lo que vendría después- presentan una versión descafeinada de Morbius que no tiene nada que ver con la espectacular portada de Gabriele Dell’Otto: el tipo que vemos en estas páginas es una persona totalmente normal con la piel blanca y los ojos rojos. Podría ser perfectamente un músico de Black Metal noruego con la ropa de andar por casa. O incluso una versión grunge de Lobo, el último czarniano en una historia mediocre con un arte funcional pero totalmente impersonal.

el hombre llamado morbius pg3No podemos catalogar este volumen más que como decepcionante, por lo que esperábamos del autor y por el potencial desaprovechado del personaje. No es una obra ofensivamente mala -no está al nivel de El dios que nos escucha que comentábamos al principio, vamos-, pero tiene demasiados agujeros como para darle más allá de un aprobado raspado si tienes el día benévolo. Sólo para fans del personaje.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com