La Bruja Escarlata es un personaje tremendamente complicado de escribir. Quizás por eso es de los personajes más maltratados de Marvel, habiendo visto sus... Marvel Omnibus. La Bruja Escarlata: La senda de las brujas

La Bruja Escarlata es un personaje tremendamente complicado de escribir. Quizás por eso es de los personajes más maltratados de Marvel, habiendo visto sus poderes y sus orígenes modificados por retrocontinuidad en más de una ocasión. Ha sido una mutante, ha podido alterar probabilidades, ka sido una bruja genérica, ha practicado magia del caos, ha sido hija de Magneto y Magda, de Django y Marya Maximoff, del Zumbador y Miss América, ha sido madre, luego no, luego otra vez sí, villana, heroína, loca desquiciada… Ya ha llegado a un punto en el que cualquier noticia relacionada con Wanda Maximoff en los cómics nos hace temernos qué disparate nuevo nos vamos a encontrar. En esta ocasión hay que reconocer que James Robinson, un autor que tiene un buen puñado de obras memorables en su carrera, ha planteado un enfoque interesante y sólido para el personaje. Esperemos que dure.

Marvel Omnibus La Bruja Escarlata pg1

La senda de las brujas recoge de manera íntegra la serie de quince números del personaje publicada entre 2016 y 2017, dentro de la temporada All-New All-Different Marvel, justo después de las Secret Wars de Jonathan Hickman. Esta temporada supuso un cierto reboot dentro de la editorial -dentro de lo que cabe- y hubo cambios de continuidad más o menos profundos a lo largo de todo el Universo Marvel. En algunos casos fueron prácticamente imperceptibles y en otros sacaron de continuidad las historias previas , haciendo como si no hubieran ocurrido nunca, como ocurrió como Iron Man Superior. En el caso de la Bruja Escarlata, James Robinson hace algo a medio camino: redefine el origen de Wanda Maximoff -sí, una vez más- y se matiza cómo funcionan sus poderes pero dentro de continuidad, contando un viaje de autodescubrimiento del personaje en el que irá conociendo su pasado y quién es, al final del cual será el mismo personaje pero habiendo integrado los cambios prácticos de una forma razonablemente orgánica en la historia. No se hace un reseteo completo con el estatus anterior, en el que Rick Remender establecía que Wanda y Pietro no eran hijos de Magneto y sí un experimento genético del Alto Evolucionador. Wanda había recibido una mayor predisposición a su preexistente conexión con la magia… que le viene de familia.

Esta serie, además de para darle una cierta coherencia al personaje, sirve como empoderamiento del mismo. Siempre se ha definido a la Bruja Escarlata a través de sus relaciones. La hija de Magneto, la hermana de Pietro, la miembro de la Hermandad de Mutantes Diabólicos, la Vengadora, la esposa de Visión, la amante del Hombre Maravilla… Aquí Wanda parte de una investigación sobre por qué la magia está dañada, la misma idea con la que arranca la serie del Doctor Extraño de Jason Aaron, que vio la luz en esta misma época y resultó ser uno de los subargumentos más interesantes de la época. Esa investigación le lleva a recorrer la Senda de las Brujas, y en ella descubrir su auténtico pasado, descubrirse a sí misma, y finalmente aceptarse como es. La Bruja Escarlata es ahora practicante de la Magia del Caos, una disciplina totalmente pragmática que se basa, en pocas palabras, en que si algo funciona entonces es válido, y si para conseguir un objetivo hay que mezclar tradiciones cabalísticas con rituales Wicca, no hay ningún problema. Lo cual, además, tiene todo el sentido del mundo con el trasfondo del personaje.

Marvel Omnibus La Bruja Escarlata pg2

En el plano artístico, La senda de las brujas puede llegar a resultar un tanto desconcertante. Tenemos catorce dibujantes para quince números, pero no estamos ante el típico cómic maltratado por el editor que mes a mes le dan al primer tipo con un lápiz que pasa por la oficina, un hecho lamentablemente frecuente en los últimos años. El cambio de artista a cada número acompaña la sensación de recorrido, pero además varios de los dibujantes están elegidos por motivos geográficos. El número ambientado en España está dibujado por Javier Pulido. El de Francia, por Marguerite Sauvage. El de Hong Kong, por Annie Wu. El de Japón, por Kei Zama. Al estar cada número dibujado por artistas de procedencias y estilos totalmente dispares, da una idea global de exploración que le viene como un guante a la intención de la historia, pero hay que reconocer que no todos los dibujantes salen igualmente airosos del trance. Sin duda, el número más brillante es el dibujado por Javier Pulido, especialmente en la secuencia muda -de nuevo, con sentido argumental para ello-, pero también son destacables el de Kei Zama y el de Joëlle Jones. En cambio, hay algún número en el que los experimentos narrativos acaban resultando confusos.  Puede que conceptualmente la idea del baile de dibujantes sea interesante, pero es un hecho que el resultado final es un tanto irregular. Eso sí, si esto lo hubiera hecho Grant Morrison estaríamos seguros de que ha sido parte de un ritual de Magia del Caos.

El tomo que nos presenta Panini tiene la serie completa y como extras, simplemente una galería de portadas alternativas. Habría sido interesante poder encontrar aquí páginas de guion de James Robinson de distintos números para ver cómo habían sido trasladadas a dibujo por los diferentes dibujantes, al estilo de lo que ya hicieron en el integral de la Visión -no es intencionado lo de mencionar aquí al ex de Wanda-. Como crítica adicional, habría que mencionar que la traducción no es del todo afortunada. Parece que la traductora desconoce lo que es un haiku, o quizás no se ha molestado en adaptar el original para que respete la métrica correcta por dejadez. Y lo de magia caótica suena… raro.

Marvel Omnibus La Bruja Escarlata pg3

El resultado final es un nuevo punto de arranque para la Bruja Escarlata, más sólido de lo que hemos visto en su más de medio siglo de existencia, y que puede resultar interesante explorar. Está por ver si la editorial va a seguir la línea marcada por James Robinson aquí como guía para el personaje. Esperemos que sí, pero de todos modos, como lectura autoconclusiva ha resultado francamente agradable.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

  • Manuel

    17 junio 2021 #1 Author

    Solo por el número en el que le canta las cuarenta a su hermano ya vale la pena. Un saludo.

  • Enrique Acebes

    Enrique Acebes

    20 junio 2021 #2 Author

    Quizás el número más inspirado del personaje en su integración con el universo Marvel dentro de los últimos años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com