Jason Aaron continúa explorando las posibilidades de esta nueva encarnación de Thor. Recordad, Thor. No Lady Thor, ni Thora… Thor. Porque si algo ha... Marvel Now! Deluxe. Thor de Jason Aaron 4: El trueno en las venas

Jason Aaron continúa explorando las posibilidades de esta nueva encarnación de Thor. Recordad, Thor. No Lady Thor, ni Thora… Thor. Porque si algo ha conseguido Jane Foster en estos pocos números que lleva como nueva portadora del Mjolnir es su derecho a ser considerada una Thor tan digna como han sido sus antecesores. En Marvel Now! Deluxe. Thor de Jason Aaron 4: El trueno en las venas  asistimos al arranque del nuevo volumen, una vez finalizadas las Secret Wars . Poco ha cambiado en la serie, y podemos decir que el megaevento de Jonathan Hickman fue un mero impasse en la colección, pero retomamos la acción prácticamente donde la dejamos, con una guerra entre reinos gestándose y la nueva Thor revolucionando tanto Asgardia como Midgard. Panini recopila en este cuarto tomo de la edición Deluxe los primeros doce números del volumen 3 de la serie.


Me sorprende cómo ha gestionado Aaron sus números en esta serie. A juzgar por sus primeros arcos argumentales, esperaba una etapa muy diferente de la que ha acabado haciendo. Desde que hizo a Jane Foster portadora del Mjolnir, nos ha seguido trayendo acción y aventuras, pero en el fondo creo que está haciendo un ensayo sobre lo que significan todos estos personajes que llevan acompañándonos durante décadas, y actualizando Asgard y el resto de reinos a tiempos más actuales. La figura de la mujer cobra más relevancia que nunca, y ya no solo por esta Thor femenina sino porque, en diferentes momentos, vemos que la situación se salva gracias a personajes como Roz Solomon, y sobre todo Lady Freyja, y eso si dejamos de lado a una villana a la que Aaron tiene especial predilección como es Oubliette Midas, personaje que creara Grant Morrison en Marvel Boy  y que el propio Aaron recuperara para su Pecado Original .

Aunque hay otro personaje que brilla especialmente en estos números, y al que habíamos perdido de vista desde hace mucho tiempo. Jason Aaron ha esperado al momento adecuado para recuperar al Dios de las mentiras, y vaya si ha merecido la pena la espera. La versión de Loki que nos presenta el guionista consigue dar verdadero miedo y, a pesar de que lo hemos visto hacer siempre lo mismo, consigue engañarnos y confundirnos una vez más. La propia Thor bromea en un momento concreto sobre cómo suelen transcurrir los encuentros entre el Dios del Trueno y el de las mentiras, pero el tratamiento que le da Aaron es verdaderamente sorprendente. Lo introduce como un nuevo elemento entre esa guerra que ha comenzado el elfo oscuro Malekith contra los diez reinos, con el apoyo de Dario Agger y Roxxon.


Por otro lado, el guionista canadiense sigue sentando las bases y preparando lo que veríamos un par de años más tarde en La Guerra de los Reinos , pero poniendo el foco sobre la revolución que ha provocado Jane Foster tomando el mando del Mjolnir. Odín sigue oponiéndose firmemente contra la que considera una impostora, su hermano Cul intenta aprovechar la confusión para escalar hacia el trono de Asgard y desde S.H.I.E.L.D. también aportan su propio grano de arena, a través de dos agentes que parecen especialmente interesados en averiguar la identidad de la nueva encarnación de Thor.

Russell Dauterman queda como autor único de estos doce números, a excepción de algunos flashbacks e historias del pasado que se cuentan en tres números puntuales, y que corren a cargo del español Rafa Garrés y de Frazer Irving. Ambos autores comparten ese estilo pictórico tan propio de autores como Das Pastoras o incluso Richard Corben, y que encaja tan bien con estas historias de vikingos salvajes que se presentan. Para el dibujo principal, Dauterman sigue afianzándose con un estilo muy limpio, de trazo fino, muy detallado y con un gran dinamismo para las escenas de acción. Sus rasgos acaban siendo reconocibles, con esa manera de retratar a las mujeres con cuerpos menudos y cabezas prominentes, con referentes claros en algunos personajes (no es difícil reconocer a Tom Hiddleston en su papel más conocido hasta el momento o incluso a Andrew Garfield como Tiberius Stone) y se le va viendo cada vez más cómodo al frente de esta serie.


En definitiva, Marvel Now! Deluxe. Thor de Jason Aaron 4: El trueno en las venas  nos muestra el (re) arranque  de una etapa cocinada a fuego lento, pero con la receta muy clara en la cabeza. Aaron disfruta actualizando el reino de Asgard, presentando conflictos emocionantes y con desarrollos difíciles de predecir pero, por encima de todo eso, está creando a una encarnación de Thor a la que es difícil no tomar cariño. La dignidad, honorabilidad y firmeza de esta Thor sentaron precedentes de lo que debe ser el personaje, y nos pusieron en la incómoda duda de si la enfermedad de Foster podría ser superada con esta encarnación superheróica. Esta etapa combina con mucho acierto la acción, el respeto a las bases de la serie, su actualización y la emotividad. La salud de Foster cada vez nos preocupa más, y la comenzamos a sentir como una pesada losa que nos pone un nudo en la garganta.

Lo mejor: Lo equilibrada que está siendo esta etapa. La versión de Loki que presenta Aaron. La constancia y el buen hacer de Dauterman en los lápices.

Lo peor: Comenzamos a sufrir cada vez más por la salud de Jane Foster.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com