Nuevos Vengadores: Secretos y mentiras es la tercera entrega dentro de la línea Marvel Must-Have que Panini destina a recopilar la etapa completa de... Marvel Must-Have. Los Nuevos Vengadores 3: Secretos y mentiras

Nuevos Vengadores: Secretos y mentiras es la tercera entrega dentro de la línea Marvel Must-Have que Panini destina a recopilar la etapa completa de Brian Michael Bendis como director de la franquicia dedicada a los Héroes más poderosos de la Tierra. Cabe destacar que la editorial italiana está publicando absolutamente todo lo que firmó el autor con el grupo desde la historia de Desunidos, pasando por los crossovers como Dinastía de M o miniseries como Las guerras asgardianas. Pero mejor nos centramos en la historia que nos ocupa.

New avengers

Si sois de los que estáis siguiendo Nuevos Vengadores desde el principio, habréis notado que Bendis sigue practicando su querido decompressive storytelling que tan buenos resultados le dio en Daredevil. No obstante, en esta cabecera, y sobre todo con la perspectiva que da la relectura continuada, se aprecia que el escritor tenía una “pizarra” con un plan a largo plazo con una amenaza en la sombra que empieza a asomar la cabeza.

Nuevos Vengadores. Historia de una conspiración

¿Quién ordenó realmente el ataque a la balsa?, ¿Cuál es el fin de que Jessica Drew forme parte de los Nuevos Vengadores? Estas son solo un par de cuestiones lanzadas al aire. Preguntas cuyas respuestas van siendo respondidas en pequeñas dosis que, poco a poco, van formando un puzle que permitirá ver todo el escenario en su conjunto.

Secretos y Mentiras arranca con una escena de acción desenfrenada protagonizada por Ronin peleando en Japón en un escenario que recuerda mucho al momento de su presentación en Avengers: Endgame. Ojo, que no necesariamente tiene que ser Clint Burton quién esté bajo la capucha negra, porque en el Universo Marvel convencional el traje de Ronin ha tenido, como mínimo, tres portadores.

madame hydra

Esta historia es un claro ejemplo de las virtudes y defectos de toda la etapa de Brian Michael Bendis. En lo positivo, estamos ante una historia trepidante y llena de acción que se lee en un suspiro consiguiendo que pasemos un rato, como mínimo, entretenido. En la parte negativa, Bendis sigue creando dinámicas poco naturales en los personajes, porque resulta muy poco creíble que a Ronin lo fichó como agente encubierto “ese” héroe. Otro aspecto que me rechina es que cuando a Bendis se le mete alguien en la cabeza nos lo encontramos hasta en la sopa. Y con esto llegamos a la verdadera protagonista de este volumen.

Spider-Woman. Molar por mandato editorial

Jessica Drew, la primera Spider-Woman, fue creada por Archie Goodwin y Marie Severin en el número 32 de Marvel Spotlight. Su debut obedecía única y exclusivamente a la necesidad de Marvel por mantener los derechos sobre el nombre. Pese a eso, la heroína contó con una serie regular de 50 números (algo casi impensable a día de hoy) y una serie animada de cuestionable calidad.

giant size spiderwoman

Desde entonces, ha ido apareciendo de manera intermitente sin demasiada gloria o fortuna. Pero he aquí que, al igual que Luke Cage, es un personaje que le ha caído en gracia a Bendis, por lo que ha terminado por ser la piedra angular sobre la que gira buena parte del peso de las tramas de Nuevos Vengadores. En este tomo se incluye también un one-shot dedicado exclusivamente a ella que está sorprendentemente bien escrito. En él se contextualiza al personaje y se explica en gran medida cómo ha llegado a su estatus actual. Por desgracia, el soso dibujo de Rick Mays le quita enteros al asunto.

El asunto es que en lo concerniente a Spider-Woman, Bendis quiere rizar el rizo más de lo necesario. Parece que el hecho de ser una agente doble se le quede corto y complica en exceso su situación. Cierto es que la resolución de toda la trama dentro de uno de los futuros eventos de la editorial dejaría todo bien acabo, pero el camino trazado por BMB tiene demasiadas curvas para al final terminar siendo abordado por un atajo.

spiderwoman cho

Por cierto, que en este volumen David Finch dibuja el primer arco ambientado en Japón para luego dar paso a un Frank Cho en horas bajas. En serio, soy muy fan del trabajo de este hombre, pero entre que aquí se le nota desganado (salvo cuando le toca dibujar culos y tetas) y que pasa de dibujar fondos, el acabado de sus páginas se me antoja muy pobre.

Sea como fuere, Nuevos Vengadores sigue siendo una lectura recomendable con un razonable valor histórico al servir de puente entre dos etapas de la Casa de las Ideas, comenzando en estas páginas la reconstrucción de un universo cohesionado en claro contraste con los primeros tiempos de la era de Joe Quesada.

Además, salvo la intensa etapa de Jonathan Hickman, este es el mejor tebeo de Los Vengadores publicado en lo que va de siglo.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com