Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Marvel Must-Have – La Patrulla-X 4: Supernovas

Marvel Must-Have – La Patrulla-X 4: Supernovas
Guion
Mike Carey
Dibujo
Chris Bachalo, Clayton Henry, Mark Brooks, Humberto Ramos
Tinta
Tim Townsend, Jaime Mendoza, Jon Holdredge, Mark Irwin, Victor Olazaba, Al Vey, Chris Bachalo, Jon Sibal, Mark Morales, Carlos Cuevas
Color
Antonio Fabela, Chris Bachalo, Christina Strain, John Rauch, Chris Sotomayor, Edgar Delgado
Formato
Cartoné, 344 páginas
Precio
32 €
Editorial
Panini Comics. 2024
Edición original
X-Men 188-199 y Annual 1 USA

La verdad es que, visto con perspectiva, Reload fue un relanzamiento bastante pocho de la franquicia mutante. Aunque La Patrulla-X es lo que es gracias a Chris Claremont, el autor inglés había dejado atrás sus mejores años creativos hacía tiempo. Y aunque Peter Milligan sea uno de los mejores autores que pasaron por Vertigo y firmó una memorable serie en X-Statix, aquí estuvo bastante poco inspirado. Y de las muertes, resurrecciones y redefiniciones de personajes que hizo Joss Whedon… igual mejor no hablamos. Un par de años después llegó un relevo, menos ruidoso, menos anunciado a bombo y platillo, en el que los tres autores principales de Reload fueron reemplazados por Ed Brubaker, Mike Carey y Warren Ellis respectivamente. Y esto ya fue otra cosa. A Brubaker ya le vimos debutar en Génesis Mortal, y en este Supernovas damos la bienvenida a Mike Carey.

Patrulla-X 4 Supernovas

La elección de Carey era sin duda arriesgada. Además de pequeñas joyas como Creo en Frankie o Las Furias (no, no vamos a mencionar los cómics de Ozzy Osbourne o Pantera), el Mike Carey de 2006 se había consagrado como uno de los grandes del mercado americano habiendo terminado en los meses anteriores la magistral Lucifer y una de las (¿tres?) mejores etapas que tuvo la serie clásica de Hellblazer en el cuarto de siglo que duró. El problema era que venía con el sambenito de “escritor de Vertigo” que también tenía Peter Milligan, otro autor que tenía un buen puñado de obras memorables en su haber y había escrito unos números bastante olvidables en X-Men.

Pero nada más empezar Supernovas nos damos cuenta de que todos los temores eran infundados. Tenemos entre manos el principio de la mejor etapa que han tenido los mutantes entre el final de Grant Morrison y el principio de Jonathan Hickman. Un tebeo con personalidad propia, con ideas innovadoras, con un cierto toque experimental -para lo que son los tebeos de mutantes, claro está- pero que a la vez respeta el legado de la marca a la vez que la lleva un poco más allá. Además, es el principio de una etapa larga, de más de setenta números a lo largo de algo más de cinco años. No es un pequeño arco argumental a lo serie limitada insertada en la colección mensual.

Patrulla-X 4 Supernovas

Mike Carey nos presenta en Supernovas una alineación de lo más inusual. Quien se espere a Lobezno, Rondador, Coloso, Tormenta y compañía, que se vaya al ómnibus de Chris Claremont. Aquí tenemos a un equipo dirigido por Pícara en la que posiblemente sea la etapa donde mejor ha sido escrito el personaje, que lleva un uniforme inspirado en el que llevó durante la Era de Apocalipsis. A sus órdenes están el habitualmente infrautilizado Hombre de hielo como nexo de unión con lo más clásico de los mutantes, a Cable y Bala de Cañón como recordatorio de X-Force -este grupo tiene ciertas ideas en común con la serie de Rob Liefeld-, a Centinela Omega, un personaje creado en Operación: Tolerancia Cero y desarrollado en el vol. 3 de Excalibur, como representación de los tiempos recientes, y a una serie de villanos en un potencial camino de redención como el que recorrió la líder del grupo; Mística, Dientes de Sable y Lady Mente Maestra. Evidentemente, un grupo de personajes de procedencias y personalidades tan diferentes, están llamados a chocar. Y, en cierto modo, eso uno de los aciertos que tiene la serie. La Patrulla-X siempre ha tenido un componente de culebroneo basado en el conflicto, y Carey lo entiende a la perfección.

En este tomo tenemos tres arcos argumentales y un anual, sumando más de trescientas páginas que el fan de la franquicia X se beberá de una sentada. Arrancamos con el que le da nombre al tomo, Supernovas, en el que se nos presentan como antagonistas a los Hijos de la Cámara, un interesante concepto, en cierto modo deudor de El Mundo de Grant Morrison, que juega con la idea de la evolución que está detrás del mismísimo Homo Superior. Los Hijos de la Cámara son el resultado de una parte de la humanidad encerrada en un entorno artificial en el que el tiempo pasa cientos de veces más rápido que en el exterior. Así, los homo sapiens han conseguido dar un notable salto evolutivo en unas pocas décadas. Un Chris Bachalo desatado y haciendo experimentos gráficos le da a la historia el punto de extrañeza visual que pide el argumento.

Patrulla-X 4 Supernovas p

El anual es la típica historia de fill in que no suele aportar mucho. Pero en este caso, el guionista nos deja caer un pequeño dato que será fundamental a futuro: recordemos, en el pasado tenemos Dinastía de M y en el futuro estaba por venir Complejo de Mesías.

Cerramos el tomo con dos arcos argumentales de tres números. En Infección Primaria, con Humberto Ramos a los lápices, tenemos un antagonista nuevo: Pandemia, un genetista obsesionado con copiar los poderes de los mutantes, en una historia corta que se resuelve como una curiosa partida de ajedrez. Y en Estado Crítico, con Chris Bachalo de vuelta, tenemos un arma biológica Shi’ar que, de nuevo, retoma conceptos desarrollados por Grant Morrison. Comentábamos antes que Carey muestra respeto por los autores que vinieron antes que él, y en lugar de hacer un borrón y cuenta nueva, construye sobre el legado de la marca.

Patrulla-X 4 Supernovas

Supernovas es, sin duda, el mejor tomo que hemos leído hasta el momento dentro de la recopilación que Panini está haciendo de las series mutantes de hace unos veinte años dentro de Marvel Must-Have. Pero no es un intento del autor de sorprender al lector en los primeros compases para después mantenerse en un cómodo piloto automático: los que leyeran estos números en su día, recordarán que después de Supernovas vino Especie en peligro, Advenimiento, Complejo de Mesías… estamos, sin duda, ante una de las grandes eras doradas de la franquicia mutante, que comparte podio con la era Claremont y con los Nuevos X-Men de Grant Morrison.