Corría el año 2008 y Brian Michael Bendis ya llevaba unos añitos gestionando la franquicia de los Héroes más poderosos de la Tierra. Suyo... Marvel Must Have. Invasión Secreta, de Brian Michael Bendis y Leinil Francis Yu

Corría el año 2008 y Brian Michael Bendis ya llevaba unos añitos gestionando la franquicia de los Héroes más poderosos de la Tierra. Suyo fue el relanzamiento de Los Nuevos Vengadores (que encandiló a miles lectores en todo el mundo) y suya fue la mano que volvió a vertebrar al Universo Marvel en la forma de un cosmos de ficción donde unas series afectaban a otras. Tras demostrar a los jefes que sabía lo que se hacía en esto de los crossovers (al menos en términos de ventas) con Dinastía de M, llegaba el turno de quitarse la espinita de no haberse encargado de Civil War con esta Invasión Secreta.

secret invasion

Invasión Secreta. Nada es lo que parece

Invasión Secreta fue publicada en 2008 como miniserie de ocho episodios (más un pequeño prólogo). La premisa era simple y eficaz: Durante años los Skrulls han estado infiltrándose en la Tierra, suplantando a héroes, civiles, políticos, a la espera de dar el golpe de gracia para vengarse de la humanidad.

Poco importa que este mismo argumento fuera usado por Mark Waid y Ron Garney en su etapa al frente del Capitán América (Bendis probablemente no ha leído esos tebeos), o que el Imperio Skrull fuera prácticamente destruido en el transcurso de la primera guerra contra la Ola Aniquiladora de Annihilus. Nuestro guionista tenía una historia que quería contar, y para ello tenía el total respaldo de Marvel Cómics.

invasion secreta

Las bases de Invasión Secreta fueron sentadas desde el comienzo de la cabecera de los Nuevos Vengadores, alcanzando su máximo momento en el número 31 (todavía no recopilado en Marvel Must Have), cuando en mitad de una batalla un personaje muy arraigado en el Universo Marvel resulta ser un skrull. A partir de aquí las preguntas se disparan ¿Cuándo fue suplantado? ¿Cuántos hay como él? y sobre todo, ¿en quién puedes confiar?

Esta cuestión fue utilizada como reclamo publicitario para Invasión Secreta, cuya lectura acaba siendo un poco decepcionante si se la compara con el preludio de la saga. A toro pasado es llamativo ver cómo llegados a determinado momento, Bendis pone el pie en el acelerador convirtiendo la historia en una sucesión de batallas (muchas sin sentido) en los dos principales frentes que son Nueva York y la Tierra Salvaje.

invasión secreta

El guion de Invasión Secreta tiene otros males, como son abusar de situaciones idénticas como la llegada en dos ocasiones de una nave con supuestos héroes suplantados (que sirven de pobre excusa para devolver a la continuidad a una heroína que no importaba a nadie) o homenajear/plagiar a la teleserie Battlestar Galactica, haciendo creer a Iron Man que en realidad es un elegido Skrull.

Tampoco queda nada claro el tempo narrativo de la historia, pues no puede averiguarse cuánto tiempo transcurre en la maxiserie principal. Pese a esto, hay que reconocer que Invasión Secreta nunca aburre, gracias al ritmo vertiginoso que imprime Bendis a la acción, sabiendo encontrar un equilibrio entre los notables elementos de intriga y suspense y las secuencias de peleas más descerebradas.

Precisamente, son las batallas uno de los elementos más pobres de toda esta Invasión Secreta. La confrontación final, además de larga, es del todo incomprensible, con decenas de héroes y villanos entrando y saliendo de plano sin ton ni son. No ayudan para nada los horribles diseños que hace Leinil Francis Yu del ejército invasor, compuesto de manera exclusiva por Súper Skrulls. El artista filipino parece que ha cogido una guía de personajes del Universo Marvel y se ha dedicado a mezclarlos sin sentido alguno. ¡Si hasta hay un Skrull Galactus! Aunque aquí, más que suya, la responsabilidad era del editor. Aunque claro, si no hay nadie al volante… De todas formas, al César lo que es del César, Yu se encarga del dibujo de toda la serie sin requerir a artistas invitados y sin provocar retrasos, solo por eso se le perdona casi todo.

invasión secreta

De todas formas en Invasión Secreta hay muy buenos momentos protagonizados en su mayoría por un Norman Osborn que estaba a las puertas de empezar su propio Reinado Oscuro, que acabaría desembocando en la saga Asedio, cuya reseña ya compartimos por aquí hace algunas semanas.

En definitiva, Brian Michael Bendis ejecuta de manera torpe y precipitada una prometedora premisa que él mismo había ido desarrollando. Como otra nota positiva me gustaría añadir que se puede leer de manera bastante autoconclusiva, sin necesitar tener un amplio bagaje como lector de la Casa de las Ideas. Si buscáis un evento lleno de batallas, explosiones y frases molonas lo vais a disfrutar sin duda.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • XAVI

    29 abril 2022 #1 Author

    “Bendis probablemente no ha leído esos tebeos” Eso me temo y algo que muchos le achacan. A diferencia de otros que dominan la continuidad o son enciclopedias (Gruenwald).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com