Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Marvel Must-Have Daredevil: Diablo guardián

Marvel Must-Have Daredevil: Diablo guardián
Guion
Kevin Smith
Dibujo
Joe Quesada con J.G Jones, Steve Dillon, David Mack, Jimmy Palmiotti, John Romita, Jae Lee, Amanda Conner y John Cassaday
Tinta
Jimmy Palmiotti con J.G Jones, Steve Dillon, David Mack, Kevin Nowlan, Jae Lee, Amanda Conner y John Cassaday
Color
Dan Kemp, Laura Drew y Avalon Studios, Richard Isanove y Chris Sotomayor
Formato
Cartoné. 224 páginas. Color
Precio
15€
Editorial
Panini Comics . 2022
Edición original
Daredevil Vol.2 #1-8, ½ (Marvel)

1998. Marvel pasaba por un mal momento, ya que solo dos años antes se había declarado en bancarrota mientras reclutaban a Jim Lee y Rob Liefeld, entre otros, en aquel experimento llamado Heroes Reborn, en un intento tal vez algo desesperado por reflotar algunas de sus franquicias. Pese a ciertas malas críticas, el experimento tuvo un éxito de ventas considerable, lo bastante como para intentar repetir una jugada similar. En esos fuegos se fraguó Daredevil: Diablo guardián.

Daredevil: Diablo guardián

Este cómic, recopilado ahora como Marvel Must-Have Daredevil: Diablo guardián, es sin duda un cómic histórico. Tal vez podríamos incluso considerarlo la puerta de entrada de la Marvel del siglo XXI. Existía por aquel entonces una editorial llamada Event Comics dirigida por un dibujante bastante resultón que en aquella época estaba haciendo un tebeo de un superhéroe bombero, el cual hemos hecho bien en olvidar. Marvel trataría de repetir la experiencia Heroes Reborn con una mezcolanza de héroes — la mayoría urbanos — y los autores de esta pequeña editorial que capitaneaba el mencionado dibujante, un tipo llamado Joe Quesada. Había nacido Marvel Knights.

El talento gráfico y narrativo de Quesada resultó ser la segunda de sus cualidades, demostrando una increíble capacidad para hacer contactos y traer autores con personalidad, tal como queda demostrado en el especial que complemento que corona este tomo. Sin embargo, de entre todos esos nombres, sin duda destacaba el de Kevin Smith. Smith hoy en día es casi más conocido como podcaster y estrella de la tele con su show Comic Book Men, pero en aquel entonces estaba en el apogeo de su carrera como director y guionista de cine, recién finalizada su célebre trilogía de New Jersey, y traer a una figura de otro medio y más con el éxito de Smith fue todo un pelotazo. Se abriría la veda que más tarde traería a J.M. Straczynski, Joss Whedon o Damon Lindeloff y el experimento Marvel Knights, le valdría a Joe Quesada el nombramiento en el 2000 como editor jefe de Marvel.

Daredevil: Diablo guardián

El valor histórico de Daredevil: Diablo guardián está fuera de toda duda, pero para el lector ocasional que llegue aquí y solo quiera leer un tebeo, ¿qué se va a encontrar? En la vida de Matt Murdock se cruza un bebé del que se dice que podría ser un nuevo mesías y que termina al cuidado de nuestro hombre sin miedo. Sin embargo, habrá otros que aseguran que la niña resulta ser el anticristo y que traerá la ruina a Daredevil y cuantos le rodean. A partir de aquí, comenzará un descenso a los infiernos para nuestro protagonista en una historia llena de ingredientes sobrenaturales y dudas.

Pese a venir del cine, Kevin Smith desde siempre había sido un fan acérrimo de los cómics y entiende que se trata de distintos lenguajes. Sin embargo, al igual que en sus películas, la contención no es lo suyo y la verborrea toma el control. Daredevil: Diablo guardián es una historia donde la sombra de Frank Miller y en especial Born Again es más que alargada, pero en lugar de los textos breves, cortantes y contundentes de Miller, su prosa recuerda más a la verbosidad dramática de un Chris Claremont. Analizando con los ojos de hoy, el guion de Marvel Must-Have Daredevil: Diablo guardián está repleto de artificios, trucos, explicaciones con pinzas, sucesos pertinentes y melodrama (mucho melodrama), pero hay algo en todo esto que pese a lo exagerado y lo quebradizo de la estructura del guion rebosa atractivo. Tiene un algo en cómo plantea la historia que por algún motivo mola.

Daredevil: Diablo guardián

Sin embargo, si pudiéramos calcular qué parte de lo molona que es Daredevil: Diablo guardián corresponde a Joe Quesada, tal vez su pedazo de tarta sería incluso mayor que el de Smith, que era supuestamente la estrella del tebeo. Como Kevin Smith, Quesada es melodramático y artificioso. Todas las luces y sombras son supercontrastadas. Sus páginas están repletas de marcos decorados, superposiciones y estructuras de página compositivamente extremas. No hay cuerda, pelo o trozo de tela que no se retuerza de manera imposible para crear una esas pautas decorativas tan características de Quesada como deudoras del Art Noveau. Tal vez haya mucho de gratuito y abigarrado en el arte de Quesada, pero nunca en detrimento de una claridad narrativa, que sin ser un prodigio, cumple su misión y sabe hacer énfasis en esos momentos de acción y drama molón.

Tal vez Marvel Must-Have Daredevil: Diablo guardián no tenga una calidad equiparable a la de su importancia histórica, pero para aquellos a quien todo esto de la Historia de Marvel les dé un poco igual, aquellos lectores que tal vez nunca han leído un tebeo de Daredevil, que tal vez leyeron Born Again o que simplemente lo que quieren es un tebeo molón sin importar demasiado lo demás, por más que hayan pasado casi 25 años, este cómic mantiene toda su frescura.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.