Hay títulos que siempre deberían estar disponibles en el mercado, ya sea por su indiscutible calidad, por su trascendencia para el medio o por... Los 4 Fantásticos de John Byrne 1

Hay títulos que siempre deberían estar disponibles en el mercado, ya sea por su indiscutible calidad, por su trascendencia para el medio o por su iconicidad. El primer ejemplo que nos viene a la cabeza hablando de este tipo de obras, sin duda, es Watchmen, con sus quince ediciones diferentes en castellano e incontables reimpresiones, pero están también todos los clásicos de los habituales tops: V de Vendetta, Miracleman, Daredevil: Born Again y tantas otras. Pero también las hay dentro del género más palomitero y superheroico: no todo cómic pretende -ni debe hacerlo- cambiar el medio o contar una historia que te haga ver la vida de forma diferente. En ese tipo de tebeos tenemos el que es posiblemente una de las cumbres de la Bronze Age, la larga etapa de John Byrne en Los 4 Fantásticos, cuyo primer volumen dentro de la colección Marvel Héroes estaba agotado y acaba de reeditar Panini.

Los 4 Fantásticos de John Byrne 1 pg1

John Byrne es, sin duda uno de los autores más reputados en la historia de la Primera Familia de Marvel, responsable de nada menos que sesenta y dos números de la serie regular como autor completo, anuales aparte, y alguno más sólo como dibujante o como escritor. Del más de medio siglo de carrera del autor británico/canadiense, además, Los 4 Fantásticos es uno de sus mejores trabajos, sólo comparable quizás a su icónica etapa al frente del Hombre de Acero de la Distinguida Competencia y a su legendaria colaboración con Chris Claremont en la Patrulla X. Aunque ya había tenido contacto con el grupo previamente, como dibujante en varios números de la etapa de Marv Wolfman, la era Byrne empieza en el número 232 de la colección, cuatro meses después de su último número en Uncanny X-Men. Aunque ya había colaborado planificando argumentos en la serie de los mutantes, es aquí donde hace su primer trabajo largo como autor completo.

Como dibujante, en ese lejano 1981 ya se conocían las excelencias de John Byrne, pero como guionista aún era una incógnita. Y hay que reconocer que, aunque son más que correctos, sus primeros números distan de ser fantásticos. Arranca con un número en el que Diablo les enfrenta a cuatro elementales, para recalcar el carácter de los poderes de cada uno de los miembros, y sigue con una emotiva historia centrada en Johnny Storm sobre la pena de muerte, pero rápidamente le coge el pulso, tanto a la serie como a los guiones. Quizás en estos primeros momentos se note demasiado que más que en una historia continuada estamos ante una sucesión de números autoconclusivos con pequeños interludios que avisan de lo que está por llegar, pero la lectura es tremendamente entretenida. No olvidemos que, aunque era un guionista novato, ya había recibido varios premios Eagle o Inkpot por su labor como dibujante, y la narrativa visual de esta etapa está entre las cumbres del género.

Los 4 Fantásticos de John Byrne 1 pg2

Byrne tiene claro desde el principio que los 4 Fantásticos son el origen del Universo Marvel, y especialmente de su apartado cósmico. Así, veremos por aquí en sus primeros momentos a Ego, el Planeta Viviente, viajaremos a la Luna, veremos a Terrax el Indómito y al mismísimo Galactus. Pero no sólo en el espacio se desarrollarán estas historias. También hay tiempo para visitar los lugares más emblemáticos de la Tierra. Además de la inevitable Nueva York, es esperable la visita a Latveria para ver al Doctor Muerte, y también un paseo por Wakanda. El espacio exterior y tres continentes de la Tierra en su primer cuarto: los 4F no paran en esta fascinante etapa.

Pero no sólo momentos palomiteros tenemos aquí. Hacia la mitad de este primer volumen, Byrne ya se ha hecho con las riendas de la serie y nos está entregando una sucesión de momentos icónicos de la historia del Universo Marvel, uno tras otro. Veremos el traslado de Attilan, la ciudad de los Inhumanos, a la Zona Azul de la Luna, el nacimiento de la hija de Pietro Maximoff y Cristal, la primera aparición de Gladiador fuera del microcosmos mutante -y la primera aparición de los Shi’ar en una serie no escrita por Chris Claremont-, la primera Heraldo de Galactus de la Tierra, el prólogo del Juicio de Galactus… y, por supuesto, un memorable número en el que se nos plantea la posibilidad de que realmente Victor Von Muerte fuera un buen gobernante para Latveria, y que la injerencia exterior de los 4F no fuera lo más beneficioso para su pueblo. Contextualicemos: tres años antes, Estados Unidos se había metido en la Guerra de Afganistan apoyando a los Muyahidines y ya sabemos todos cómo acabó la historia. Que sea un tebeo de superhéroes no quiere decir que no se puedan tratar temas serios.

Los 4 Fantásticos de John Byrne 1 pg3

Hace ya más de cuarenta años que fueron publicados originalmente estos números. Y en ellos tenemos una de las etapas más destacadas de los personajes, grabadas a fuego tanto en la historia de Marvel como en la del género superheroico, de un autor en la cumbre de su carrera que daba a partes iguales un dibujo espectacular, unos guiones memorables, amor por los personajes y pasión por el medio. Una combinación que mete de cabeza este tomo (y los otros tres que completan su etapa, aún disponibles en su primera edición) en la lista de imprescindibles del género.

Compartir:
Enrique

Enrique

...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com