De repente y sin avisar, me encuentro con este nuevo cómic de Javier de Isusi en tiendas. El mar recordará nuestros nombres  es una edición... El mar recordará nuestros nombres

De repente y sin avisar, me encuentro con este nuevo cómic de Javier de Isusi en tiendas. El mar recordará nuestros nombres  es una edición de Planeta Cómic… pero junto con la editorial del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la propia participación del Ministerio de Ciencia e Innovación, que han lanzado esta novela gráfica y el libro La expedición de BalmisPrimer modelo de lucha global contra las pandemias . Para más inri, se trata de una obra que, a pesar de estar ambientada en el siglo XIX, podríamos decir que se encuentra absolutamente vigente, pues gira en torno a lo importante que han resultado a lo largo de la historia las vacunas para la población a la hora de enfrentarse a pandemias mundiales. Cuando, dos siglos después, nos encontramos inmersos en otra pandemia y con las vacunas como principal arma para salir de ella, sin duda este excelente trabajo del autor vasco nos va a mostrar situaciones que se siguen produciendo a día de hoy: políticos que mienten a la población, políticos más preocupados por su imagen que por la salud de la población, usos incorrectos de la vacunación por criterios que sobrepasan lo científico… pero contado todo con el rigor artístico y documental de uno de los autores de cómic más en forma de nuestra industria.


La obra cuenta la primera campaña de vacunación mundial llevada a cabo a partir del año 1803 y con la que desde España se vacunó a toda Hispanoamérica y Filipinas. Siete años antes, Edward Jenner había descubierto que la viruela bovina era mucho más tolerable que la humana, y tras inocular material de las pústulas que había generado una vaquera en un niño, este no enfermaba. Aunque desde la antigüedad se había usado la inoculación o variolización como método de prevenir enfermedades, se considera a Jenner el primero en crear una vacuna con la que proteger a toda la población. De hecho, su nombre, vacuna, se debe al origen bovino de esta primera a cargo de Jenner.

Francisco Xavier Balmis y José Salvany fueron los dos médicos responsables de llevar una expedición con 22 niños que portaban en su cuerpo la primera vacuna contra la viruela. Para cuidar y controlar a esos niños en un viaje por mar que duraría años, contaron con la rectora del Orfanato de la caridad de La Coruña, la enfermera Isabel Zendal. El trabajo de Zendal fue fundamental porque la habilidad de los dos médicos para manejar a 22 niños de entre 3 y 9 años era escasa, y sin duda la empatía y experiencia de Zendal fue decisiva para que la empresa tuviera éxito.

La maestría de Javier de Isusi para contar esta historia es brillante. Los que hayan leído su imprescindible (no me canso de recomendarla) Los viajes de Juan Sin Tierra  , Ometepé , o Transparentes , ya sabéis la habilidad que tiene el autor para narrar aventuras, y más si tienen lugar en esa América Latina que tanto conoce. Leyendo este El mar recordará nuestros nombres  se viene a la cabeza la recientemente reeditada El gaucho , pues se mueve en la misma época y los viajes en barco con escenas largas de diálogos donde se planifican las acciones a seguir son comunes en ambas obras. Si en la obra de Pratt y Manara, estas escenas son salvadas en cierto modo por el espectacular dibujo del autor de El clic , en esta se consigue por una habilidad narrativa brillante en la que el autor decide condensar y optimizar al máximo la información narrada en texto y alterna entre distintos escenarios y personajes para que el lector nunca pierda el interés por lo que está leyendo.

No solo brilla la selección de momentos para contar la historia y resumir un hecho histórico para el que el autor se ha documentado intensamente (incluye la bibliografía utilizada al final del libro), sino que tiene recursos narrativos que resultan muy atractivos y están incluidos, no como un mero lucimiento, sino con una finalidad. Me viene a la mente las escenas en la jungla con una Isabel Zendal desesperada, con viñetas a sangre que se van torciendo para mostrar la desesperación, o ese discurso final que acaba con una doble página que sirve de colofón al diálogo y que hace finalizar la lectura en todo lo alto. El coloreado de la obra es discreto, no se excede, aunque tal vez por la costumbre de leer otras de sus obras en blanco y negro o bitono, creo que disfruto mucho más su dibujo sin color.


En definitiva, El mar recordará nuestros nombres  es una obra sublime, una obra que selecciona brillantemente la información suministrada y además se toma el tiempo de caracterizar a los personajes y mostrarnos en pocas escenas cómo son cada uno de ellos, de hacernos cogerle cariño a un par de niños. Una historia con rigor periodístico e histórico que se limita a contar lo sucedido sin intención de juzgar, mostrando algunas escenas críticas con la época, pero sin frenar la historia, la lectura es muy fluída. Todavía estáis a tiempo para hacer un regalo perfecto para lectores de todo tipo, e incluso para aquellos que no han leído un cómic en su vida. Acertaréis.

Lo mejor: La capacidad narrativa de Isusi, condensando la historia con lo justo. La caracterización de personajes, con apenas dos pinceladas y diálogos… de efecto inmediato.

Lo peor: No me acabo de acostumbrar al color, aunque reconozco que es mi problema.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com