Saludos, queridos lectores. Hoy nos ponemos con una obra curiosa, el primer tomo de una trilogía: Los Muértimer 1. Matar el rato. Antes de... Los Muértimer 1. Matar el rato

Saludos, queridos lectores. Hoy nos ponemos con una obra curiosa, el primer tomo de una trilogía: Los Muértimer 1. Matar el rato.

Antes de empezar a hablar de esta obra de Léa Mazé tengamos en cuenta una cosa. Se trata de una historia que transcurre a lo largo de los tres tomos, por lo que no tendremos un final aquí. Más bién lo contrario, quedamos «colgando del acantilado» :-).

Esto es importante porque la obra está recomendada para lectores desde los ocho años. Y a esas edades lo de esperar meses para saber como termina una historia no se lleva demasiado.

El guión nos habla de las andanzas de dos hermanos. Viven al lado de un cementerio. Sus padres trabajan en pompas fúnebres. Evidentemente, no son los más populares de la clase. Y quizás la parte del acoso escolar, las peleas y el encerrarse en sí mismos de los protagonistas sean temas que para niños de ocho años son demasiado duros.

La estructura es clásica y conocida. Héroes que no lo parecen enfrentados a un misterio que parece existir en el cementerio. ¿O serán solamente imaginaciones suyas? ¿Y ese amigo es realmente un amigo, un enemigo, o simplemente ninguna de las dos cosas?

Como lectores, sabremos de estas cosas tanto como Céline y Colin. La sencillez de la trama hace que nos pongamos de su lado durante la investigación del misterio. De su lado tanto dándoles nuestros ánimos como explorando con ellos ese cementerio que quizás guarde muchos secretos.

Los padres de nuestros héroes tampoco son la pareja más feliz del pueblo. No nos queda claro si es su trabajo o la preocupación por sus hijos lo que los mantiene distantes, separados de ellos. Separación, distancia que no solamente aparece en la historia, sino que se hace visible por su escaso papel en las viñetas que vemos.

Ésta es la historia de los hermanos Mortimer.

Léa Mazé nos ofrece un dibujo sencillo, directo. Sin demasiadas florituras, ni en los personajes ni en los fondos. Tendremos bastantes viñetas sin fondos, sin bordes incluso. Tanto de la historia real como de las historias que los personajes se imaginan. Esto permiten centrarnos en las expresiones y sentimientos de los personajes.

Pero no nos fiemos de la autora. Esto es una aventura de misterios e investigaciones. Seguro que hay pistas ocultas en el dibujo, en las lápidas… y que si a nosotros se nos pasan por alto, a los gemelos Mortimer no.

Pasemos al color. La autora usa casi siempre tonos apagados. Colores frios como azules y grises. Incluso los colores cálidos son amarillos o marrones. Colores otoñales.

Hay mucho azul aquí. El pelo de los hermanos. Las paredes de su casa. La ropa… Hay mucho azul es sus vidas.

Y todo eso contrasta con la luz brillante del pueblo, con los marrones de los árboles.

La traducción es obra de Lucía Bermúdez Carballo.

La edición del tomo carece de extras.

¿Por qué leer Los Muértimer?

Una historia que promete. Un muy interesante uso del color.

¿Por qué no leer Los Muértimer?

La historia se queda a medias, porque se extiende a lo largo de los tres tomos que la forman. Algunos temas son quizás demasiado maduros para los niños de 8 años.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

  • Pablo

    16 julio 2021 #1 Author

    Curiosa propuesta. Gran reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com