Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Los escorpiones del desierto, de Hugo Pratt

Los escorpiones del desierto, de Hugo Pratt
Guion
Hugo Pratt
Dibujo
Hugo Pratt
Formato
Cartoné, 344 páginas
Precio
49.95 €
Editorial
Norma Editorial. 2022
Edición original
Gli scorpioni del deserto 1-5 ITA

Si nos preguntan cuál es la primera obra que nos viene a la cabeza al mencionarnos a Hugo Pratt, la gran mayoría responderíamos que Corto Maltés. Las aventuras del canalla marinero de La Valeta son, sin duda, una de las cumbres del séptimo arte. Pero bajo ningún concepto hay que pensar que Pratt fuera un one hit wonder. En su bibiografía hay varias grandes obras más, quizás eclipsadas por la inmortal Corto pero aún así de altísima calidad, colaborando con otros autores como Héctor Germán Oesterheld (Ernie Pike, Sargento Kirk) o Milo Manara (El Gaucho, Verano Indio), o en solitario, como en Los Escorpiones del Desierto, una obra bélica que Norma Editorial acaba de recopilar en un volumen integral que recoge los cinco tomos originales de la obra.

los escorpiones del desierto pg1

Las obras de Hugo Pratt tienen un cierto componente autobiográfico. Nació en Rímini, creció en Venecia, vivió en Etiopía, Argentina e Inglaterra, tuvo tres mujeres, era pariente lejano de Boris Karloff y su abuelo materno, el poeta Eugenio Genero, fue uno de los fundadores del fascismo en Venecia. Con una vida así, quizás las andanzas de Corto no resulten tan extraordinarias. Además, los últimos años de su estancia en África, entre 1937 y 1943, concidieron con la Campaña en África del Norte de la Segunda Guerra Mundial, e incluso pasó una temporada en un campo de concentración. Estas vivencias en los primeros años de su adolescencia inspiraron Los Escorpiones del Desierto, una obra ambientada en los primeros años del mencionado frente africano.

En Los Escorpiones del Desierto seguimos a Vladimir Koinski, un militar polaco integrado en el Long Range Desert Group, una unidad especial del ejército británico que se dedicaba a misiones de reconocimiento e inflitración durante la Campaña de África. No veremos aquí grandilocuentes escenas de combate entre multitudinarios ejércitos de infantería ni pilotos heroicos haciendo arriesgadas maniobras en combates aéreos: las misiones del LRDG son más humanas que estratégicas, y en ellas el enemigo es alguien con quien se puede llegar a dialogar antes de disparar sin hablar. Nos encontramos por aquí con polacos, ingleses, beduinos, libios, italianos, alemanes, franceses, tanto colaboracionistas como rebeldes, pero no aparece ninguna de las grandes figuras de esta parte remota de la Guerra: no vemos en estas páginas ni a Rommel ni a Montgomery. Los Escorpiones del Desierto pone el punto de mira en los que estuvieron en la contienda a pie, empujados, no dirigiendo los destinos de miles de personas. Así, estamos ante una obra que pone el foco en la humanidad -o la falta de ella en ocasiones- de aquellos que se vieron involucrados en este conflicto sin quererlo.

los escorpiones del desierto pg2

Koinski es un personaje que en cierto modo nos recuerda a Corto Maltés, por lo carismático y canallesco, y la amplia experiencia vital que atesora a sus espaldas. Si acaso, podríamos decir que el haber vivido durante uno de los mayores horrores de la historia de la humanidad y haber tenido que abandonar su país por la invasión nazi, le han convertido en alguien más oscuro, más cínico. Sí es cierto que según avanza la obra, su carácter se va suavizando, pero en sus primeras apariciones es alguien totalmente frío y sin demasiados escrúpulos. Hablando de Corto, en esta obra sabemos de su último paradero conocido tras su última aparición en Mû: desapareció durante la Guerra Civil Española.

Además de ser una fascinante historia de personajes, Los Escorpiones del Desierto sirve como documento de la evolución artística de Hugo Pratt a lo largo de la última mitad de su carrera. El primer tomo, publicado originalmente en 1969, está estructurado en cuatro tiras de viñetas por páginas, llegando hasta las doce viñetas en cada plancha, y con un estilo de dibujo tremendamente detallado. El último de ellos vio la luz en 1992, tres años antes de la muerte del autor, y pasa a tres tiras, con cinco o seis viñetas por página y un estilo mucho menos recargado, más esquemático. Ello ayuda a que, unido al hecho de que ya conocemos a los personajes y la narración es mucho más fluída, la lectura de los dos últimos álbumes es mucho más absorbente.

Tras la muerte de Pratt, y al igual que ha ocurrido con Corto Maltés, otros autores han retomado esta serie. Así, han salido otros dos álbumes, no incluidos en este volumen: Le chemin de fièvre (2005), de Pierre Wazem (Koma) y Quatre cailloux dans le feux (2008) de Giuseppe Camuncoli (Hellblazer) y Matteo Cassali (Batman: Europa).

los escorpiones del desierto pg3

Esta edición tiene un nuevo color respecto a la anterior, publicada también por Norma Editorial, entre 2004 y 2005 en cuatro volúmenes. En aquella, los colores podían llegar a resultar un poco chillones en algún momento -recordemos que los primeros álbumes fueron publicados originalmente en blanco y negro-, y en ésta han sido suavizados, mucho más apropiados para el dibujo y el tono de la historia. En cambio, la copiosa cantidad de extras de la edición anterior se ha visto limitada a seis páginas con bocetos y acuarelas de Pratt y una introducción de Felipe Hernández Cava.

Quien ya conozca la obra de Hugo Pratt ya sabe lo que se va a encontrar aquí: uno de los grandes autores del cómic europeo en estado de gracia. Pero al tratarse de una obra cerrada, los que no hayan leído nunca nada suyo tienen una muy buena ocasión para acercarse al maestro italiano y quedar fascinados por su visión del mundo. En cualquier caso, una obra totalmente recomendable. Como todo lo que lleva su nombre.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.