Ayer comentaba con unos amigos y libreros la extraña situación por la que parece estar pasando Planeta deAgostini. Por un lado, uno me hacía...

Ayer comentaba con unos amigos y libreros la extraña situación por la que parece estar pasando Planeta deAgostini. Por un lado, uno me hacía partícipe de la noticia de que están encargando traducciones al staff de la oficina y no a traductores profesionales. Ignoro hasta qué punto es cierto dicho rumor, pero a tenor de sus últimos trabajos y su política editorial, es algo que no me extrañaría en absoluto. Por otro lado, otro librero me decía que tienen la mayoría de sus series manga paralizadas, a excepción de Dr. Slump, Kamikaze Kaito Jeanne y poco más. “Sólo reediciones, que lo tienen ya todo hecho”.

Regresé a casa (con poca compra, la verdad sea dicha), con una idea en mente: reediciones. Y recordé otra conversación reciente (concretamente, en el Salón del Cómic de Barcelona), acerca de series y etapas míticas que están pidiendo a gritos una reedición.

203635

¿Cuántos de nosotros hemos perdido etapas y colecciones enteras en mudanzas, regalos o intercambios de los que después nos hemos arrepentido, o incluso durante esa etapa de crisis por la que todo lector de cómics ha pasado? ¿A cuántos nos encantaría poder recuperar esas colecciones que marcaron nuestra infancia y adolescencia?

Eso debieron pensar en Panini cuando decidieron reeditar el Excalibur de unos Claremont y Davis en estado de gracia. Pero quien no estuvo en estado de gracia fue el que escogió el formato para la reedición: el caro e incómodo pero muy lujoso Best of Marvel Essentials (BoME). El BoME es un formato que puede estar muy bien para cosas puntuales, pero que para series largas no aguanta. Es como intentar correr una maratón a base de sprints.

La gloriosa etapa de Claremont y Davis en Excalibur duró hasta el número 24 de la serie (a partir de ahí la calidad baja considerablemente), además del tomo formato prestigio de presentación del grupo y el Moho Mayhem de Arthur Adams. Esto habría ocupado unos 4 tomos BoME, lo que habría supuesto un desembolso total de alrededor de 80 EUR. En cambio, su edición en tomos 100% Marvel lo habría dejado en unos 40 ó 50 EUR. En el formato Biblioteca Marvel lo tendríamos por unos 30 EUR, y de haberse editado en formato Essential (no sé a qué esperan en USA), la cosa se habría quedado en unos 15 ó 20. Eso sí, en blanco y negro.

¿Qué pasó con los BoME de Excalibur? Que no pasaron del 2º tomo. Y no porque la serie no fuera buena, en absoluto. Sino porque los lectores no estaban dispuestos a dejarse tanto dinero por tan pocos comics.

En el otro extremo del espectro están los tomos UDC: Aves de Presa. Muchos números por tomo, en tapa blanda, en una excelente relación cantidad / precio. ¿Por qué no funcionó? Tal vez porque desembolsar 22 EUR de golpe duele, independientemente del número de páginas que vengan. Y más sabiendo que hay un total de 6 tomos y que, seamos sinceros, tampoco es que la serie fuera gran cosa. No nos extrañe, pues, que Planeta decidiera suspender la reedición a mitad de la serie.

Hay por ahí muchísimo material clásico cuya reedición los aficionados están esperando como agua de mayo: Los Nuevos Mutantes de Sienkiewicz, la Hulka de Byrne (y de un primerizo Bryan Hitch)… Grandes series que merecen una buena reedición. Pero edición buena no quiere decir edición de lujo. Un tomo de tapa blanda bien cosido, traducido y maquetado se lee estupendamente y queda muy bien en la estantería. Pero deja menos márgenes que uno de tapa dura.

hulka31usa

Por otro lado, en las series largas está el conocido temor a la cancelación de la serie por falta de ventas. De este tema ya hablamos aquí, pero es algo que afecta sobre todo al lector de reediciones. Que la nostalgia es muy mala, y da a las obras un barniz de calidad que, vistas objetivamente, no tienen. Y claro, los cuatro nostálgicos de turno no pueden soportar todos los costes de impresión, y por eso se cierran colecciones a medias.

¿Qué hacer, pues, con todo ese material de calidad que los fans están deseando recuperar? ¿Tomos caros o baratos? ¿Absolutes o TPBs? ¿Blanco y negro o color? Aún no hemos encontrado el formato definitivo, pero seguro que no gustará a todo el mundo. Y lo que está claro es que si las editoriales españolas no se dan prisa, los lectores acabarán decantándose por adquirir ese material por otras vías.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com