Lex Luthor está dando nuevos poderes y artefactos a los villanos de la Tierra. Todo forma parte de un plan para restaurar un Multiverso... Harley Quinn: Las pruebas de Harley Quinn

Lex Luthor está dando nuevos poderes y artefactos a los villanos de la Tierra. Todo forma parte de un plan para restaurar un Multiverso gobernado por una diosa cruel, pero no es consciente de que hay una persona a la que no podrá manipular fácilmente. Se trata, cómo no, de la impredecible Harley Quinn. Nuestra antiheroína favorita ha completado una serie de pruebas que la han convertido en el Ángel del Justo Castigo. Ahora, suyo es el poder cósmico… y no es buena idea que lo ostente.

Bueno, pues ahora sí que se acabó. Definitivamente. Por ahora. Al menos, hasta Estado Futuro que está a la vuelta de la esquina. Tras lo que era el último número de la renumeración de la serie de Harley Quinn por parte de ECC, la editorial ha publicado en un solo tomo los 12 últimos números de la colección regular norteamericana, que preceden a su relanzamiento dentro del nuevo reboot de DC Comics. ¿Pero es realmente un reboot? A ver, que nos aclaremos. Después de Noches Oscuras: Death Metal, las series regulares se tomarán un descanso de 2 meses, en los que autores de primera fila se ocuparán de las cabeceras de la editorial, y entonces sí, reboot. O no. O yo qué sé, yo con DC ya me pierdo. Yo creo que se empantanan tanto con los megaeventos que para que luego funcione tienen que hacer como con Windows: apagar y volver a encender. Pero bueno, al lío, que aquí hemos venido a hablar de Harley Quinn.

las pruebas de harley quinn

Como ya dijimos en nuestra anterior reseña, el guionista Sam Humphries (Harley Quinn, Dial H de Héroe) se ha cargado el lado psicópata de la protagonista y la ha convertido en una simpática loquita de tarta de fresa, que se preocupa por los animales, ayuda a los desfavorecidos de Coney Island y le lee tebeos a su madre enferma de cáncer. Y éste será el leit motiv de todo este tomo: la muerte de la madre de Harley Quinn y cómo ésta afronta la pérdida, a base de alcohol y un comportamiento autodestructivo. Comenzamos tocando tangencialmente el penúltimo evento del Universo DC, que lleva en danza desde finales de 2019: El Año del Villano. Harley es la única villana que rechaza la oferta de poder de Lex Luthor, aun sabiendo que podría salvar a su madre moribunda. Tras la muerte de ésta, Harley inicia una espiral de autodestrucción, a pesar de la cual logra superar la última de las pruebas a las que la sometía Mirand’r en el último arco argumental (y que había quedado colgado en el último tomo).

Después de rechazar la oferta de convertirse en el Ángel del Justo Castigo de mano de los Señores del Orden y el Caos, Harley se harta de tanto evento y tanto crossover, y decide aliarse con Booster Gold para viajar atrás en el tiempo y acabar con todos los eventos, empezando por la primera Crisis de todas. En un número que se burla de la clásica confusión entre eventos de los últimos años como Crisis Final, Crisis de Identidad, Crisis Infinita, etc, además de a Sami Basri (Harley Quinn, Batman: Preludio a la boda) tenemos a un plantel de artistas invitados de la talla de Dan Jurgens (Liga de la Justicia: La guerra de Darkseid, La muerte de Green Lantern), Aaron Lopresti (Planeta Hulk, Wonder Woman / Conan) y Tom Derenick (Capucha Roja y los Forajidos, Injustice: Gods among us). Tras esto, Harley sigue intentando superar la muerte de su madre pasando un tiempo en La Aldea Navideña, una especie de resort temático donde todo el mundo está contractualmente obligado a ser feliz. Evidentemente, nadie puede obligar a Harley a nada, con lo que su estancia vacacional termina en una etílica hecatombe de fuego y destrucción.

las pruebas de harley quinn

El guionista Mark Russell (Los Picapiedra, Los Gemelos Maravilla) toma las riendas del siguiente número, en un entrañable homenaje a los primeros juguetes de McDonald’s, aquí convenientemente renombrado McGobble’s, no vaya a resultar demasiado obvio. Y cerramos el tomo, y la colección, con una emotiva historia de Harley Quinn como luchadora del circuito femenino de Lucha Libre en Los Ángeles, investigando el asesinato de una compañera y amiga, con el trasfondo de una trama criminal de especulación inmobiliaria, y de nuevo la ayuda de Booster Gold. ¿Se huele romance? Joder, apesta a romance desde la primera página. Con un número 72 USA dibujado por un tal Abel (Necromorfus), con un estilo casi indistinguible del de Basri (tuve que repasar los créditos de los 12 números del tomo para ver cuál dibujaba él), el último número de la colección celebra el cumpleaños de Harley Quinn y cuenta con dibujantes invitados como Nicola Scott (Black Magick, Wonder Woman: Año uno), Emanuela Lupacchino (Superwoman, Starfire), Ramon Villalobos (América), Ngozi Ukazu (Check, please!) y Joe Quiñones (Howard el pato). Aquí el guionista Humphries pretende abrir el grifo de las lágrimas de los lectores enfrentando a Harley con los traumas de su infancia: era una niña brillante y alegre hasta que murió su gatito, y ahí es donde se torció todo. Ajá. Si él lo dice…

Cómo echo de menos esas historias de Harley Quinn de hace 20 años, en las que sí, se echaba unas risas a tu costa pero como le tocaras las narices te metía un tiro a bocajarro en las tripas. Era una pirada que había abandonado al Joker pero había continuado su carrera criminal en solitario. La Harley de ahora está edulcorada en exceso, blanqueada para ser un modelo a seguir para las niñas, y es un no parar de ay, qué loca estoy; pero soy doctora, así que no puedo estar loca; pero mira qué estoy loca, pero no, porque soy doctora. Creo que fueron Amanda Conner y Jimmy Palmiotti quienes originaron esta deriva del personaje, así que por muy fan de su trabajo que sea, ésta no se la voy a perdonar en la vida.

las pruebas de harley quinn

Pues aquí la última temporada de Harley Quinn, con este volumen titulado por ECC Las pruebas de Harley Quinn. Las aventuras de la chiflada de piel blanca y las coletas de colores continuarán en el tomo Estado Futuro: Futura Gotham, en el que averiguaremos qué ocurre tras la muerte de Batman. ¿Pero Batman ha muerto? ¿Otra vez? Mira, yo ya paso…

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com