Han pasado más de 30 años, pero ya en su momento se veía venir. A nada que llevaras cuatro días leyendo tebeos de superhéroes,... La muerte de Superman. La saga completa

Han pasado más de 30 años, pero ya en su momento se veía venir. A nada que llevaras cuatro días leyendo tebeos de superhéroes, sabías que no aguantarían mucho sin él, que era un truco de marketing y que La muerte de Superman no duraría mucho.

Los más de seis millones vendidos y el impacto a nivel mundial, con la noticia en todos los diarios e informativos, darían su pequeña lección de humildad a aquel fan resabiado y por más que, efectivamente no durara mucho, aquel final del año 1992 había marcado para siempre un hito. Y lo mejor es que eso era solo el principio.

La muerte de Superman. La saga completa

1992 no andaba escaso de hitos y la creación de Image Comics lo había cambiado todo. Vivíamos en medio de aquella tendencia en que toda llamada de atención, portada alternativa, logo con brilli brilli, crossover o truco del tipo que fuera gobernaban con mano de hierro el mercado. Mike Carlin, el editor que llevaba años al frente de las series de Superman, había decidido aquello tan noventero de interrelacionar todas las cabeceras del personaje hasta el punto en que la historia se continuaba entre series.

Por aquel entonces Superman tenía cuatro series: Action Comics, con Roger Stern y Jackson Guice; Superman, con Dan Jurgens; The Man Of Steel, con Louise Simonson y Jon Bogdanove, y Adventures of Superman, con Jerry Ordway y Tom Grummett. Juntos prepararon una trama donde una misteriosa criatura  de origen incierto, fuerza y determinación imparables y de nombre Juicio Final se acercaba inexorablemente a Metrópolis. Estábamos en la era del espectáculo y en cada capítulo el número de viñetas por página se reducía hasta llegar a aquel histórico Superman #75 compuesto únicamente por splash pages y dobles splash pages, donde se daría la cataclísmica batalla final y el fatal desenlace.

La muerte de Superman. La saga completa

Con más de 30 años de distancia y al margen de su éxito e importancia histórica, toda esta primera parte de La muerte de Superman. La saga completa es sin duda su parte más fallida. En nombre del espectáculo, todo eran splash bien llenas con los héroes y villanos bien grandes, sin dejar espacio para que los golpes resonaran, para que las emociones respirasen. Estábamos ante una pelea de dimensiones y duraciones dragonballianas donde el hacerlo todo cada vez más grande primaba por encima de hacer que se sintiera más grande. Hasta la doble splash donde por fin se deja espacio para que la capa a modo de bandera vuele al viento destrozada, no hay un momento para que la batalla emocione como debía. El rival se antojaba unidimensional y sin peso más allá de su propio carácter primario. Además, la amenaza se dirigía casi más hacia Superman que a Metrópolis o al mundo, con lo que el gran sacrificio de Superman palidece. Se introduce un elemento de autodefensa, un retazo de una sombra de egoísmo, que se cierne sobre el gran sacrificio final por salvarnos que debía haber sido su muerte.

Afortunadamente esto es solo el principio y todo lo que se hace mal con la muerte, se rectifica y se hace brillar de ahí en adelante. Tendremos a partir de aquí otros dos bloques que sin duda son lo mejor de este tomo: El funeral por un amigo y El Reinado de los Superhombres y, si bien la segunda es la más conocida por despliegue y por terminar con El Regreso de Superman, El funeral por un amigo es fuera de toda duda lo mejor de La muerte de Superman. La saga completa.

La muerte de Superman. La saga completa

Una vez todo para y el ritmo vuelve a responder a la narración de la historia en lugar de al espectáculo, comenzamos a sentir su ausencia. Da igual que, fans descreídos, sepamos que va a volver. Sentimos su ausencia en Metrópolis, en sus compañeros de la Liga de la Justicia, en el Planet, sentimos por supuesto su ausencia en Lois o incluso en Luthor. Y nos vamos también a Smallville y sentimos su ausencia en los corazones de Jonathan y Martha Kent. Ni el más poderoso y destructivo golpe de Juicio Final era la mitad de doloroso. Pero más allá de conseguir que sintamos la pérdida, hacen algo aún más difícil y es seguir haciendo que sea un tebeo de Superman porque incluso con su muerte, Superman vuelve a inspirarnos a todos. Vemos una ciudad, un mundo, unido todos a una por preservar el legado de Superman, por mantenerlo vivo. Sin duda esta es la saga que nos deja es auténtico poso, de entre todas las que vemos en La muerte de Superman. La saga completa.

Sin embargo, esto sigue siendo un tebeo de superhéroes y, ya sabéis, The show must go on y comienza entonces El Reinado de los Superhombres. La saga es también histórica, con lo que dudo que haya mucha gente que aún no conozca el argumento básico, pero resumiendo, aparecen en Metrópolis cuatro nuevos Supermanes y comenzará todo un juego por saber cual es el auténtico. Un tipo enfundado en una armadura de acero aparecerá en las páginas de Man of Steel, un Superman de métodos expeditivos y sin ninguna piedad se presentará en en Action Comics, una versión joven e irreverente asomará la cabeza en Adventures of Superman y una versión Cyborg con amnesia en la cabecera que lleva Superman por título.

La muerte de Superman. La saga completa

Cada uno tendrá su propio arco, pero inevitablemente, terminarán por cruzar sus caminos y cuando llegue al final la gran amenaza terminarán todos por encontrarse y llegará la revelación final. Sin duda el tono de El Reinado de los Superhombres es mucho más ligero y no maneja la resonancia emocional del funeral, pero devuelve a los títulos de Superman la diversión sencilla, el enganche rápido y el disfrute más netamente superheroico que permite a las series volver a ser las que eran antes de La muerte de Superman.

Más de una década después en Crisis Infinita, le echaba en cara Batman a Superman, que la última que inspiró a alguien fue cuando murió. La verdad eso sería discutible, pero lo que no lo es es que con su muerte inspiró como ninguna o casi ninguna (y únicamente pienso en el Capitán Marvel) otra muerte superheroica lo ha hecho. Veremos si tu eres capaz de eso, orejas de murciélago.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com