Es inevitable que cuando uno piensa en cómic y en residencias de ancianos hay un referente inevitable como Arrugas  de Paco Roca. Pero Nuevo... La inmersión

Es inevitable que cuando uno piensa en cómic y en residencias de ancianos hay un referente inevitable como Arrugas  de Paco Roca. Pero Nuevo Nueve nos trae una obra que demuestra que aunque tengamos ya un cómic que ha sido absolutamente referencial en la temática y que ha marcado una época, todavía se pueden hacer muy buenas historias ambientadas en entornos residenciales. La inmersión  es una preciosa historia que nos coloca en los ojos de una anciana que ingresa en un centro para mayores cuando todavía conserva su capacidad intelectual y física. Una obra con mucha sensibilidad y que aborda temas como el deterioro progresivo, la soledad y la dificultad para adaptarse a unas normas institucionales, a veces, algo excesivas.


La protagonista es Yvonne, una anciana que, tras la muerte de su marido, decide vender su casa e irse a una residencia de ancianos. Todavía se encuentra en pleno uso de sus facultades, pero los achaques van pasando facturas y comienzan a fallarle las fuerzas. Pero Yvonne es una mujer llena de vitalidad, y no tendrá problemas para relacionarse con sus nuevos compañeros y entablar nuevas amistades dentro de la residencia. Su familia la apoya en su nueva vida, aunque pronto comenzará a espaciar las visitas y la sensación de soledad se abrirá camino en su ánimo.

La historia que nos plantea Séverine Vidal tiene unos matices muy interesantes, porque nos muestra el proceso de comienzo de un deterioro cognitivo leve en una persona válida. Así, se pone de relieve la excesiva sobreprotección o paternalismo que se corre el peligro de manifestar ante los ancianos por defecto. Me parece muy relevante la escena en la que Yvonne monta una inocente fiesta con sus compañeros y es reprendida como si se tratara de una niña pequeña, por cómo reacciona ella. Igualmente aborda unos puntos de vista muy interesantes, como son la sexualidad en la edad anciana o la necesidad de una afición o ilusión que saque de la rutina.


El dibujo es obra de Víctor L. Pinel, autor madrileño que ya ha colaborado con Vidal en La casa de la playa  y Rose . Se trata de un dibujo sobrio, muy acorde a la historia que cuenta, y a pesar de tener una narrativa sosegada y conservadora, se arriesga con algunas escenas que se salen de la norma general. Las escenas de sexo, por ejemplo, están tocadas con tremenda delicadeza, construidas a través de viñetas a ancho de página y una altura muy estrecha, que permite que se vislumbre la escena lo justo sin necesidad de explicitar nada. Además, utiliza muy bien el vacío de la viñeta para representar la soledad y consigue transmitir esa sensación de caída al vacío que experimenta Yvonne a través de varias viñetas con recursos distintos.

La inmersión a la que se alude en el título hace referencia a dicha sensación de caída de la protagonista. Se siente caer y sumergirse en una nueva y diferente realidad, y tendrá que adaptarse a ella como mejor sepa o pueda. Una historia que, a pesar de su inevitable tristeza implícita, tiene un mensaje alegre y una reflexión sobre las ganas de vivir incluso estando en la última etapa de la vida.


En definitiva, La inmersión  es una historia muy tierna, con una protagonista fuerte, inteligente y segura de sí misma, que se aleja un poco de los cánones de los personajes que solemos ver en este tipo de historias. Una de esas obras que deja con una sonrisa en la boca y que invita a la autocrítica en cuanto a cómo tratamos a nuestros mayores, especialmente cuando se encuentran institucionalizados. La dupla Vidal-Pinel da en el clavo con uno de los mejores títulos que hemos podido leer en los últimos meses.

Lo mejor: Cómo está construido el personaje de Yvonne. La ternura sin caer en sentimentalismos que barniza toda la obra. Algunos recursos gráficos, sutiles, pero muy certeros.

Lo peor: Lo reales que resultan algunas de las escenas más duras.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com