Desde hace unos meses tenemos chica nueva en la oficina. Se llama Shockdom y ha entrado el mercado español con la firme intención de... Kinník Ennák, de Tony Sardina y Danilo Sbacchi

Desde hace unos meses tenemos chica nueva en la oficina. Se llama Shockdom y ha entrado el mercado español con la firme intención de afianzar el cómic italiano actual en nuestro país. Más allá de los clásicos de Bonelli, Shockdom apuesta por una ecléctica mezcla de géneros que van desde el manga, la acción, la fantasía o la ciencia ficción.

kinnik1

A este último género pertenece la curiosa obra Kinník Ennák, una expresión propia de la isla de Silicia que significa ¡cállate ya! con connotaciones de rabia y protesta. Algo muy apropiado que queda más que explicado y que descubriréis si decidís darle una oportunidad a este tebeo.

El punto de partida no puede ser más interesante. En un futuro cercano, un político llamado “el Ingeniero” se ha hecho con el poder absoluto en Italia. Ha conseguido que en el país de la bota del Mediterráneo se acabe el paro, la delincuencia baje y la esperanza de vida mejore… pero solo si le eres útil. A cambio, Italia ha cerrado sus fronteras a cal y canto, nadie puede entrar o salir y todo el mundo debe llevar un visor electrónico que permite al Ingeniero saber en todo momento lo que haces. Puedes mostrarte desobediente, pero el ejército de robots a su mando se ocupa de mantener la “paz”.

kinnik 2

El guion de Toni Sardina es sólido y efectivo. En pocas páginas nos ha mostrado esta Italia con ecos fascistas al gobierno de Mussolini y con influencias de ciencia ficción de lo más clásicas, que van de Huxley y su Mundo Feliz pasando por 1984 de Orwell. En el mundo comiquero también hay algún referente como podría ser Ex-Machina (especialmente su recta final) de Brian K. Vaughan y Tony Harris.

Kinník Ennák funciona como un tiro y se lee en un suspiro. Sardina pone el foco en los personajes principales: el Ingeniero y su plan megalómano, un joven que se cree sus mentiras y que por ello acaba metido en un lío con el peligra su propia vida, y la abuelita de este, desobediente por naturaleza, que recuerda los peores días de Italia y que no está dispuesta a arrodillarse a cambio de una falsa sensación de seguridad.

Y es que esto es lo interesante de Kinník Ennák más allá de la interesante premisa, del ágil desarrollo y de sus potentes personajes. La pregunta que queda en el aire se ha planteado muchas veces ¿Hasta dónde estás dispuesto a claudicar con tal de sentirte seguro? Aunque el espacio con el que cuenta Sardina es muy limitado (bien podrían haber hecho la serie en varios volúmenes) la sensación del pueblo oprimido que se arrepiente de haber elegido “democráticamente” a su líder y el miedo a no ser útil a un régimen totalitarista queda muy bien representada.

kinnik3

Podríamos decir que Kinník Ennák es también una fábula viñetizada sobre los peligros que conlleva ostentar el poder absoluto. Aunque sobre todo es un canto de protesta acerca de que el gobierno debe servir a los ciudadanos y no al revés.

Lamentablemente el tercio final del tebeo es mucho más apresurado de lo que me gustaría. El autor debe darle una conclusión a la historia y para ello ocupa el espacio que le queda en una orgía de acción descerebrada (pero muy divertida) que aunque es fiel a este sentimiento de lucha y no conformidad que desprende Kinník Ennák, queda demasiado forzada y le resta algún entero al conjunto final.

En la parte artística nos encontramos con Danilo Sbacchi, un solvente dibujante que utiliza la clásica estructura secuencial de dividir casi todas las páginas en tres viñetas del mismo tamaño.Su trazo es ágil y efectivo, con un gran dominio de la narrativa y las escenas de acción. Además realiza un gran trabajo con la caracterización de los personajes, aunando con grandes resultados un puntito de seriedad y otro más caricaturesco. Para rematar, la rica paleta de colores de Michele Monte le viene como anillo al dedo.

Una obra curiosa e interesante, pero cuyo desenlace palidece un poco con respecto al resto de la obra. Aún así es recomendable para los que busquen algo diferente y que se enmarque dentro de la ciencia ficción pseudo hardcore.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com