Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Kaya Libro 2: Kaya en las Tierras Venenosas

Kaya Libro 2: Kaya en las Tierras Venenosas
Guion
Wes Craig
Dibujo
Wes Craig
Color
Jason Wordie
Traducción
Uriel López
Formato
Rústica, a color, 152 páginas
Precio
22,50 €
Editorial
Norma Editorial. Abril 2024
Edición original
Kaya 6 a 11

“Kaya” es una serie creator owned. Esto de por sí no tendría que significar nada más que el hecho de que es una creación propia de su autor o autores. Lo que pasa es que estamos demasiado acostumbrados a que este tipo de series queden interrumpidas debido al capricho o a otros compromisos de sus artistas. Tal es el caso de Ultramega de James Harren o Huérfana y las cinco bestias de James Stokoe. En otras ocasiones, es el propio autor el que se va llevando la serie de una editorial a otra, pasando décadas hasta que encuentra su final natural. Aquí podríamos mencionar Mage, de Matt Wagner. Por fortuna, “Kaya” no parece que se acoja a ninguno de estos ejemplos.

Wes Craig debió de adquirir una gran disciplina laboral trabajando con Rick Remender en Clase Letal. Si a esto le sumamos que es un dibujante bastante rápido y eficiente, nos encontramos con que “Kaya” ya ha alcanzado los dieciocho números en Estados Unidos y que el tercer recopilatorio de la serie verá la luz en España en otoño de este mismo año. Sin duda, una rara avis en estos tiempos que corren, por lo que le doy mis dieces al gran Craig.

Dicho esto, toca disfrutar de los capítulos seis a once de “Kaya”. En este segundo volumen nos encontramos a nuestra protagonista adentrándose en la Tierra de los Mutantes para salvar a su hermano Jin. Además de hacer avanzar la acción, Craig aprovecha para seguir enriqueciendo a los personajes principales. Sabremos, por ejemplo, el origen del brazo robótico de Kaya o veremos parte de las habilidades que, se supone, algún día lucirá Jin para convertirse en aquello que dicta la profecía.

Ahora bien, “Kaya” es un tebeo de fantasía y aventuras endemoniadamente bien hecho. Con ecos que van desde otros cómics comoBone o Saga, pasando por referencias a la literatura de autores como Robert Louis Stevenson, Julio Verne, Arthur Conan Doyle o el más moderno George R. Martin, Craig va contando sin prisa, pero sin pausa, la epopeya de estos dos personajes.

Para narrar las peripecias de Kaya y Jin, Craig opta por una narración lineal aderezada de vez en cuando con flashbacks para desvelar nuevos detalles. Y aunque hay sorpresas y algún que otro cliffhanger, el autor se esfuerza por contar las cosas bien, dando un empaque a su historia sin que esta necesite apoyarse en golpes de efecto baratos o plot twists gratuitos. Un esfuerzo que se agradece. Eso sí, pese a esto debo reconocer que no tengo ni idea de por donde van a ir los tiros. Tampoco me importa, porque estoy disfrutando de este viaje lo que no está escrito.

Llegamos al apartado artístico de “Kaya”. El dibujo de Wes Craig es directamente de otra galaxia. Menudo despliegue de habilidades gráficas muestra el dibujante canadiense. Me flipa que no haya splash pages (salvo en muy contadas ocasiones) y que el número de viñetas por página sea altísimo. Sin composiciones rimbombantes o especialmente originales, Craig nos regala una narrativa clara, precisa, que enloquece en las escenas de batalla sin perder un ápice de lógica, haciendo que podamos seguir la escena de un panel a otro con total naturalidad al dejar que su historia se cuente fácilmente mediante las imágenes.

Al dibujo de Craig debemos añadir la soberbia gama de colores aplicada por Jason Wordie, que es una completa pasada. Tirando de diferentes tonalidades y acuarelas por doquier, el colorista es una pieza fundamental de “Kaya” que, con su trabajo, nos ayuda a sumergirnos de lleno en el mágico mundo que tenemos delante de las narices. El color de la obra es el vehículo perfecto por el que se nos transmiten los sentimientos de los actores de la función: miedo, rabia, odio, esperanza, frustración. Todos los espectros emocionales tienen lugar en la paleta de Wordie.

En definitiva, “Kaya” es uno de los mejores tebeos independientes que se están publicando actualmente. Puede que no haga tanto ruido mediático como otras series actuales de Image Comics, pero dudo que haya ninguna otra tan bien hecha.