Hace ya casi quince años que Jazz Maynard debutó en Francia de la mano de Dargaud. A estas alturas es una obviedad decir que... Jazz Maynard 2 Cuarteto noir

Hace ya casi quince años que Jazz Maynard debutó en Francia de la mano de Dargaud. A estas alturas es una obviedad decir que esta saga noir barcelonesa es ya toda una consolidada en su país de origen, del mismo modo que lo es en el país de origen de sus autores, Raule y Roger, donde Diábolo publica este segundo integral en blanco y negro con el título de Jazz Maynard 2 Cuarteto noir.

Jazz Maynard 2 Cuarteto noir

Ha llovido desde que aquellos dos chavales barceloneses llegaron al mercado francobelga de la mano de Jean David Morvan (Estela, Helldorado). Raule, firma tras la que tenemos a Raúl Anisa Arsís, además de en Jazz Maynard ha desarrollado una carrera en Francia como guionista con títulos como Isabellae, Arthus Trivium o El Arte de morir, mientras que Roger Ibáñez si bien se encuentra absorbido principalmente con este Jazz Maynard, lo hemos podido ver también, por ejemplo, con Zidrou en ¿Quién le zurcía los calcetines al rey de Prusia cuando estaba en la guerra?

Tras un final de arco en el tomo tres de la serie, la pareja creativa retoma a este ladrón y trompetista de jazz, que tiene un poco de los mejores antihéroes de la ficción. Jazz tiene un poco de Bogart, un poco de Arsenio Lupin, un poco de Corto Maltés…, pero es que podemos saltar de noir a la acción más desbordante y entonces aparecerá un poco de James Bond. Jazz Maynard evoca de algún modo el arquetipo, es una especie de nuevo antihéroe clásico.

Jazz Maynard 2 Cuarteto noir

Cuando comienza Jazz Maynard 2 Cuarteto noir, Jazz solo quiere dedicarse a la música y dejar atrás su pasado criminal, pero el hampa de Barcelona vive un vacío de poder y Calígula es el nombre del que ocupará su lugar Parece que ni Jazz ni, sobre todo, su amigo Teo lo tendrán fácil para vivir una vida tranquila, pero es que encima de ahí saltaremos hasta nada menos que Reikiavik, donde deberán cumplir un encargo y hacerse con una antigua reliquia, que terminará destapando fantasma del pasado de Jazz y mezclándolos con un grupo supremacista de raíces vikingas. Y para terminar, atentos, porque si Jazz fuese un superhéroe, esto sería nada menos que su historia de origen.

Jazz Maynard consigue aunar cosas muy difíciles de maridar. No es ya que logre trasladar el aire del noir clásico a un lugar como la Barcelona de hoy. Al fin y al cabo, Barcelona es una de las ciudades con mayor variedad cultural y se presta casi a lo que se atrevan Raule y Roger. La Barcelona de Jazz Maynard es cosmopolita y llena de glamour, pero también llena de prejuicios y suciedad, lo que la hace una candidata perfecta para el noir puro, sin nada que envidiar a Los Ángeles o Nueva York. Obviamente el jazz, el crimen, las femmes fatales y los héroes de perfil canallesco ayudan, pero, sin renunciar a un contexto actual, el clasicismo también se refleja en ese espíritu de BD tradicional de aventura.

Jazz Maynard 2 Cuarteto noir

Jazz Maynard admite una historia de bajos fondos en el Raval y saltar inmediatamente a una aventura de robos con trasfondo sobrenatural, precisamente porque tiene ese algo que tenían Corto Maltés, Ric Hochet, Blueberry, Blake y Mortimer o incluso Spirou y tantos otros, cuya personalidad crea una especie de campo gravitacional que todo lo atrae y todo lo admite.

Pero hay algo más allá de los diálogos ácidos y juego de arquetipos para dar volumen al personaje y es que podríamos creernos casi cualquier cosa si la dibuja Roger. No es ya sólo la capacidad de crear ambientes, la facultad evocadora de sus personajes o la espectacularidad desbocada cuando la acción lo requiere. Roger es un dibujante superdotado que tiene además uno de los acabados más elegantes del cómic mundial y derrocha personalidad propia, al tiempo que nos pone en la cabeza clásicos como Giraud, Bernet, Raymond o Caniff.

Jazz Maynard 2 Cuarteto noir

Además, podemos ver el pincel de Roger desnudo y sin adornos, ya que tal como se hizo con el volumen anterior, Trilogía noir, Jazz Maynard 2 Cuarteto noir nos muestra las páginas en blanco y negro, eliminando el color con el que salieron originalmente. Pese a que pueda perder algunos matices narrativos aplicados con el color, el cómic funciona sin problema sin él. Es casi como si se generase una dinámica narrativa distinta. No mejor ni peor, pero el modo en el que se recibe la historia es más crudo y directo, quizá un noir más puro.

Jazz Maynard es de algún modo un nuevo clásico, que desde esta Barcelona negra y armado de toneladas de talento, ha conquistado el mercado francés.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com