En febrero de 2021, con un par de años de retraso respecto a la edición original, pudimos leer en castellano el primer volumen de... Invisible Kingdom 3: En otros mundos

En febrero de 2021, con un par de años de retraso respecto a la edición original, pudimos leer en castellano el primer volumen de Invisible Kingdom, la serie que G. Willow Wilson y Christian Ward habían hecho para Berger Books, el sello de cómic de autor de Dark Horse. Una serie que mezclaba la crítica social con la space opera visualmente más fascinante que nos habíamos encontrado en los últimos tiempos en el mundo del cómic, y que llega a su conclusión en su tercer volumen, En otros mundos.

invisible kingdom 3 24

Aún siendo una serie que utiliza la ciencia ficción como vehículo para tratar temas que vemos en el mundo real (religión, identidad cultural, las consecuencias del capitalismo más salvaje…), en esta última entrega, además de darle una conclusión totalmente satisfactoria a la historia, Wilson y Ward suben al 11 la parte de space opera. Ya no solo tenemos camioneros espaciales y monjas alienígenas, búsquedas de identidad y luchas contra la corrupción: En otros mundos nos trae una nueva facción religiosa que nos deja claro que a veces lo que viene a desplazar a lo malo conocido no es precisamente lo bueno por conocer.

invisible kingdom 3 75

Comentábamos en las reseñas de las anteriores entregas que en la primera, G. Willow Wilson y Christian Ward nos presentaban un fascinante mundo nuevo en el que una monja y una repartidora de paquetería descubrían una trama de corrupción interplanetaria que les ponía a ambas en serio peligro, pero que en la segunda, con el mundo ya presentado, se limitaba a hacer avanzar la trama. Era de esperar que en la conclusión se limitara a ir cerrándolas sin más, pero no ha sido el caso. Además de seguir incidiendo en la relación entre poderes religiosos y económicos, Wilson plantea interesantes reflexiones alrededor de la fe -recordemos que es una mujer abiertamente religiosa- y del fanatismo, dejando claro que Invisible Kingdom tenía cosas que decir hasta el último momento.

En el apartado gráfico, Christian Ward sigue al espectacular nivel que le hizo merecedor de un premio Eisner por su trabajo en esta serie. Consigue que todo en este tramo final deje una sensación de traca final de epopeya cósmica, pero a la vez tiene una narrativa fluida y perfectamente legible. Y el uso del color sigue dejándonos tan boquiabiertos como en los dos primeros tomos de la serie, siendo posiblemente su mejor trabajo desde que le vimos debutar hace tan solo cinco años en el mercado español en la etapa de Renacimiento del Escuadrón Suicida.

invisible kingdom 3 100

Uno de los grandes puntos a favor que tiene el mercado independiente del cómic americano es que los autores cuentan lo que quieren contar, sin alargarse durante años para mantener en el mercado franquicias cuyo título es más importante que la obra en sí misma. En esta línea, Invisible Kingdom, aún teniendo un mundo suficientemente interesante como para alargarse durante más tiempo, ha durado exactamente lo que tenía que durar para convertirse en una de las space operas más interesantes que hemos visto en los últimos tiempos. Los que ya leyeron los dos primeros volúmenes probablemente ya tengan el tercero en sus manos. Y los que aún no conocéis esta obra… son sólo tres tomos. Deberíais darle una oportunidad.

Compartir:
Enrique

Enrique

...

  • Manuel

    22 mayo 2022 #1 Author

    A mí también me ha gustado mucho, pero los autores dijeron en su momento que la serie terminaba porque la cancelaron, que tenían mucho más que contar. Es más, en USA, terminó en tomo directamente, sin pasar por grapa.
    Un saludo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com