Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Inmersión, de Joe Hill y Stuart Immonen

Inmersión, de Joe Hill y Stuart Immonen
Guion
Joe Hill
Dibujo
Stuart Immonen
Color
Dave Stewart
Formato
Cartone, a color. 168 páginas
Precio
19.95 €
Editorial
ECC. Octubre 2021

La primera tanda de series de Hill House Comics, el subsello de Black Label de DC Comics, llega a su fin con Inmersión. El camino hasta aquí nos ha dejado un buen puñado de historias de terror de todo tipo y condición: Un cesto lleno de cabezas, La familia de la casa de las muñecas, En lo profundo del bosque y Daphne Byrne, a las que ahora se une la mencionada Inmersión, una miniserie de seis números para la cual Joe Hill vuelve a los guiones con Stuart Immonen a los lápices. Y esto supone un doble motivo de celebración, porque el genial artista llevaba un par de años sin asomar la patita.

plunge

Una vez leída la historia, y repasado los anteriores limiteds, tengo claro que Inmersión es el título más redondo de lo que lleva de andadura la línea coordinada por el hijo de Stephen King. Inmersión es una carta de amor al cine de terror ochentero, toda una oda dedicada a esos relatos filmados con medios paupérrimos, pero con mucha maña y talento.

Inmersión. Tensión desde la primera página

La acción de Inmersión nos lleva a la remota isla de Attu en Alaska. Un tsunami descomunal ha sacado a la luz al Derleth, un barco científico cuya baliza de socorro comienza a emitir una señal. Hasta aquí todo normal si no fuera porque el Derleth desapareció de la faz de la Tierra sin dejar rastro en 1983.

Para saber qué pasó y recuperar los hallazgos del barco, la corporación dueña del Derleth contrata al equipo de acción y rescate de los hermanos Carpenter (el apellido no es nada casual), que, junto a la bióloga marina Moira y un representante de la empresa emprenden una carrera contrarreloj para esclarecer la situación. Deben cumplir su misión a toda pastilla, pues el barco está encallado en un atolón cuyo dominio se disputan los gobiernos de Rusia y Estados Unidos.

plunge

Leyendo Inmersión es imposible no recordar filmes como La Niebla o La Cosa del mencionado John Carpenter, pero también otros míticos filmes como Deep Rising de Stephen Sommers, Abyss de John Cameron, Profundidad 6 de Sean S. Cunningham o Shock Waves de Ken Wiederhorn. Producciones modestas la mayoría de ellas con la capacidad de helar la sangre al más pintado.

Joe Hill es todo un maestro del género, ya sea en libros o cómics. Ha demostrado una y otra vez su habilidad para cogernos de la mano y meternos de lleno en un mundo misterioso repleto de sorpresas (Locke & Key, te miro a ti). En Inmersión los misterios empiezan casi desde la primera página gracias al ritmo que Hill imprime a la historia. Da la sensación de que se lo toma con calma, pero si analizamos la historia con detenimiento nos daremos cuenta que nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que no paran de pasar cosas, pero lo que ocurre es que el guionista dosifica la información de tal manera que cuando nos damos cuenta nos hemos ventilado el tomo.

plunge

Inmersión es un rompecabezas donde todas las piezas encajan a la perfección. Una serie de elementos sincronizados como un reloj suizo. Puede que no asuste como a uno le gustaría, pero el suspense está tan bien medido y tan conseguido (gracias a la ambientación que crea Stuart Immonen), que lo considero un mal menor.

Otro punto a favor de Inmersión es sin duda la caracterización de personajes. Todo un desfile de roles que van de lo carismático a lo repulsivo, y que enriquecen la historia con sus matices. Pueden parecer arquetípicos del tipo de que siempre hay alguien que sabe que hacer en cada momento… Pero esto no es más que otro pequeño homenaje al cine del que bebe la obra.

Y ya que hemos mencionado a Stuart Immonen, cuya labor en las páginas de Inmersión quita el aliento. El artista brilla todavía más cuando se aleja de los superhéroes (como demostró en Empress de Mark Millar). En esta miniserie realiza un trabajo de ambientación logrando transmitir al lector la sensación opresiva de ambientes cerrados como el fondo del mar, el barco, una cueva e incluso una isla inhóspita. El diseño que hace de las criaturas marinas o la fluida narrativa que tienen todas las escenas, incluso aquellas en las que los personajes no hacen otra cosa que hablar, demuestra porque es uno de los mejores artistas en activo del panorama editorial yanki. Además se ha beneficiado de la efectiva paleta de colores aplicada por Dave Stewart y de las portadas de Matthew Wilson por lo que el acabado final es impecable en todos los aspectos.

En resumidas cuentas, el sello Hill House Comics no podía haber tenido un colofón mejor. Inmersión es uno de los mejores títulos de corte fantástico que he leído en años. Además es de esos tebeos ideales para regalar a quienes les guste el género de terror, pero todavía tengan dudas sobre si acercarse al noveno arte. Estará en mi top del año con toda seguridad.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.