Saludos, queridos lectores. Dejadme que me ponga la boina de reseñar y nos ponemos a hablar de I.L, una de esas obras «menores» de... I.L

Saludos, queridos lectores. Dejadme que me ponga la boina de reseñar y nos ponemos a hablar de I.L, una de esas obras «menores» de Osamu Tezuka. Estamos en 1969 y la cosa es más o menos así:

– Sensei, que dice el público que esa serie larga que ha estado publicando en una revista no la entienden y se pierden…

– ¿Qué se pierden? Bah, memoria de pez globo. Bueno, los lectores siempre tienen la razón. Vamos a hacer algo de historias cortitas y cerradas a ver si así…

Así debió de ser la cosa. no hay testimonios porque un vampiro se los comió y…

Este tomo de Planeta es un aperitivo para lo gordo que viene este año (dicen los rumores que antes del 2022 empieza a salir Buda) pero resulta una lectura tranquila, relajada y agradable. Una lectura que a pesar de su  formato episódico (14 capítulos) no se hace repetitiva ni redundante.

¿Y de qué va la historia? De una mujer que puede imitar al aspecto de otras. ¿Y cómo lo hace? Bueno, se mete en un ataud donde duerme y… ¿Y por qué? Pues ni idea, porque la excusa argumental inicial es simplemente eso, una excusa. Tezuka no se molesta en disimularlo. Lo que le interesa es tratar diferentes historias donde salen mujeres de los años 60.

Años 60. La serie se publicó entre 1969 y 1970. ¿Es esto importante? Si. Aunque a nuestros ojos de lectores de 2021 no parezca relevante, para los lectores originales cosas como la guerra de Vietnam o las reparaciones de guerra de Japón a los paises que invadió y explotó en los años 30 eran temas impactantes y delicados.

Aiel es una vampiresa. No es un espoiler porque nos lo dicen en el primer capítulo.  Y se adapta a lo que le piden o mandan. Se hace pasar por otras mujeres. No. Se convierte en otras mujeres. Mujeres diferentes y de todo tipo. Tendremos una imagen variada de las mujeres de la época del tebeo.

Podemos leer opiniones de que  en esta obre Tezuka es algo sexista. Chorradas. Basta leer el capítulo dedicado a los veteranos de Vietnam para saber cual es la opinión del autor. Es un capítulo duro, crudo y doloroso.  Pero muestra claramente la opinión del autor sobre temas como la guerra, la violacion, el asesinato, los crimenes de guerra…

Y hablando de temas, Tezuka no se corta un pelo al tratar temas como la homosexualidad (recordad la época), el asesinato, la corrupción, la explotación de otros paises… O temas que todavía a día de hoy son delicados y no muy públicos. Hablo de cosas como la eutanasia o la eugenesia.

Temas que a día de hoy son casi un tabú, los encontraremos tratados por el autor en un tebeo de 1970. Luego nos preguntamos por qué lo llaman el  Dios del manga.

Temas duros  e incluso escabrosos que el dibujo falsamente infantil de Tezuka disimula. Entra por los ojos muy fácilmente hasta que te das cuenta de que estás viendo lo que estás viendo. No encontraremos aquí demasiadas florituras visuales. El autor se ha centrado más en contarnos algo que en contárnoslo de forma bonita, experimental o arriesgada.

Veremos cuerpos desnudos e incluso mutilados. Pero no caeremos jamás en el género gore o el erotismo. Todo transmite una pureza y limpieza que da más fuerza a la historia, a lo contado.

Aún así, tendremos unas viñetas grandes que, sin llegar a ser panorámicas, sirven para relajar la narrativa. Imágenes grandes donde a veces no pasa nada. Límites visuales para romper la lectura y darnos un descanso.

Si bien la estructura narrativa es casi siempre muy similar, las historias no lo son. Hay incluso historias que tienen un final feliz y todo :-). No tendremos nunca la sensación de estar leyendo siempre la misma historia.

La edición de Planeta incluye un texto del autor sobre la obra y su título. Viene también la explicación de las ediciones actuales recordándonos el uso de arquetipos de los años 60. Tendremos tambien un siempre útil índice.

La traducción se la debemos a Marc Bernabé.

¿Por qué leer I.L?

Historias profundas y duras sobre diferentes aspectos de la feminidad de los años 60. Trata temas que no verás demasiado en tebeos.

¿Por qué no leer I.L?

Como casi siempre, el inocente dibujo esconde historias duras. No hay realmente una explicación del origen de la protagonista.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com