El éxito de la adaptación de The Umbrella Academy  por parte de Netflix ha propiciado que Dark Horse se esmere por continuar la serie... Historias de The Umbrella Academy: Pareces un muerto

El éxito de la adaptación de The Umbrella Academy  por parte de Netflix ha propiciado que Dark Horse se esmere por continuar la serie de Gerard Way y Gabriel Bá. Primero fue a través del tercer volumen, Hotel Olbivion , y visto que sigue existiendo una demanda de historias alrededor de la familia Hargreeves, ahora le toca el turno a una precuela centrada en uno de los personajes más populares de la serie: Klaus. Norma edita  Historias de The Umbrella Academy: Pareces un muerto  en un solo tomo con los seis números que componen la historia.


La historia pone el objetivo sobre Klaus, el díscolo miembro de la academia aficionado a los estupefacientes, diez años antes de los hechos sucedidos en la primera serie. Hargreeves expulsa a Klaus, que acabará vagando por Los Ángeles y encontrándose con todo tipo de personajes. Su mala cabeza le hará encontrarse con un chimpancé mafioso vampiro (sí, habéis leído bien), con un fantasma a las puertas de abandonar el limbo, o una vieja estrella de Hollywood en decadencia, entre otros muchos.

Probablemente esa colorida mezcla de personajes sea lo más interesante de esta serie. Klaus es, sin lugar a dudas, lo menos atractivo de este spin-off protagonizado por él pero, por otro lado, imprescindible para ir uniendolos a todos. De hecho, os puede pasar lo que a mí, que empezáis a leer el tomo y no consigáis interesaros por ella realmente hasta bien entrado el tercer número. Cuando ya comienzas a ver las motivaciones de los personajes secundarios y cómo entran en conflicto unos con otros, la serie va ganando mucho en interés. El personaje de Klaus sirve más como catalizador, apenas se le ve arco de personaje, aunque incluso eso es matizable puesto que la serie acaba con un Klaus ligeramente más proactivo que ese del principio que simplemente se deja llevar…


Si en algo destaca Gerard Way es en cómo genera esa sensación de historias psicotrópicas, con personajes imposibles y aparentemente hiperbólicos… que acaban teniendo su aquel. Y funcionan gracias al contraste, son personajes muy extremos que chocan entre sí y producen combinaciones que funcionan. Para esta ocasión, cuenta además con la ayuda de su amigo y también músico Shaun Simon, con el que ya ha colaborado en la serie True live of fabuolous Killjoys , anunciada en este mismo tomo por Norma como futura publicación. Simon explica cómo ha llegado a colaborar con una serie que le ha apasionado desde sus inicios y, por supuesto mucho antes de que una plataforma de streaming la hiciera popular a escala mundial.

Aunque una de las cosas que puede llamar más la atención en este tomo es ver la ausencia de Gabriel Bá a los lápices (aunque se mantiene como portadista). El dibujante escogido para sustituirlo aquí es I.N.J. Culbard (Wild’s End ). Y con su dibujo me ha pasado lo mismo que con el guión: empecé a leerlo torciendo el gesto y pareciéndome una versión descafeinada de Bá, pero poco a poco fue ganándome con un estilo muy fiel al dibujo original del brasileño, pero con su propia personalidad. Culbard actúa como dibujante, entintador y colorista… y ahí es donde más me ha funcionado. El color de esta Pareces un muerto  es rico en contrastes y tonos saturados, proporcionando ese aire tan afín a las aficiones del protagonista y que te meten por completo en la atmósfera de la historia.


En definitiva, Historias de The Umbrella Academy: Pareces un muerto  es un viaje por la imaginación de Way y Simon, una lectura loca que te arrastra como si te hubieras tomado uno de esos alucinógenos que tanto le gustan a Klaus. No era necesaria, no aporta gran cosa a la historia de los personajes principales… pero tiene ese aroma a la Doom Patrol  de Morrison (o la del propio Way) de una historia imposible con personajes extremos y que parece que no puede llegar a conseguir algo coherente, pero que acaba convirtiéndose en toda una experiencia lectora. La edición de Norma incluye el epílogo a cargo de Shaun Simon y una introducción absolutamente lisérgica escrita por Robert Sheehan, el actor que encarna a Klaus en la serie de Netflix. La verdad es que todo va en consonancia…

Lo mejor: Los personajes secundarios y cómo el guión acaba por crear algo coherente con ellos. El personaje concreto de Lyle. La sorpresa de Culbard consiguiendo que no echemos de menos a Bá.

Lo peor: Si esperas una historia de la Umbrella Academy como grupo o que contribuya a la historia principal (si es que la tiene), te puede decepcionar.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

  • Sergio

    11 septiembre 2021 #1 Author

    Buenas a todos, lo primero felicidades por la web, soy lector pero no suelo hacer comentarios, pero hoy me he animado. Sobre el cómic, me encuadro dentro de los «decepcionados». Me gusta Umbrella en sí, pero esta historia como bien dices, no aporta absolutamente nada ni prácticamente, salvo por algunas páginas sueltas, no tiene relación con los personajes e historia original. De hecho, es tal como comentas, Klaus, aquí presente, se utiliza como reclamo, pero lo único de «Umbrella» que hay aquí es los «poderes» de Klaus, los cuales en esta historia también se desvirtúan en beneficio del guion, ya que tampoco recordaba que Klaus pudiera hacer tantas cosas… sobre el dibujo, cero interés, un intento de Bá, pero sin su toque y personalidad. La historia, una completa locura inconexa con un final intentando hilar personajes y subtramas. No sé, supongo que hoy que me lo he terminado estoy un poco chof y crítico de más, le daré unos meses y daré una nueva lectura para ver si disfruto algo más del cómic. Saludos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com