Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

He-Man y los Masters del Multiverso

He-Man y los Masters del Multiverso
Guion
Tim Seeley.
Dibujo
Dan Fraga, Tom Derenick.
Tinta
Richard Friend, Tom Derenick.
Color
Matt Yackey.
Formato
Rústica, 144 págs, color
Precio
14,95€.
Editorial
ECC Ediciones. 2022.
Edición original
He-Man and the Masters of the Multiverse (DC Comics).

¿Erese fan y un enfermo de la nostalgia por los Masters del Universo? ¿Has estado siguiendo las series anteriores que ha ido recuperando ECC Ediciones? Si tu respuesta a ambas preguntas ha sido afirmativa, has llegado a la casilla de recompensa. Sí, He-Man y los Masters del Multiverso  es el regalo que todo fan de lo que comenzó como una línea de figuras de acción ha esperado siempre. Una miniserie en la que convergen la gran mayoría de interpretaciones de este mundo de Eternia con el príncipe Adam y el temible Skeletor luchando por hacerse con la espada de Grayskull.


En esta ocasión no será Skeletor sino un Anti He-Man el villano de turno, que intentará ir saltando de universo en universo para ir destruyendo a los diferentes He-Man y hacerse con sus espadas para así acumular todo el poder posible. Para hacerle frente, un inesperado héroe: el príncipe Keldor (sí, el que acabaría convirtiéndose en Skeletor), irá reuniendo a varias de las encarnaciones del héroe de Eternia de varios universos para hacer frente al peligroso Anti He-Man.

Tim Seeley intenta realizar una historia que no sea un mero contenedor de versiones que sorprendan al lector con más bagaje en este universo de personajes… pero no le sale. La verdad es que es difícil centrarse en la historia cuando comienzan a aparecer las distintas encarnaciones del personaje. Sí, se esfuerza, y hace un buen trabajo, pero es como en esas películas recientes en las que hemos visto a personajes de distintas películas unirse o incluso aquellas en las que vemos varias versiones del mismo personaje. Por mucho que te esfuerces en hacer una buena historia, es difícil que no quede enterrada entre los gritos del publico.


Y es que Seeley se lo curra. No quiero destripar todas las versiones que vemos recogidas, pero son muchas y algunas especialmente locas, como el He-Man cojín o sobre todo ciertas versiones inventadas expresamente para esta historia, y que solo con los nombres ya demuestran un conocimiento fabuloso de la franquicia: Hi-Ra (mezcla de He-Man y She-Ra), el He-Man afroamericano, Valiant Tina (en homenaje a la hija de Seeley) o Platino (otro homenaje a la compañía que sacó unas versiones de los personajes en Argentina). Quién sabe si con esto Seeley deja una puerta abierta a una futura serie con estos personajes.

Lo más impresionante en el apartado gráfico es ver cómo Dan Fraga pero sobre todo el todoterreno Tom Derenick se adaptan a cada versión. En eso tiene mucho que decir también el coloreado de Matt Yackey, permitiendo un aspecto visual que nos retrotrae inmediatamente a cada versión de los personajes. Una mención especial al capítulo que tiene lugar en el Universo de los mini-comics, con un aspecto y color que nos retrotraen de inmediato a esas historias dibujadas por Alfredo Alcalá y que funciona como una bala.


En definitiva, He-Man y los Masters del Multiverso  es una miniserie que sorprenderá a los fans de este universo de ficción, por recordar tantas versiones distintas y reunirlas en una misma historia, dando su sitio a cada una de ellas y dejando claro por qué en sus propios universos cada uno era tan importante. Además, el hecho de poner a Keldor como héroe y protagonista, y jugar con su futuro y que en cualquier momento puede cambiar a ser el villano que todos conocemos, es un factor más con el que tener en vilo al lector. Es cierto que en estas historias pesa más el siguiente personaje en aparecer que la historia, pero Seeley se lo toma en serio intentando construir una buena historia que de base a todos los cameos que aparecen en ella. Si te gustan los Masters del Universo, esta serie la vas a gozar de principio a fin.

Lo mejor: Todas las versiones que aparecen, algunas de ellas sorprendentes. El dibujo de Derenick y cómo respeta cada universo que dibuja, ayudado por un buen trabajo del colorista.

Lo peor: Al final, historias con tantos personajes pueden eclipsar la trama principal, aunque Seeley mantiene el tipo con solvencia.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.