Hace unos meses salía The Resistance, la que parece ser la serie estrella de esta primera oleada de AWA Studios, y os comentábamos de... Grendel, Kentucky

Hace unos meses salía The Resistance, la que parece ser la serie estrella de esta primera oleada de AWA Studios, y os comentábamos de dónde y cómo surge esta iniciativa encabezada por Axel Alonso y Bill Jemas. Bad Mother y Grendel, Kentucky conforman el segundo acercamiento de Panini a esta iniciativa editorial.

Grendel, Kentucky

Y la verdad es que con estas tres obras, tenemos un muestrario bastante completo de lo que podemos encontrar. Veíamos grandes estrellas en The Resistance, una escritora procedente de fuera del mundo de los tebeos en Bad Mother y nombres, tal vez no tan conocidos, pero de la confianza de Alonso y Jemas, como es en el caso de Grendel, Kentucky.

Puede que no sea una superestrella, pero debería sonarnos el nombre del dibujante Tommy Lee Edwards de títulos como Marvel 1985, Bullet Points o The Question, además de trabajar en diseño conceptual o diseño de producción de películas como El libro de Eli, Batman Begins, Superman Returns o Harry Potter. En cualquier caso, sabemos que a nivel gráfico tenemos una baza sólida, pero el nombre de Jeff McComsey probablemente no os diga nada. De hecho, Grendel, Kentucky es la primera obra de su producción que se edita en castellano. Aunque no se trata de ningún novato, tampoco podemos decir que sea un autor muy conocido en los USA. McComsey lleva ya alrededor de una década fogueándose en editoriales independientes como Alterna o Double Take, pero sobre todo en calidad de dibujante o autor completo, por lo que sorprende verlo a las riendas literarias de Grendel, Kentucky. Precisamente en Double Take, la difunta editorial que irónicamente trabajaba sobre el universo de George A. Romero en cómic, es donde coincidió con el editor Michael Coast, uno de los hombres de confianza que Bill Jemas se ha traído a AWA.

Grendel, Kentucky

El equipo se completa con la colorista italiana Giovanna Niro, que suple a Tommy Lee Edwards en el color de la segunda mitad, y el mítico rotulista John Workman, que forma parte de la historia de los cómics por las onomatopeyas del Thor de Walter Simonson.

Con todo, esto nos lleva a 1971 en Grendel, una pequeña localidad antaño minera del estado de Kentucky. Como tantas otras de la zona, la mina del pueblo hace tiempo que cerró y la base económica ha girado hacia el cultivo de marihuana. Que el pueblo se llame Grendel no es casual, ya que Grendel, Kentucky es una adaptación libre del poema épico de Beowulf pero cambiando gautas, daneses y jutos por un clan local de la marihuana y un club de moteras. Los secretos familiares esconden monstruos de más de un tipo y tal vez Marnie, nuestra protagonista, no pueda acabar con algunos de ellos a golpe de escopeta y cuchillo.

Grendel, Kentucky

Dado que nos spoilean con el título gran parte del argumento, no es este al fin y al cabo tan importante como el modo en que se hila con el cambio de contexto, los nuevos personajes y en definitiva, el universo y la atmósfera que se consigue. Grendel, Kentucky nos lleva el poema de Beowulf a lo que vemos en series de TV como Hijos de la Anarquía, Justified u Ozark y casi es una lástima que la historia de partida no sea más larga, porque para cuando este tomo termina, apenas nos han presentado una serie de personajes y una dinámica que podrían dar para otro montón de historias.

El hecho de que Grendel, Kentucky nos deje con ganas no es tanto que nos cuenten mucho o poco, sino que lo hacen tan bien y plantan tantas semillas, que da lástima no poder explotarlas más allá de esta breve historia autoconclusiva. Obviamente el dibujo de Tommy Lee Edwards tiene mucho que ver. La estética realista, pero a su vez de trazo desinhibido y aspecto sucio y abigarrado nos sumerge de lleno en la atmósfera de este pueblo pequeño, descuidado, obtuso y chabacano. A todo esto lo apoya una paleta de color abundante en ocres y colores poco saturados, que solo rompe por iluminaciones cálidas de interior o incluso fuego, casi como si todo el pueblo fuese esa cueva en la que habita el monstruo.

Grendel, Kentucky

Tal vez por lo abigarrado y desordenado de los escenarios, Tommy Lee Edwards opta por una narrativa más sobria y conservadora que la que le habíamos visto últimamente en trabajos como Question, lo que repercute en una lectura más ágil sin que el trabajo atmosférico resulte dañado.

Por más que sea un tópico aquello de que el pueblo es un personaje más, en este caso es casi el pilar central de la historia, así que bienvenidos a una tierra de carbón, alcoholismo y sangre. Bienvenidos a Grendel, Kentucky y si el estándar de calidad de AWA es el que nos han traído hasta ahora, ¡larga vida a AWA Studios!

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com