Durante tres años nos ha acompañado Gideon Falls. Tres años de terror, de misterio y de ciencia ficción mezclados en lo que ha sido... Gideon Falls 6. El fin

Durante tres años nos ha acompañado Gideon Falls. Tres años de terror, de misterio y de ciencia ficción mezclados en lo que ha sido una de las grandes cumbres en las carreras de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino. Y con pena porque se acaba, por una parte, pero con gran satisfacción porque termina a tiempo y como debe, llegamos a Gideon Falls 6. El fin.

Gideon Falls 6. El fin

No hacía falta una bola de cristal para augurar, como hicimos en la reseña del tomo anterior, que tampoco tendríamos excesivas sorpresas en este último tomo. Todas las pistas estaban ahí y todas las piezas del puzle descubiertas. Cualquier otro final habría sido tramposo y traicionero con respecto a la historia que han ido desplegando a lo largo de los cinco tomos anteriores. Ya en el anterior se levantaban las cartas y se daban las explicaciones pertinentes, así que solo quedaba el gran clímax y el cierre argumental que nos encontramos en Gideon Falls 6. El fin.

Asistimos a la reunión final de los protagonistas, que teníamos desperdigados aquí y allá, al final de cinco caminos solitarios que confluyen y a la confrontación final con el Hombre que Ríe. Tendrá lugar un último encuentro con el misterio del granero negro y la locura multiversal y espaciotemporal que desata. En la tradición del cine de terror, tenemos ese gran culmen argumental donde el horror no es ya tan importante como hacerlo estallar todo, subir la intensidad de la historia al once e incluso dejarnos una pequeña moraleja.

Gideon Falls 6. El fin

Vemos un verdadero esfuerzo por parte de Lemire por dejar todo atado e incluso en los extras de Gideon Falls 6. El fin tenemos varios artículos y gráficos que tratan de poner todo en su sitio y explicar cada uno de los aspectos de ciencia ficción de la trama, pero pese a agradecer el esfuerzo, Gideon Falls no es una historia donde todo deba ser explicado. Funciona mucho más si nos la creemos a un nivel más sensible que racional y aquí es donde el aspecto visual tiene todo el peso.

Gideon Falls 6. El fin es el tomo en el que sin duda Andrea Sorrentino brilla con más intensidad. En reseñas anteriores lo hemos acusado más de una vez de cierto frontalismo, de iluminaciones incoherentes y algunos otros de sus vicios. ¿Quiere decir esto que en este tomo final mejora en este aspecto? Para nada, pero no importa lo más mínimo porque lo que de verdad interesa lo resuelve de un modo sobresaliente. Durante el transcurso de la serie, hemos comentado en más de una ocasión que Gideon Falls convierte sus habituales excesos narrativos, tan fuera de lugar en otras obras, en una ventaja. La fuerza de los derroches narrativos de Sorrentino son lo que nos rompe la realidad y convierte una serie de ciencia ficción en una magistral obra de terror. Hace resonar la historia creando rimas repitiendo recursos y jugando con ellos para que cada vez que aparecen signifiquen una cosa distinta según lo requiera la trama.

Gideon Falls 6. El fin

Debo insistir en la importancia de Sorrentino en todo el desarrollo de Gideon Falls. Como parte de los extras, podemos ver el guion original de Jeff Lemire para Gideon Falls 6. El fin y comparándolo con el resultado final, sin duda Gideon Falls habría sido otra serie muy distinta en manos de otro dibujante, no ya solo en aspecto, sino en atmósfera, coherencia e implicación del lector.

Un escritor a quien apenas habíamos visto tocar el terror, un dibujante espectacular, pero repleto de tics y flaquezas, una historia de ciencia ficción remozada para pasar por terror… hay tantas cosas que podrían haber salido mal, que cuando ves aparecer este tipo de sinergias solo podemos achacarlas a algún tipo de magia. Ojalá tanto Lemire como Sorrentino vuelvan a tocar o incluso superar estos niveles de calidad, pero francamente, se han puesto las cosas muy difíciles.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com