Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Fatale Integral 1

Fatale Integral 1
Guion
Ed Brubaker
Dibujo
Sean Phillips
Color
Dave Stewart
Formato
Tapa Dura. 18 x 27.5 cm. 312 páginas a color
Precio
35 EUR
Editorial
Panini Comics. 2022
Edición original
Fatale #1-10 USA

¡La obra maestra de los autores de Criminal e Incognito! En Fatale se dan cita secretos, mentiras, terror, lujuria y monstruos de la noche de los tiempos. En la actualidad, un hombre se obsesiona con una mujer. Mientras tanto, en los años cincuenta, la misma mujer destruye la vida de todos aquellos que se cruzan en su camino. ¿Qué horrible secreto oculta? ¡Sólo Brubaker y Phillips podrían haber unido el género negro con el terror de H. P. Lovecraft!

El personaje de la mujer fatal ha impregnado desde sus inicios lo que conocemos como género negro, ya sea en novela o en cine. Pero no se ha limitado a esas obras de la primera mitad del siglo XX. Si nos remontamos a la antigüedad, la propia Reina Ginebra ya sedujo al virtuoso caballero Lanzarote mientras estaba casada con el Rey Arturo, la bruja Circe trató de impedir que Odiseo regresara a Ítaca… Incluso en la Biblia tenemos a Salomé y la peluquera Dalila. En el cómic de la primera mitad del siglo XX tenemos a la P’Gell de The Spirit, y la Dragon Lady de Terry y los Piratas, entre muchos otros ejemplos. Uno de los tropos característicos de la mujer fatal, al menos desde sus apariciones a partir del siglo XX, es que sus andanzas solían acabar mal. Acribillada, en un accidente de coche… Después de seducir al detective / esposo de turno, la mujer fatal sufría un violento final que hacía que los espectadores masculinos exclamaran “¡Toma, por puta!”, mientras que las mujeres musitaban “así aprenderá a no ir por ahí robándole los maridos a las esposas decentes”. Porque claro, el hombre seducido por la femme fatale no era más que un pobre inocente, un pelele. “Yo no quería. Ella me obligó…” Un estereotipo machista para una época aún más machista. Qué malas son las mujeres. Todas putas, como escribía Migoya.

fatale integral 1

En FataleEd Brubaker y Sean Phillips (con la acertada labor al color del multigalardonado Dave Stewart) invierten los papeles para presentarnos a una mujer involuntariamente fatal. Su protagonista, Josephine (o Jo, como la suelen llamar), tiene el don de hacer que los hombres la obedezcan. Conozco vendedores de seguros que matarían por un don así. Sin embargo, dicho don se puede convertir en una bendición cuando no lo puede controlar, o cuando los hombres que se cruzan en el camino de Jo se comportan como ella desea, aunque lo haga inconscientemente. Si a esto le sumamos que Jo es inmortal, que se mantiene eternamente joven y bella, y que la persigue un culto de adoradores de dioses primigenios, el resultado es una extraordinaria amalgama de terror y noir. Yo lo llamo terroir. Podéis citarme, si queréis.

Brubaker y Phillips, a quienes en nuestro podcast hemos bautizado como los Muchachada Noir del cómic (también podéis citarnos) hacen coincidir en el primer número de Fatale a Jo con Nicholas Lash, quien resulta estar relacionado con uno de los amantes de Jo en la década de los cincuenta. Lash, profundamente perturbado por este encuentro, y tras un grave accidente automovilístico, comienza a escarbar en la historia de este amigo de su padre, periodista y escritor de moderado éxito, y descubre un manuscrito inédito. Este manuscrito, junto con textos rituales escritos en piel (¿humana, de dragón?) y un rollo de película de impactante contenido, se convierten en elementos alrededor de los cuales orbita la vida de Jo, sus amantes a través de las décadas (mientras la primera mitad de este tomo tiene lugar en la década de los cincuenta, la segunda mitad transcurre a principios de los setenta) y la secta ocultista que la persigue.

Los cinéfilos aficionados, como un servidor, no podrán evitar encontrar abundantes guiños y referencias a clásicos del género negro, e incluso algunas coincidencias no pretendidas. Es inevitable pensar en las grandes damas de la era dorada de Hollywood, e incluso a algunas actrices de finales del siglo XX que alcanzaron la fama interpretando a mujeres fatales (Sharon Stone y Linda Fiorentino, ¿qué habrá sido de ellas?). Una mujer fatal inmortal, Los Ángeles, policías corruptos, un toque sobrenatural y mucha sangre… ¿alguien ha mencionado Black Kiss? Y, a la inversa, taquiones mediante, el protagonista de la historia ambientada en 1973, Miles, guarda un sorprendente parecido con Cliff Booth, el personaje interpretado por Brad Pitt en Érase una vez en Hollywood (Quentin Tarantino, 2019). La sombra de Charles Manson y su familia sobrevuela también la segunda mitad de este tomo, en la forma del líder del culto satánico Hansel. Muchas referencias, como digo, algunas pretendidas y otras pura casualidad, que convierten a Fatale en un festival del noveno arte donde tanto los amantes del noir más puro como del terror preternatural se encontrarán a sus anchas.

fatale integral 1

Brubaker y Phillips forman una pareja cuya firma en una portada ya suele significar éxito de crítica y público. Suyas son obras de indudable calidad como Reckless, Criminal o Cruel Summer y en la editorial Image ya saben que tienen carta blanca para hacer cualquier cosa que les venga en gana. Fatale es tal vez su obra más conocida, y la que más reediciones ha visto, gracias al empeño de Panini Comics de que nunca deje de estar disponible en las librerías. Y es un empeño encomiable. El tomo se completa con las portadas alternativas pintadas a toda página y un par de artículos publicados originariamente en las grapas norteamericanas, que ponen en conexto la obra con sus dos influencias literarias más cercanas: H.P. Lovecraft y Edgar Allan Poe.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.