Nos preguntábamos cuando llegó el tomo anterior, quién nos iba a decir que Brian Azzarello podría sorprendernos tras casi 25 años de carrera, divagábamos... Faithless 2 de Brian Azzarello y María Llovet

Nos preguntábamos cuando llegó el tomo anterior, quién nos iba a decir que Brian Azzarello podría sorprendernos tras casi 25 años de carrera, divagábamos acerca de cómo hay ciertas historias que convierten las manías molestas de algunos autores en virtudes y nos planteábamos si no tendría algo que ver igual el soberbio trabajo de María Llovet. Pues bien, en Faithless 2 todo sigue igual.

Faithless 2 de Brian Azzarello y María Llovet

Continuamos con nuestra protagonista metida en una espiral que no termina de comprender, que la seduce y la aterra a partes iguales y en la que no puede evitar caer más hondo. La mentoría del enigmático y embaucador Lou llevará a Faith a Italia, donde se zambullirá en un remolino en el que arte, decadencia, magia, sexo y drogas se mezclan y confunden.

Pese a que Faithless 2 mantiene el enigma y el juego de ambigüedades, no se conforma con estirar el chicle y desde un primer momento se encargará de dejarnos claro que no existe para Faith la posibilidad de volver a ser la que era antes de conocer a Lou y a Poppy y, aunque sin terminar de quitar del todo esa nebulosa cortina de mentiras y misterios, el componente sobrenatural de la historia queda cada vez más patente y al descubierto, se levantan no pocas cartas.

Faithless 2 de Brian Azzarello y María Llovet

Por lo demás, Azzarello sigue moviéndose como un pez en el agua en ese mundo del Arte y la magia que perece el hogar perfecto para su perspicacia exhibicionista. Un mundo lleno de vaguedades, decadencia y excentricidades encaja como un guante con esos diálogos con desesperada necesidad de irreverencia. Como ya comentábamos en el tomo anterior, lo que en otro tipo de historia podría rozar lo cargante y chabacano, en Faithless 2 da lugar a una decadente y a la vez cautivadora atmósfera que seduce y repele a partes iguales.

En cuanto al sexo abundante y explícito, una de las cosas que más ha dado que hablar de este cómic, no solo no está fuera de lugar, sino que forma parte de esa combinación con las drogas y el Arte en una trinidad de naturaleza casi ritual que engarza con la naturaleza mágica de la historia que se nos propone en Faithless 2.

Faithless 2 de Brian Azzarello y María Llovet

Y de acuerdo que no le vamos a restar mérito a Brian Azzarello, que ha sabido dar con una combinación de ingredientes que se retroalimentan entre sí y con con manías recurrentes, pero el porcentaje de atmósfera que es necesario para que nos cuele a nivel emocional es en grandísima parte obra de María Llovet.

Si intentamos desmenuzar los artilugios de su técnica narrativa en Faithless 2 nos encontramos algo muy parecido al espíritu de la obra y es que hay algún tipo de magia que hace funcionar una serie de elecciones que en principio nos son las más obvias y sin embargo, resultan extraordinariamente efectivas. Llovet tiene predilección por la narración en torno a viñetas panorámicas horizontales pero, si nos vamos Loud!, otra de sus obras, la técnica era la misma y sin embargo, las composiciones dentro de estas bullían en diagonales, que unían las distintas viñetas a los ojos del lector. En Faithless casi todo son verticales y horizontales y aún así todo fluye por alguna mágica razón que no termino de entender. Tal vez tenga que ver con su vibrante y sensual grafismo, pero desafía explicación. De algún modo, Llovet tiene la osadía de contarnos una historia repleta de nebulosas subjetivas con una “cámara fija” y salir con la cabeza alta.

Faithless 2 de Brian Azzarello y María Llovet

Insisto con este segundo tomo, Faithless es toda una sorpresa no sólo por descubrirnos a una de las mayores revelaciones de los últimos años a los lápices, sino también por redescubrirnos a un guionista de quien parecíamos haberlo visto todo. Lo único malo de este cómic es que ya hemos alcanzado la edición USA y nos tocará esperar hasta la siguiente miniserie de Boom!

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com