En la segunda entrega de F. Compo de Tsukasa Hôjô volvemos a las andanzas de Masahiko Yanagiba con su nueva familia, una familia en la... F. Compo, de Tsukasa Hôjô vol.2

En la segunda entrega de F. Compo de Tsukasa Hôjô volvemos a las andanzas de Masahiko Yanagiba con su nueva familia, una familia en la que todos los miembros son LGTBIQ+. Vamos a ver qué nos encontramos en esta ocasión.

Family compo vol.2 pg1

El trabajo de presentación de personajes que hizo Hôjô en el primer volumen de la serie fue fantástico. A estas alturas, tenemos perfectamente identificados a cada uno de los miembros de la familia Wakanae y sabemos qué podemos esperarnos de ellos. Y en el momento en el que están sobre la mesa los personajes y queda claro el tono de la serie, de humor con una constante presencia del tema de la identidad de género y las confusiones que puede llegar a generar, tenemos la receta perfecta para una comedia de enredo.

Cada capítulo de este manga representa un día en la convivencia de Yanagiba con los Wakanae, y en este tomo se incluyen los días 10 al 19. Uno piensa que si en poco más de dos semanas nos hubiera tocado vivir toda la cantidad de cosas con las que se ha encontrado este chaval estaríamos metiéndonos ansiolíticos como un canario come alpiste, pero parece que el chaval está tan desconcertado con su nueva vida que no le dedica dos minutos a pensar por lo que está pasando. Y mejor así.

Family compo vol2 pg2

Podríamos destacar tres tramas en este tomo. La más cómica, que da lugar a momentos más divertidos, incluye a una ex compañera de clase de Yanagiba que es una fan irredenta del mangaka Sora Wakanae y quiere formar parte de su equipo de ayudantes, pero no sabe que es un hombre trans. Ya comentábamos en la anterior reseña que las personas trans en Japón no tienen precisamente una vida fácil, así que es normal que Sora y Yukari sean bastante discretos respecto a su identidad.

Yukari tiene otro momento de protagonismo en esta entrega. Recibe una invitación para una reunión de antiguos alumnos del club de Ikebana de su instituto, veinte años atrás. Quiere ir, pero cuando pertenecía a ese club aún no había transicionado, con lo que todo el mundo la recuerda como un hombre. Y aquí tendrá que enfrentarse a la aceptación pública de su identidad. Quizás el momento más intimista de este segundo tomo.

Para terminar, tenemos una historia centrada en los chavales de la familia, Shion y Masahiko, que están participando en el rodaje de una película del club de cine de su instituto. Lo que podría ser una actividad cotidiana acaba complicándose -no podría ser de otra forma en F. Compo– con Masahiko poniéndose en la piel de su nueva familia vistiéndose de mujer para el rodaje, que tiene lugar en zonas poco recomendables de la ciudad y se acaba liando parda.

family_compo__18_25

Al igual que en el primer volumen, tenemos que decir que, aunque la intención del autor es buena, hay una cierta confusión entre términos y conductas -suele confundir transexualidad con travestismo– que sería intolerable en una obra seria, pero que en una comedia procedente de Japón y de hace un cuarto de siglo es algo más llevadera. Hecho este apunte, hay que reconocer que es una historia con unos personajes encantadores y con momentos tremendamente cómicos. Una lectura más que disfrutable.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com