Saludos, queridos lectores. Hoy hablaremos un rato de España. La vida. Tomo que Cascaborra nos trae directamente desde Europa. Hasta donde yo sé, es... España. La vida

Saludos, queridos lectores. Hoy hablaremos un rato de España. La vida. Tomo que Cascaborra nos trae directamente desde Europa.

Hasta donde yo sé, es el primer tomo extranjero que trae la editorial sobre la historia de España. Por supuesto; podría hacer una profunda investigación sobre este particular, pero ya sabéis que tiendo a ser algo vago.

Maximilien Le Roy nos ofrece una historia ambientada en 1937. Guernica acaba de ser destruida por las bombas. En Francia, un joven anarquista de familia burguesa se debate entre formar parte de esta guerra que enfrentaba a las derechas y a las izquierdas en los campos de batalla o continuar con su novia y estudios.

No creo que os destripe nada si os digo que al final, se vendrá a España. Es que si no, no habría historia.

La historia de nuestro protagonista ( no es un héroe ni un perdedor ni un fracasado ni un guerrero. Es un hombre normal) se narra de una forma muy interesante. Lo vemos todo como de pasada. No hay aquí largas explicaciones ni enormes explicaciones de su pasado o sus acciones. Usando el punto de vista de un francés nos va introduciendo poco a poco en la Historia, aunque nada de lo narrado debería ser ajeno a cualquier español con unos conocimientos básicos de nuestra última guerra civil.

¿Y qué es lo que tenemos? Una historia histórica, pero a la vez la historia de unos personajes. El autor no cae en el Síndrome Joven Indiana Jones, consistente en que el protagonista conoce a toda la gente importante y es el núcleo del desarrollo de la HISTORIA con mayúsculas.

Es posible que os estéis preguntado si la historia estará llena de tópicos. Eso es que ya tenemos un bagaje lector, queridos lectores. Y la respuesta es que si y no, a medias. Algo hay pero no todos.

No nos encontramos ante una historia escrita con plantilla. Nononono. Realmente (aunque lo sospechemos) no sabremos nunca lo que va a pasar.

También os aviso de que esto es un arma de doble filo. Si no se nos explica todo, hay cosas que quedarán en el limbo.

Y hay alguna cosilla que si, que es posible, pero que como recurso de guión queda tal vez como un poquito forzada.

Pero, ey, la vida supera a la ficción, así que…

A nivel personal, me ha encantado que el autor baje al nivel del anarquista de campo. ¿Y esto qué significa? Pues que no nos centramos tanto en las ideologías como en el trabajo hecho con el pueblo, entre el pueblo.

Veremos de refilónla creaciones de escuelas, de trabajo social, de comunas, el papel de la mujer en el Ejército republicano, el sufrimiento de una anónima familia, la religiosidad de los ancianos…

Pero todo es creible y va fluyendo con suavidad; sin la sensación de otras obras de que al protagonista le pasa de todo para comunicárselo al lector.

¿Primero hacer la Revolución o primero ganar la guerra?

El dibujo se lo debemos a Eddy Vaccaro. Es un dibujo como abocetado, poco definido. Pero no da sensación de inacabado ni confuso. Es cierto que no está muy definido, pero pienso que es más un efecto buscado para alejarse del cómic limpio de linea clara.

Tampoco se busca el detalle exhaustivo sobre lo militar o histórico. Estamos más ante una obra de sensaciones, de sugerencias, que nos da libertad para pensar por nosotros mismos.

Páginas enteras sin texto, mostrándonos diferentes ambientes o hechos. Dejando que seamos nosotros los que decidamos qué estamos viendo y en qué fijar nuestra atención.

El color es de Anne-Claire Thibaut-Jouvray. Colores suaves, apagados, tal vez deprimentes. No quisiera llegar a decir que son apagados como en un recuerdo perdido y recuperado de nuestra memoria, pero si que lo parecen a veces. Como en una vieja película, lejos de los colores vívidos del día a día.

La guerra no es como nos la cuentan en el cine.

La edición nos ofrece simplemente la historia, sin materiales extra.

La traducción se la debemos a Lorenzo F. Díaz.

¿Por qué leer España. La vida?

Una historia creíble, con personajes creíbles que realizan actos que nos creemos.

¿Por qué no leer España. La vida?

No es superexplicativo y da por supuesto que sabemos algo de los temas tratados. No es el tebeo ideal para ser el primero que se lee sobre la Guerra Civil.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com