Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Escuadrón Suicida: Mala sangre

Escuadrón Suicida: Mala sangre
Guion
Tom Taylor.
Dibujo
Bruno Redondo, Daniel Sampere.
Tinta
Juan Albarrán.
Color
Adriano Lucas.
Formato
Cartoné, 288 págs, color.
Precio
31€.
Editorial
ECC Ediciones. 2022.
Edición original
Suicide Squad Vol. 6 #1-11 (DC Comics).

El Escuadrón Suicida ha pasado de ser esa serie ochentera que todos pedíamos se reeditara en España a convertirse en uno de los grupos que debe tener una serie en tiendas todos los meses casi sin darnos cuenta. El poder mediático de sus adaptaciones cinematográficas y, especialmente de alguno de sus miembros, ha hecho que la serie sea una de esas que si se cancela va a tardar poco en volver con un nuevo volumen. Así, podemos decir que los números contenidos en este Escuadrón Suicida: Mala sangre  son el sexto volumen de la serie, algo llamativo teniendo en cuenta que algunos de esos volúmenes no llegan a la docena de números, este incluido. ECC publica los once números dentro de su línea Saga, en formato cartoné.


¿Por qué once números? ¿Es que la serie no tuvo éxito, a pesar de tener de responsables a dos de los autores más en forma de la DC actual, Tom Taylor y Bruno Redondo (sin olvidar a Daniel Sampere)? Según las propias palabras de Taylor, la serie no fue cancelada, sino que han contado la historia que querían contar, aunque hacer una serie limitada de once números en lugar de los doce habituales hace mirar dichas palabras con suspicacia. Especialmente cuando una de las cosas que más destaca de esta serie es que del Escuadrón que todos conocemos, prácticamente solo tenemos a Harley y a Deadshot como personajes reconocibles. El resto de la alineación está formada por El Tiburón (no confundir con Rey Tiburón), Urraca, Hombre Cebra y Caballero.

Nuestro Escuadrón tendrá que detener a un grupo terrorista que tiene demasiado en común con el grupo de Waller. Se hacen llamar Los revolucionarios y están formados por Osita, Aerie, Guiño, Gatita Caos, Mortífero Seis, Tilacina, Jog y T.N.Teen. Si pensáis que Taylor presenta una propuesta con demasiados cambios, esperad al mejor, Waller abandona la Fuerza Especial X para dejar al frente a Lok, un tipo que hará que el Muro parezca una hermana de la caridad a su lado…

Con esta propuesta y esta serie donde Taylor cuenta lo que quería contar podemos ver el lado bueno y decir que está bien la libertad que ha tenido a la hora de la extensión y de los hechos que acontecen (ojo, hay algunas consecuencias que sorprenderán a más de uno), pero por otro lado, es una pena que Taylor y Redondo no hayan seguido más en ella. No temo exagerar si digo que esta serie sea, probablemente, la mejor que ha tenido el Escuadrón desde los primeros números de Ostrander, en cuanto a frescura y por introducir unos personajes que estoy seguro vamos a volver a ver en más de una ocasión. No le tiembla el pulso al tomar decisiones, o en dejar un poco de lado a los pesos pesados y centrarse en estos nuevos personajes. Pero por primera vez en mucho tiempo, uno tiene la sensación al leer estos números de que cualquier personaje puede caer, y que lo de «Suicida» no es un mero adjetivo para completar el nombre de la cabecera.


Si los diálogos de Taylor, los continuos giros de guión y las sorpresas continuas no son suficiente aliciente para decidirte si debes o no darle una oportunidad, echa un vistazo al apartado artístico. Bruno Redondo está en un momento dulcísimo de su carrera, no solo por su trazo cada vez más contundente y un estilo que ya es reconocible a legua, sino por las decisiones que toma narrativamente arriesgando con algunas páginas que acaban resultando un absoluto deleite para la vista, con recursos nada vistos previamente y que confirman que el cómic todavía tiene mucho que decir en cuanto a posibilidades a la hora de narrar una historia. Echad un vistazo a la escena del número 3 con Jog corriendo en una página con una planilla de 4×5 viñetas en la que los contornos de cada viñeta van formando una espiral, o en el ataque de los Revolucionarios del número 9 en la isla de Anshea para saber a qué me estoy refiriendo. Muchas decisiones arriesgadas… y todas le salen bien. Además, diría que en algunos momentos mimetiza a Kevin Maguire como un fabuloso homenaje a su famosa Liga de la Justicia Internacional, con enorme acierto.

Redondo no se hace cargo de todos los números de la serie, y deja algunos a Daniel Sampere, otro fuera de serie que respeta muchísimo el estilo de Redondo y permite una lectura fluida, que no supone ningún cambio de ritmo para el lector. Tal vez el hecho de compartir cabecera con alguien en tan fantástico momento artístico hace que brille mucho menos de lo que merece, pero es otro autor que merece que se le preste su debida atención.


En definitiva, Escuadrón Suicida: Mala sangre  es una serie divertidísima, cargada de giros de guión, que entiende como nadie el concepto que Ostrander aportó a la serie en los ochenta, y que además no requiere que hayamos leído NADA previamente. Se puede leer con absoluta tranquilidad si no has leído nada antes del grupo, sabiendo que la historia está cerrada por completo y no deja ningún gancho para la siguiente. Taylor y Redondo están en un momento increíble de sus carreras y se entienden como pocos. Disfrutemos de su trabajo, aquí tenéis una oportunidad única, con una serie autocontenida y en un solo tomo.

Lo mejor: Bruno Redondo está a un nivel muy top. Lo bien que se entiende con Taylor. Los continuos giros de guión y las decisiones arriesgadas que toman (y que le hayan dejado tomarlas).

Lo peor: Que sean estos once números y ya está.

Comentarios

  • XAVI

    5 septiembre 2022

    “Según las propias palabras de Taylor, la serie no fue cancelada”. Eso dijo él.

Coméntanos algo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.