Y hoy, queridos espectadores, inauguramos sección nueva en esta nuestra web. Hablaremos semanalmente de qué hemos visto a la hora de la comida, qué...

tele

Y hoy, queridos espectadores, inauguramos sección nueva en esta nuestra web. Hablaremos semanalmente de qué hemos visto a la hora de la comida, qué series nuevas se han estrenado, qué pilotos hemos visto y cuáles nos han dado pereza infinita, y de los que hemos visto, cuáles recibirán una segunda oportunidad y cuáles serán borrados del disco duro y de la memoria si fuera posible.

Como contrapunto, de vez en cuando aparecerá por aquí la opinión de mi señora esposa (a.k.a. “La Jefa”), porque el que suscribe tiene unos gustos raritos de narices.

Y para empezar, vamos a darle un repasito más o menos exhaustivo a la semana. Tranquilos, no será siempre así. Hoy toca por ser la primera entrega y para apuntar en la dirección de las series de las que antes o después se hablará por aquí.

homeland-posterAcabó septiembre y empezó la semana con el estreno de las nuevas temporadas de Los Simpson (25 años en antena ya, vaya tela… y ni me acuerdo cuándo fue el último capítulo que me entretuvo), Homeland (la tercera temporada, a ver por dónde salen con el cliffhanger del final de la memorable segunda), The Mentalist (parece que fue ayer cuando vi el primer anuncio de esta serie en un autobús en NY y han pasado seis años ya) y Once Upon A Time (la tercera, y a mediados de la primera me bajé… la inspiración en Fábulas no es suficiente como para superar la infinita pereza que me da la caracartón de Jennifer Morrison, que con lo expresiva que es debe ser prima de la Crepusculita). Y con el final de Breaking Bad, serie a la que me subí tarde y aún voy por la tercera temporada.

El martes tuvimos nuevos capítulos de How I Met Your Mother (ya iba siendo hora del final de esta serie… que desde la cuarta o quinta temporada están estirando el chicle demasiado y la seguía por pura inercia), 2 Broke Girls (debilidad personal, qué le vamos a hacer… el humor políticamente incorrecto de esta serie me pierde), Sleepy Hollow (esa queda para la jefa cuando no ande yo alrededor… a los veinte minutos de empezar el piloto mi atención se había ido por los cerros de Úbeda y estaba haciendo sudokus en el teléfono) y Castle (otra de la jefa, que siente una especial debilidad por Nathan Fillion)

El miércoles la única adquisición nueva fue el segundo de Agents of S.H.I.E.L.D., serie a la que le di toda la atención que pude al piloto, pero con la que no pude. Mi Whedonfobia personal estuvo suficientemente comedida como para no levantarme a medio capítulo, pero se ha acabado imponiendo a esos personajes planos en insípidos con un pretendido molonismo de garrafón marca de la casa, condenándola al saco de “para la Jefa”. Y no, tampoco me gustó Los Vengadores. Uno ya tiene una edad como para soportar dos horas y pico de “Hala, ¿ya estamos todos? Pues tortas, que es lo que mola”.

Y el jueves nos llegaron Modern Family (eh, ¿sabéis que por lo visto hay gente que la ve doblada y todo? ¿pero es que realmente hay alguien capaz de resistirse a la voz original de Sofía Vergara?) y South Park (y si los 25 años de los Simpson dan vértigo, los 17 de Cartman y compañía no son menos).

the-big-bang-theoryHoy viernes tenemos The Big Bang Theory (sí, vale, poco queda de la serie de chistes científicos y de tebeos de la primera temporada… y Sheldon está cada día un poquito más cargante, pero todo se perdona por la estrella creciente de Amy Farrah Fowler), y, dios sabe por qué, nuevo capítulo de la segunda temporada de Elementary para la Jefa. Bueno, a ella le pasa con Sherlock Holmes como a mi con Superman. Cualquier cosa en la que aparezca el personaje nos vale. Bueno, casi cualquiera. Man Of Steel no pasa el corte.

Y para el fin de semana, llegarán un nuevo Beware The Batman el sábado y un nuevo Downton Abbey, esa serie imprescindible para todo humano que dé XX en un análisis cromosómico y vetada a todo el que dé XY.

 

telenovedades

Y ahora vamos a hacer una breve mención a los estrenos de la semana. Bueno, y por ser la primera vez, también del mes de septiembre. Prepárense, que me salen 26 nuevas.

Sleepy Hollow. Una revisión de la historia clásica en la que se traen a Ichabod Crane al S.XXI. Me llamaba mucho. Y me decepcionó tanto como me llamaba.

Dads. Sitcom con Seth Green que da pereza infinita. Esperaremos a que alguien la recomiende, y si nadie lo hace pasaremos de ella.

Brooklyn Nine-Nine. Serie policiaca genérica, de esas que parece que salen de un programa al que se alimenta con estereotipos.

By Any Means. Detectives infliltrados. Bostezo.

Mom. Anna Faris hace de una mamá ex-alcohólica con una madre ex-alcohólica, y muchos personajes catastróficos y jaja que gente más perturbada. El argumento no pasa el corte.

Hostages. A ver, que sí, que Dylan McDermott hizo un papelón en American Horror Story, pero es que dado que todos los años se estrenan cinco o seis series nuevas policiacas, por principios no empiezo ninguna de este género. Ni de abogados. Y en el momento en el que ves “FBI” en el argumento… pues nada, otra de la que paso.

The Blacklist. Sí, a priori otra con FBI iría a la basura… pero ya van dos personas que me dicen que la nueva de James Spader merece un vistazo. Y que me la han comparado con El Silencio de los Corderos. Veremos y hablaremos de ella.

The Wrong Mans. Una supuesta comedia sobre dos oficinistas a los que confunden su identidad y acaban metidos en conspiraciones y secuestros y zzzzzz….

The Goldbergs. ¿Que funcionó Aquellos Maravillosos 70? Pues vamos a hacer una con los 80 y en plan comedia familiar. Huyo.

Trophy Wife. La aséptica Malin Akerman es una pobre pardilla que se casa con un tipo con dos ex mujeres y se encuentra con una familia enorme y disfuncional. No, gracias, para eso ya tengo Modern Family y Sofía Vergara se come con patatas al Espectro de Seda de garrafón éste.

Lucky 7. Un drama sobre siete empleados de una gasolinera a los que les toca la lotería. A priori tiene su interés, pero no tanto como para buscarle un hueco. Eso sí, si en algún momento cae alguna de las que sigo y oigo buenas críticas de ésta, veremos el piloto.

Back In The Game. Comedia familiar con tintes superhappy. A priori no llama gran cosa, pero con James Caan y Maggie Lawson… igual se le busca un hueco.

The Crazy Ones. Uf. Robin Williams y Sarah Michelle Gellar. Dejen paso, que tengo prisa.

The Michael J. Fox Show. Una ¿comedia? basada en su propia vida, con el parkinson y tal. No me llama en absoluto.

Atlantis. Estoooo… ¿Una serie en la que el gordo de Full Monty hace de Hércules? ¿Y no es una comedia? Qué pereza…

Betrayal. Un culebrón procedimental de abogados, asesinatos y no sé cuántas más cosas que hacen que vaya a poner una orden de alejamiento contra esta serie en mi casa.

Masters of Sex. Uno de los estrenos de los que mejores críticas he oído. La biografía de los pioneros en el estudio de la sexualidad humana. Me da curiosidad y pereza a partes iguales, pero supongo que antes o después acabaré picando.

Hello Ladies. Un inglés intentando ligar en Los Angeles y qué raritos que son los ingleses, jajaja, ni loco me verán perdiendo el tiempo con ésto.

We Are Men. Cuatro tíos, cada uno de su padre y de su madre y todos ellos sin suerte en el amor, se hacen grandes colegas y blablabla. Si pasa del capítulo 4 me sorprenderé.

Ironside. Remake de la serie clásica, con un Ironside negro. No me interesó la serie original, no creo que me interese un remake al que le están dando palos de todos los colores. Hasta negros.

Super Fun Night. La frase “Three nerdy female friends decide to have super fun every Friday night” me predispone tanto como cuando anuncian un programa veraniego de garrafón con el adjetivo “refrescante”. Que no, vamos.

The Millers. Sitcom de problemas familiares a la que ni me dignaría en mirar si no fuera por Will Arnett. Mmm. Quizás algún día.

Welcome To The Family. Otra sitcom familiar (parece que es el género de moda este año), con choque cultural y demás. A otra cosa.

Sean Saves The World. ¡Y otra sitcom familiar más! Parece que los 18 Emmys de 57 nominaciones de Modern Family han creado una cierta tendencia. En ésta, resulta que el padre es gay. Un tipo que es gay y que ya hizo de gay en Will y Grace. Like it or not!, dicen en un cartel promocional que he visto por ahí. Pues… mmm… not.

The Originals. Spin off de The Vampire Diaries. Y dado que me sentí demasiado varón, demasiado heterosexual y demasiado poco adolescente para TVD y no la seguí, no creo que tenga sentido intentar ésta.

Played. Otra policiaca. Y al saco de las demás policiacas, el de “ahora no, quizás algún día, pero muy probablemente nunca”.

Y con esto, nos despedimos hasta la semana que viene, en la que probablemente hablaremos de mi serie fetiche, Doctor Who. O de la tercera temporada de una serie que conocemos cuatro y el gato: Torchwood. Ya iremos viendo. See ya!

carta-de-ajuste

Compartir:
Enrique

Enrique

...

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com