Algunos torteros estuvimos visitando la última edición del Salón del cómic de Getxo (18-20 de noviembre de 2016). Aparte de las actividades habituales en... Entrevista a Paul Pope (Getxo 2016)

Paul Pope (Wikipedia) Algunos torteros estuvimos visitando la última edición del Salón del cómic de Getxo (18-20 de noviembre de 2016). Aparte de las actividades habituales en estos salones (ver stands, comprar tebeos y beber cervezas), tuvimos la oportunidad de entrevistar a uno de los invitados estrella de este año en Getxo: Paul Pope. Aquí os dejamos la transcripción de la entrevista que en el futuro podréis escuchar en el podcast de Es la hora de las tortas.

ELHDLT: ¿Cuándo y cómo decidiste que querías ser dibujante de cómics?

Paul Pope: No creo que decidiera ser un dibujante, simplemente me convertí en uno. Desde que era niño siempre estaba dibujando y nunca perdí la fascinación por ello.

ELHDLT: Has pensado alguna vez a qué te hubieras dedicado si no fueras dibujante.

PP: Probablemente hubiera acabado siendo un delincuente.

ELHDLT: Normalmente trabajas como autor completo, pero a veces has trabajado sólo como guionista o dibujante de manera separada. ¿Con qué guionistas o dibujantes te gustaría trabajar?

PP: Sí, en ocasiones es estupendo trabajar con otros guionistas o dibujantes. Me gustaría colaborar con Bill Sienkiewicz y Becky Cloonan. Me gustaría trabajar de nuevo con David Rubín y sacar a Sam Hiti de su retiro, un gran artista americano. Respecto a guionistas, me gustaría trabajar con Howard Waldrop, un escritor de ciencia ficción de los Estados Unidos no muy conocido.

ELHDLT: ¿Quiénes son tus mejores amigos dentro de la industria del cómic?

PP: Buena pregunta. Creo que puedes definir a un amigo como alguien que es leal y sincero. Así que diría que entre mis mejores amigos estarían Bob Schreck, mi editor en Batman: Año 100 y editor también de Sin City. Mi amigo el dibujante Chris Hunt, otro artista americano que está aquí en Getxo. También añadiría a Becky Cloonan, una amiga íntima con la que comento muchas ideas. Rafael Grampá… con Bill Sienkiewicz también hablo mucho, a altas horas de la noche. Y también soy amigo de John Cassaday. Esta es mi comunidad de dibujantes y guionistas.

Batman: Año 100 ELHDLT: Normalmente te dedicas a proyectos personales, pero alguna vez has trabajado en las grandes de la industria. ¿Te verías trabajando en alguna serie regular de forma habitual?

PP: En cierto momento me sentía frustrado porque, al menos en América, parece que se te percibe o bien como un artista independiente, alternativo, o bien como un artista mainstream. Pero yo nunca he sido exclusivamente uno de ellos. Así que para llegar a un público más grande sabía que tenía que conquistar los cómics mainstream y fui a por el personaje más popular: Batman. Tras Batman, la idea de Battling Boy era crear un nuevo superhéroe para un nuevo público, para gente joven.

Creo que, extrañamente, soy un autor mainstream pero no mainstream, no sé si sabes lo quiero decir. En definitiva, creo que quiero transmitir la idea de que un artista puede crear cualquier cosa. Si quieres dibujar o escribir Batman, puedes hacerlo; y si quieres pintar o dedicarte a la jardinería, también puedes.

ELHDLT: Estuviste una temporada trabajando para Kodansha. ¿Podrías explicarnos a grandes rasgos cuales son las diferencias de trabajar para un mercado como el japonés?

PP: Esa es una buena pregunta. Es muy difícil explicar qué es lo que hace a los cómics japoneses diferentes a los cómics americanos, o incluso a los de otros países. Hay dos aspectos. Por un lado la industria del manga, el método de trabajo; y por otro la experiencia personal, lo que te llevas contigo, las cosas que te gustan del manga.

En Japón se hace mucho énfasis en la industria, esperan que trabajes muy duro, que seas competitivo, excelente. Algo diferente de lo que sucede en Estados Unidos y Europa, donde al artista se le trata de un modo distinto. En términos de lo que me gusta del manga, creo que tienen un gran sentido de la dinámica. En vez de una gran idea o una emoción fuerte, el manga hace un muy buen trabajo intentando que sea visceral, de modo que sientas a los personajes y la historia. En el cómic americano o europeo se hace más énfasis en una idea o un dibujo potente. En el manga no es tan importante que el arte sea bonito o detallado, sino que sea impactante. Es una diferencia muy sutil.

Super Trouble

ELHDLT: Al crear Battling Boy, ¿tenías pensado desde el principio trabajar con otros autores o es algo que surgió después?

PP: El universo Battling Boy fue haciéndose cada vez más grande según iba trabajando en él. Creo que como la intención era crear un nuevo superhéroe, en realidad es como crear un mundo nuevo. El mundo de Battling Boy no es el mundo de Marvel o DC, es una mitología completamente nueva. Cada rincón de ese universo contiene una puerta nueva. Creo que cuanto más profundizo en él más sorprendente me resulta. Así que hay sitio para invitar a más gente pues es como tener un paisaje abierto. Battling Boy es uno de esos proyectos en los que estoy encantado de verme involucrado porque es un personaje en un mundo que también le importa a otras personas. Puedo abrir la puerta y dejar que otros entren en el terreno y creen sus propios paisajes.

ELHDLT: Entonces, ¿tienes previstas más historias con otros autores en el universo Battling Boy?

PP: Sí. Ahora mismo, a finales de 2016, estoy terminando el segundo volumen de Battling Boy, escrito y dibujado por mí. Hay planes para una tercera serie de Battling Boy, con algunas ideas que no tenía al principio pero que mejoran la historia. Habrá algo más después de esto, alguna sorpresa relacionada con Battling Boy, pero no estoy seguro de si lo dibujaré yo mismo o no. Así que sí, habrá más.

La caída de la casa West ELHDLT: ¿Cómo entraste en contacto con David Rubín y qué es lo que te llamó la atención de él?

PP: David y yo nos conocimos hace unos doce años, a través de internet, claro, como es habitual ahora. En ese momento ya tenía unos cuantos amigos en España y Europa. Conocía a Marcos Martín, Javier Pulido y conocí a David a través de este grupo. Me atrajo su estilo y su inventiva. Tenía buenas ideas y era rápido. Me gustan los artistas que vienen del mundo de la animación porque aprenden a trabajar rápido. Hicimos algunas ilustraciones juntos hace seis o siete años y siempre supimos que íbamos a colaborar de nuevo. Creo que este es el primer proyecto, esperemos, de otros muchos que haremos juntos.

ELHDLT: ¿Qué otros autores españoles conoces y te llaman la atención?

PP: Dentro del mundo de las bellas artes, mirando al pasado, autores como Goya, Zurbarán hasta Picasso o Dalí siempre me han gustado. Hay una característica del arte español que alguien me describió como una mezcla de rudeza y ternura. Hay una fuerza en la expresión española que es muy directa y emocional, algo que siempre me gusta. También lo encuentras en la música, cosas como el flamenco o los compositores clásicos. Respecto al cómic, Daniel Torres fue siempre una gran influencia, con su obra Rocco Vargas. Me encanta su faceta de constructor de mundos con un estilo muy bello. Me gusta mucho Miguel Calatayud, de los setenta. También otros dibujantes españoles que aparecieron dentro del entorno de la revista Heavy Metal.

ELHDLT: ¿Dónde te gustaría jubilarte?

PP: Lo ideal para mí sería tener dos casas. Una en el campo y otra en la ciudad, en un sitio grande, tal vez Nueva York que es muy internacional. Ahora mismo pienso que en el futuro viajaré mucho, pero me gustaría tener un sitio tranquilo donde poder trabajar.

Pues esto es todo. Solo nos queda darle las gracias a Paul Pope por su tiempo y a Raúl Sastre por hacernos de traductor durante la entrevista.

Compartir:

ELHDLT

Web y podcast dedicados al mundo del cómic, con especial atención a los tebeos publicados en España y al comic-book USA de actualidad (Marvel, DC, Dark Horse, Image).

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com