Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

El castillo de los animales 1 (de 2)

El castillo de los animales 1 (de 2)
Guion
Xavier Dorison
Dibujo
Félix Delep
Formato
Cartoné. 24 x 32 cm. 148 páginas. Color
Precio
32€
Editorial
Norma Editorial . 2023
Edición original
Le Château des Animaux 1-2 (Casterman)

Hace mucho mucho tiempo, tanto tiempo que X aún se llamaba Twitter, me topé con el hashtag #LibrosFlojitos. El hashtag en cuestión proponía alterar levemente los títulos de libros clásicos de la cultura popular para desvirtuarlos y diluirlos en clave de humor, es decir, para hacer lo mismo, pero «flojito». De entre todos los que leí hubo uno que me hizo particular gracia y, aunque sea algo injusto con El castillo de los animales, no he podido evitar acordarme al leerlo de «Batucada en la granja».

En El castillo de los animales, Xavier Dorison y Félix Delep hacen una versión libre del clásico inmortal de George Orwell de 1945 Rebelión en la granja adaptado en cierto modo a nuestros días. Han pasado casi ochenta años y el régimen de Stalin en la antigua Unión Soviética contra el que lanzaba su mordaz ataque Orwell, autodeclarado «anarquista conservador» , es poco más que un recuerdo. Son otros tiempos y tal vez los planteamientos de Orwell no tengan la vigencia que tuvieron en su momento, así podría decirse que El castillo de los animales pretende ser una revisión de los preceptos de Orwell para el siglo XXI.

El castillo de los animales 1 (de 2)

Nuestra historia tiene lugar en un castillo en el que hace tiempo y sin que importe mucho el motivo, los humanos se marcharon dejando solos a los animales. Hoy gobierna bajo un régimen despótico el presidente Silvio, un enorme y poderoso toro ayudado por los perros que actúan como fuerzas de represión. El resto de los animales vive en un sistema trampa que les obliga a trabajar en condiciones de semiesclavitud obteniendo a cambio lo mínimo indispensable para apenas sobrevivir para poder seguir trabajando. Un hecho encenderá la llama de la rebelión en los corazones de los pobladores del castillo, que tomará los cauces de la resistencia pacífica para cambiar las cosas.

Para dar forma a El castillo de los animales, se unen dos autores de naturaleza bastante distinta. Y es que ya podemos considerar a Xavier Dorison todo un veterano. Han pasado casi treinta años desde que comenzara con El tercer testamento y es hoy en día uno de los guionistas más populares del panorama de la BD francobelga gracias a series como Long John Silver, Undertaker o Aristophania. Hasta tal punto es así, que incluso han confiado en él para continuar franquicias del peso de Thorgal o XIII.

Para hacernos una idea, cuando Dorison comenzó con El tercer testamento, Félix Delep era un niño de cuatro años y es que para este joven autor El castillo de los animales es su primera obra larga, pero, francamente, nadie lo diría. Delep se graduó en la escuela de Arte Émile-Cohl, donde tuvo como profesor a Lewis Trondheim, de la mano del que entró a dibujar primero historias cortas hasta llegar a esta obra que ha arrasado en premios y nominaciones a nivel internacional.

El castillo de los animales 1 (de 2)

Sin duda la labor de Delep es uno de los mayores atractivos de la obra, demostrando unas tablas a nivel visual y narrativo muy impropias de su falta de veteranía. Pese a la diferencia generacional, podemos ver semejanzas en Delep de artistas como Juanjo Guarnido o Jesús Alonso Iglesias, tal vez porque ellos también provienen de las escuelas de animación clásicas de Disney o Tex Avery.

Caracterización, acting, impacto visual, composición… no hay ni un solo pero que ponerle al trabajo de un Félix Delep, que está espectacular a todos los efectos visuales y narrativos.

Y no es que a estas alturas le vayamos a poner pegas a la capacidad como escritor de Dorison. La historia está impecablemente construida y dosificada, los personajes bien caracterizados y con carisma y, como buena fábula, trata de enseñarnos algo. Sin embargo, al sacar la obra original de su contexto para crear la suya propia de forma que sea válida para nuestros días, el resultado termina teniendo muy poco que ver con lo que planteaba Orwell y de ahí el comentario de la batucada al principio de la reseña.

El castillo de los animales 1 (de 2)

El final de Rebelión en la granja es un llamamiento a pensar, a reflexionar sobre la pregunta que nos hace y que nos acaba de dejar claro que no tenía una respuesta tan fácil como podía parecer al inicio. De hecho, casi podríamos decir que su final expone lo que sucede cuando se da respuestas simples a problemas complejos. Y es cierto que es difícil aplicar a nuestros días el contexto de las revoluciones obreras y los totalitarismos de la primera mitad del siglo XX, pero al adaptarlo a nuestro tiempo y tomar el enfoque de la resistencia pacífica como respuesta de partida y casi sin pregunta previa, compra vocal y resuelve sin dejar nada del lado del lector y además hace algunas aguas y peca de cierta ingenuidad. De acuerdo que se trata de una fábula y que con ello va implícita una cierta candidez y holgura con respecto a la literalidad, pero cuando se abordan tan directamente asuntos tan frontalmente políticos, se pierde de algún modo la inocencia y cambian las reglas.

En cualquier caso, cójase todo esto con pinzas, ya que estamos solo ante la mitad de la historia y a El castillo de los animales le queda aún recorrido y desarrollo, así que quién sabe si el segundo y último tomo dejará mi juicio en prejuicio. Sea como sea, juicio o prejuicio, lo que está claro es que cuando lo que te cuentan está bien escrito y tan bien dibujado como lo está El castillo de los animales, da un poco más igual estar o no de acuerdo con sus planteamientos y, si evaluamos la pura experiencia lectora, está claro que hablamos de un tebeo de primer nivel, que Dorison sigue cumpliendo el nivel que lo ha encumbrado y que Delep se perfila como uno de los nuevos nombres a seguir a futuro..

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *