Saludos, queridos lectores y habitantes de las Ciudades Iluminadas. Yo soy El archivista, y desde alguna de las Ciudades Oscuras os escribo esta reseña.... El archivista

Saludos, queridos lectores y habitantes de las Ciudades Iluminadas. Yo soy El archivista, y desde alguna de las Ciudades Oscuras os escribo esta reseña.

¿Cómo? ¿Que no sabéis lo que son Las Ciudades Oscuras? No importa, es algo habitual. Son un mito, un susurro, una leyenda narrada entre viajeros que se cruzan en una estación sin nombre.

Estamos ante una obra muy particular. Una de esas cosas que suelen considerarse exclusivas del tebeo francés. Franco-belga. Europeo. Vamos, que ya me entendéis :-). Y lo digo porque deberemos retorcer mucho la definición de tebeo para incluir en ella a esta obra.

Porque El archivista no es un tebeo. Tampoco es un libro ilustrado. Ni una serie de cuentos cortos. Ni un portafolio. Es todo eso a la vez.

Resumiendo mucho, pero mucho: la serie de Las Ciudades Oscuras cuenta historias sueltas que pasan en diferentes ciudades que existen en un mundo que no vemos. De esas dualidades metafísicas que conviven una sobre la otra pero sin tocarse ni verse.

Casi nunca.

Son obras que entre todas forman un mural, un mundo más que una historia coral. Pueden leerse sueltas, en cualquier orden; pero siempre nos quedará la duda de si hemos perdido un hilo invisible que las unas y que nos guíe.

Y en cierto modo, ese hilo es El archivista.

Creada como tercera obra en una serie de diez (a fecha de 2021) tampoco es realmente la tercera historia, porque se considera un extra fuera de la serie regular.

¿Y de qué va esta obra? Pues podría ser que en nuestro mundo (o en otra versión de él, una tercera) se pone en duda la existencia de esas ciudades míticas. Y quizás se termine creyendo en su existencia. ¿Y como sucede esto? Pues un archivista examinará los diferentes documentos que existen sobre esas leyendas.

Y físicamente eso es esta obra. Tras una presentación en formato tebeo pero sin bocadillos (no llores, Alain) tendremos los documentos gráficos en forma de ilustración a tamaño de página completa y una página con un dibujo del archivista y sus reflexiones.

Más allá de ser solamente textos, estas páginas cuentan una historia a través de los dibujos de ese archivista cada vez más y más cercano a las Ciudades Oscuras. Son esos dibujos de Schuiten los que crean y cuentan la historia propia de este tomo. Alejada y a la vez entrelazada con los historias contadas por los documentos gráficos.

Por cierto, hablemos un momento del color. Además de ilustrar magnificamente  los momentos de la vida de esas Ciudades que han llegado hasta nosotros, cumple otra función. Sutil e importante.

Las Ciudades Oscuras aparecen en color.

Pero al archivista se ha dibujado en blanco y negro.

¿Seguimos pensando que ellas son el reflejo de nuestras ciudades?

Peeters es el guionista de estas obras. El cronista de las Ciudades, podríamos decir. Aquí nos habla de ciudades que ya existían en el momento de la publicación a la vez que nos sugiere otras que existen en ese mundo pero quizás nunca visitaremos. El archivista no es exactamente un atlas ni un vademécum de ese mundo. Pero al mismo tiempo parece sugerir y explicar cosas sobre él. Y su relación con el nuestro.

¿Se puede leer esta obra como un libro ilustrado, lleno de poéticas ensoñaciones? Si. El sueño y la pesadilla de un arquitecto. Y de un urbatecto.

¿Es a la vez parte de la serie? Podemos leerla de esa manera, como algo que engloba y abraza a las diferentes ciudades. Y que a la vez nos adelantará hechos que quizás no queremos conocer.

-Entonces, ¿cómo deberíamos leer esta obra, Lamastelle-san?

Bueno, yo veo tres maneras diferentes. Por un lado, como simplemente un libro de láminas. Disfrutemos de las preciosas ciudades creadas y recreadas ante nuestros ojos como si fueran postales  llegadas desde otro mundo.

O podemos usarlo como un resumen para saber si nos convence la serie madre. Si el tono y las ambientaciones que aquí veremos nos llaman para visitar Urbicanda y tantas obras.

Y también podemos (y así la he leido yo) verla como un regalo a los lectores. Un regalo a los fans que han recorrido este mundo tomo tras tomo. A pesar de haber sido creada en los inicios de la serie, es un plato que podemos saborear mejor al final.

Una nueva visita a todas esas ciudades que ya conocemos. Un cuaderno de viaje muy especial. Que nos recordará nuestro propio periplo mientras nos muestra el viaje propio del archivista.

¿Por qué leer El archivista?

Las láminas son preciosas, sobre todo si alguna vez te has parado mirando una calle o una fachada y has pensado en cómo mejorarla. La historia del archivista, algo más que una mera anécdota.

¿Por qué no leer El archivista?

Buscas acción trepidante. No disfrutas un lento y tranquilo paseo por una ciudad nueva y desconocida.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com