Tengo que admitir que soy un lector pésimo de Cómic Europeo. Siempre ha sido un mercado de historias que me ha fascinado, pero quitando... Ekhö: Mundo Espejo – Integral 2 de Arleston y Barbucci

Tengo que admitir que soy un lector pésimo de Cómic Europeo. Siempre ha sido un mercado de historias que me ha fascinado, pero quitando grandes clásicos como Thorgal, La Mazmorra o XIII no me he atrevido demasiado a nadar en sus vastas aguas. No obstante, siempre hay algún autor con el que consigues conectar. En mi caso fue Christophe Arleston gracias a las series Lanfeust y Trolls de Troy. Por eso sabía que tarde o temprano acabaría echando el guante a Ekhö: Mundo Espejo. Una ocasión que se ha presentado perfecta gracias a la edición en integrales por parte de la gente de Norma.

ekkho

Recapitulemos un momento. Ekhö: Mundo Espejo se desarrolla en un mundo igual que el nuestro con la salvedad de que la electricidad no existe. Esto no quiere decir que se hayan quedado en la Edad de Piedra. Nada más lejos de la realidad. En Ekhö tienen rascacielos, tienen notarías, tienen aviones, cines y cualquier cosa que os podáis imaginar. Esta circunstancia supone una ocasión perfecta para que Alessandro Barbucci se lo pase como un crío chico rediseñando un universo entero a su antojo. Si habéis leído esta serie o Sky Doll ya os haréis una idea de lo que estoy diciendo.

Hasta allí llegaron de la tierra la picarona Fournille, que tiene la mala costumbre de ser poseída por seres vivos que acaban de morir, y Yuri, un pobre muchacho ruso que bebe los vientos por ella. Atrapados en un mundo extraño (estamos ante una versión picaresca y divertida de la teleserie Dragones & Mazmorras) acabarán por montar una agencia de talentos con Yumma, que hace las veces de secretaria y estripper. Tampoco les quitará la vista de encima Sigisbert, un preshaun (una especie de roedor, la raza que lo peta en Ekhö) que tiene que hacer lo posible para que no la líen parda.

ekho 6

Ekhö propone diversión a raudales

Porque dudo que Arleston y Barbucci pretendan otra cosa con esta serie. Una vez asentado el universo y sus reglas, los autores se dedican a poner a nuestros héroes en un brete distinto en cada álbum de Ekhö. Casi como si de una versión moderna de Scooby Doo se tratase, se acaban enfrentando a un misterio o amenaza que acaba teniendo una explicación mucho más racional de lo que pudiera parecer en un principio. Diría que Ekhö es una serie perfecta para todos los públicos por lo sumamente disfrutable y divertida que es, aunque es verdad que Barbucci ha subido varios grados el erotismo en los tres álbumes que componen este segundo integral y que no hay episodio en el que Fournille o Yumma (curiosamente más la primera, pese a que la estripper es la segunda) no enseñen las perolas y retrata a las féminas de la serie con un gusto y realismo exquisito. Barbucci es un tipo juguetón, que le vamos a hacer.

ekho bcn

Para este puñado de capítulos los autores nos proponen una serie de aventuras de lo más variopintas. Comenzamos visitando Barcelona (no, La Sagrada Familia tampoco ha sido terminada en Ekhö), donde una serie de modelos están siendo secuestradas. Tenemos también a un trasunto de Salvador Dalí con muy mala leche e igual de chalado que su homólogo verdadero. Un capítulo muy divertido gracias a la habilidad de Arleston para desligar la historia por varios caminos, para luego volver a unirlos en un único frente climático. Una trama de enredos y la posibilidad de ver una Barcelona muy diferente a la que conocemos, pero que no se libra de hinchas radicales del Real Madrid y del Barça.

El siguiente episodio es uno de esos que a mucha gente le parecerá imprescindible y a otros tantos innecesario, y es que cuenta el secreto de los Preshauns. Una historia no carente de gracia, pero algo más seria que el tono habitual de la serie, con ramalazos incluso de fantasía épica a lo Señor de los Anillos. Divertido porque sigue poniendo en evidencia el pagafantismo de Yuri con respecto a Forunille, pero algo frustrante al romper con parte de la magia que rodeaba al misticismo y misterio de Ekhö.

No obstante el episodio final es el mejor y más tronchante hasta la feria. Nuestra alegre pandilla de Scooby Doo viajará hasta lo que viene ser la América Redneck para proteger a una estrella del pop latina llamada Soledad de una secta de fanáticos religiosos que quieren impedir su concierto. Ecos a Road Movie mezclada con El Guardaespaldas de Kevin Costner. El que no encuentra lo que quiere en esta serie, es porque no sabe buscarlo.

ekho 6

Tres historias, tres tramas bien diferenciadas, pero sobre todo muchas ganas de hacernos disfrutar y de lograr que, por un ratito, nos alejemos de nuestro mundo cotidiano para sumergirnos en un mundo espejo donde todo es igual y diferente a la vez, donde cualquiera puede llegar a alcanzar sus sueños y, especialmente, donde cada página es una pequeña obra de arte gracias al talento inconmensurable de Alessandro Barbucci con ese trazo fresco, dinámico, tan característico del artista italiano que es perfectamente complementado con la viva paleta de color de Nolwenn Lebreton.

Deseando estoy, cual aficionado a la literatura de Corin Tellado, por seguir las peripecias de Yuri y Fournille para ver si acaban juntos o no XD

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com