Saludos, mis muy queridos lectores aventureros. Hoy volvemos a viajar con Ian el Dragonero por algún lugar del mundo en el que vive. Un... Dragonero: La Princesa de las Arenas

Saludos, mis muy queridos lectores aventureros. Hoy volvemos a viajar con Ian el Dragonero por algún lugar del mundo en el que vive. Un desierto, por ejemplo. Por variar. Hoy toca reseñasr Dragonero: La Princesa de las Arenas.

Panini nos trae un nuevo tomo de las aventuras de nuestro cazador de dragones preferido. Bueno, dragones y lo que se tercie, que no le hace ascos a ningún enemigo. Un nuevo tomo integrado en este mundo, pero autoconclusivo.

¿Y qué es lo que nos traen el maese ilustrador Bignamini y el maese escriba Enoch?

Acción y aventuras sin respiro. Incluso más de lo normal. Esta historia  es como una película de héroes enfrentados a una misión contra el reloj. Sin un momento de respiro ni para ellos ni para nosotros. Te la lees de un tirón.

Lo cual es, por un lado, excelente. La historia y los personajes nuevos te enganchan desde el principio. Por otro lado, sin embargo, te da la sensación de que se ha hecho muy cortito para lo que has pagado por él.

Pero no caigamos en el error de pensar que estamos ante una historia que es, en realidad, una enorme coreografía. Este tomo nos ofrece, es cierto, un dibujo detallado y vistoso. Ágil y dinámico. Coherente consigo mismo y con el universo que refleja. Lleno de escenas dignas de un James Bond fantástico (Connery o Moore, por supuesto :-)). Momentos que harían llorar a Tolkien y tomar notas a Jackson…

Pero tambien tenemos una historia con su trama, sus subtramas, personajes con presente y pasado, relaciones buenas y malas…

Y detalles. Desde pequeños detalles sobre la vida militar hasta aspectos de la politica del mundo en el que Ian vive y lucha. Un mundo que se detalla y muestra tomo a tomo. Haciéndose más completo y más complejo poco a poco.

Tendremos a veces la sensación de estar leyendo un cómic histórico. Dejando de lado, por supuesto, que los árabes no montaban en pájaros gigantescos y que los bizantinos no poseían el control de los cielos a base de naves voladoras, claro :-).

Pero cosas como las tácticas de combate, la política de alto nivel, las relaciones entre personajes, el transfondo del que vemos solamente dos o tres pìnceladas…

Todo eso nos mete dentro de un mundo vivo y creible, del que queremos saber siempre un poco más.

Y casi sin que nos demos cuenta la enorme trama que los autores están tejiendo, esa historia a largo plazo en la que se cruzan a veces, se complica y extiende un poco más.

Va a ser una delicia leerse dentro de algún tiempo toda la serie de un tirón y ver como todo avanza hacia su final sin necesidad de esperar a que Panini nos traiga un tomo.

La excelente edición incluye los maravillosos apéndices que, a modo de documento de primera mano, nos hablan directamente del mundo. Estos Apuntes de viaje incluyen texto y dibujos de lugares y personajes. Personalmente me parecen una delicia. Posiblemente sea un sueño utópico, pero tenerlos todos juntos en un único documento, aunque fuera  formato grapa… Quizás si todos los lectores (que debemos ser bastantes, ya que vamos por el octavo tomo publicado (este que comentamos hoy es el séptimo. Dadme tiempo, ansiosos lectores)) lloramos juntos…

Bah, ¿a quién quiero engañar? Con que me traigan las series derivadas ya me doy con un canto en los dientes. Bueno, mejor en los dientes de un necrófago, que a los míos les tengo mucho cariño.

La traducción se la debemos a Tayra Lanuza.

Y de regalo os dejo un bonito enlace al trailer de la serie de animación que la RAI acordó con Bonelli Editores. Cuando terminéis de babear seguimos. Que sí, que es infantil-juvenil, pero no me negaréis que solamente con oir esa banda sonora se os va la mano a la ballesta que lleváis en la espalda…

¿Por qué leer Dragonero: La Princesa de las Arenas?

Acción, aventuras, amor, coherencia narrativa, buen dibujo… Y dirigibles, tios. Salen j*****s dirigibles.

¿Por qué no leer Dragonero: La Princesa de las Arenas?

Bhhh, no salen la elfa y el orco. Buhhh.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com