Miaumamamarau, queridos lectores.  Que en gatojaponés significa saludos. Si, lo habéis adivinado, hoy toca manga de gatos. Ya sabéis que aquí leemos de todo.... Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

Miaumamamarau, queridos lectores.  Que en gatojaponés significa saludos. Si, lo habéis adivinado, hoy toca manga de gatos. Ya sabéis que aquí leemos de todo. Por ejemplo, hoy toca una obra cuyo título es casi más largo que la obra en sí. Hablamos de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura.

De Keito Yoshikawa, a través de la editorial Odaiba Ediciones.

¿Y de qué va esta obra?  Bueno; a pesar de lo que su título y portada nos hagan pensar, no estamos ante un manga de gatos. La autora camufla como un manga gatuno lo que realmente es una historia costumbrista sobre una pareja de recién casados. Con cierta inclinación a la esposa como centro de las diferentes historias narradas.

Que sí, que hay gatos. Calma y tranquilidad.

El guión no se complica demasiado. Su intención es mostrarnos retazos y detalles de la vida cotidiana de la familia Katagiri, tanto los dos humanos como los cinco gatos. El ritmo es lento, tranquilo. El tono es amable. Todo recuerda a la tranquilidad y lentitud de una vida domestica alejada del bullicio de las grandes ciudades.

Y aquí está el mauuuumeollo de la cuestión. Más allá  de su imagen bucólica de recién casada japonesa típica, veremos las inseguridades de Mihoko. A simple vista, la «estándar» mujer japonesa que conoce a su esposo en la empresa donde trabajan y deja su empleo para ser ama de casa y…

Pero poco a poco veremos los entresijos de esa imagen, de esa vida. Entre chistes de gatos y gatunidades variadas, veremos sus dudas, sus miedos (esa amiga que siempre ve lo peor en todo…), sus enfados. Sin dejar de estar ante lo que parece una historia de color de rosa, pastelitos y azucar a paletadas ( la propia protagonista comenta que son un matrimonio de lo más cursi :-)), tendremos la sensación de que Mihoko es una persona real, buscando conocer y satisfacer sus necesidades.

No, no echéis el tebeo a la cesta de los juguetes de los gatos. Hemos dicho antes que todo esto viene camuflado. Y tendremos chistes que nos harán sonreir e incluso reir. El personaje misterioso de ese tio tan extraño y lleno de manías y secretos… Por cierto, que ese personaje es taaaan parecido a aquel otro misterioso inquilino de Maison Ikkoku que estoy deseando que aparezca en la vida de los protas.

Pasemos a hablar un poco del dibujo, mis lectores queridos y amantes de los felinos. Un dibujo muy correcto, sin excesivos alardes de detalles ni realidad gatuna. Más detallado al centrarse en la pareja humana y en los escenarios que en los mininos que se supone que son la parte central del show…

No hay aquí ese total realismo gatuno ni de gatunidad que encontramos en otras obras dedicadas a este tipo de explotadore… ehhh dulces animalitos :-).

Porque, como ya os he dicho, aunque no lo parezca creo que esto está pensado para hablar de la chica.

La traducción es de Elena Díez.

¿Por qué leer Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura?

Una historia que trata del dia a dia de la protagonista, camuflándolo entre historias cuquis de gatos.

¿Por qué no leer Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura?

No son solamente historias inocentes y encantadoras de gatitos adorables…

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

  • Pablo

    18 junio 2021 #1 Author

    Buena reseña. Habrá que echarle un ojo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com