Desde hace unos años, cada 4 de mayo se celebra en todo el mundo el Star Wars Day, aprovechando el juego de palabras de...

Desde hace unos años, cada 4 de mayo se celebra en todo el mundo el Star Wars Day, aprovechando el juego de palabras de May the 4th be with you. En Es La Hora De Las Tortas hemos querido honrar este día compartiendo con vosotros cuáles son nuestros momentos Star Wars preferidos. Así que, sin más dilación, aquí os dejamos con los que para nosotros han sido las escenas y momentos cumbre de la mayor saga cinematográfica de la galaxia:


Enrique Acebes


amenaza fantasma

Permítanme ser el bicho raro por un momento.

Cuando se estrenó El Retorno del Jedi, yo tenía 10 años. Una edad fantástica para iniciarse en el Universo Warsie, pero entre que mis padres nunca han sido amigos de la ciencia ficción y a mí tampoco me apetecía demasiado ir al cine a ver una tercera parte sin haber visto las dos primeras, vi la trilogía clásica en casa, años después, en VHS. Así que mi primer contacto con Star Wars en el cine fue en 1999. Kinépolis, sala 25, la -por entonces- sala de cine más grande del mundo. Sí, vista con perspectiva, La Amenaza Fantasma no es precisamente la mejor película de la saga, aunque tampoco la peor. Pero esa primera escena, con Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi a bordo de la Saak’ak cuando van a negociar con la Federación de Comercio… Oh, tío. Me dejó sin respiración. Luego llegó la carrera de vainas, y Jar Jar Binks, y ese Anakin niño… pero nadie me quitará jamás esa primera vez en cine, con los sables laser iluminándose por primera vez en la nube de dioxis con la que pretendían acabar con los dos Jedi.


Doc Pastor


6

Con doce años fui uno de los fundadores del club Fuerza Rebelde, un grupo de aficionados a Star Wars. Hicimos exposiciones, charlas, viajes, conocimos a actores y llegamos a organizar la III Convención nacional con Jerome Blake, el fallecido Richard LeParmentier y Kenny Baker en su primera visita a España. Se llamó RebelCon (con N), la dirigí junto a Lander Arteaga y desde Lucasfilm nos dieron el visto bueno. Fue increíble.

Mis primeros artículos publicados fueron en el fanzine que editábamos, igual que otras tantas cosas que hice por primera vez en los más de diez en que estuve, casi hasta el final. Ahora sólo son recuerdos, recuerdos extraordinarios, amistades que perduran y anécdotas que me hacen esbozar una sonrisa.

Y todo por culpa de Star Wars.


Alain Villacorta «Laintxo»


Jabba

No soy especialmente fan de Star Wars. No me entusiasma ni la odio, así que ni las he revisionado mil veces ni he picoteado demasiado del universo expandido, con lo que no creo poder aportar gran cosa. Pero bueno, uno es miembro de esta vuestra web y le toca formar parte de esta iniciativa, así que he decidido tirar por lo personal.

Corría el año 1983, o tal vez fuera ya el 84, ya que las películas que llegaban a las sesiones matinales de los cines de mi ciudad iban con un poco de retraso con respecto al resto de sesiones. En cualquier caso, no había cumplido aún los 6 años. Las matinales eran un todo vale repleto de niños y se permitía la entrada de más gente que butacas, por lo que en los grandes títulos era común ver a gente sentada en el suelo de los pasillos del cine o por delante de la primera fila.

Aquel día ponían El Retorno del Jedi. Me tocó verlo en primera fila sentado en las rodillas de un amigo de mi hermano mayor. Con todo lo incómodo que pudiera ser, con todo lo oscuro de la escena y todo lo terrorífico que Jabba the Hutt pudiera parecer para un crío de 5 años, aún sigo reviviendo aquella sensación de estar en otro mundo que tuve de niño al verlo. He dicho que no soy un gran fan de Star Wars, pero sí de la Jim Henson Company y puede que esto tenga algo que ver.


Sergi Páez


r2-d2-artoo-detoo-69615-69646-the-power-of-the-force-electronic-power-f-x-kenner-star-wars-action-figure

Mi momento Star Wars va más allá de las películas.

Nos encontramos en agosto de 1999 y La Amenaza Fantasma acaba de estrenarse en España. Mis VHS de La guerra de las galaxias estaban ya agotados después de pasar dos años reproduciéndolos una y otra vez.

Con el boom del estreno de la nueva trilogía, las tiendas de juguetes se llenan de nuevo de figuras de acción de la saga galáctica. Y ahí estaba yo, con apenas cinco años, delante de la estantería de (probablemente) el Toys ‘R’ Us o antiguo Pryca de Sant Boi de Llobregat, con todo un universo de figuritas ante mí: cajas rojas y verdes con atractivos diseños y centenares de personajes, monstruos y vehículos que llevarme a casa…

Mi elección: R2-D2.

Este fue el principio de mi pasión por las historias – empecé explicándomelas a mí mismo en mi habitación, más tarde a mis padres cuando los sets crecieron, a mis amigos a través de YouTube, y hoy a través de cortometrajes y narrativa en prosa.

Mi momento Star Wars fue cuando hizo que naciera en mí la pasión por el cine y su manera de contar historias. Y se lo debo todo a ello.


Alejandro Martínez


sarlacc_4

Tal vez sea porque por edad, fue la primera película de Star Wars a la que pude ir al estreno en cines en España, pero mi momento favorito de la saga tiene que estar en los primeros 20’ de El retorno del Jedi. Es difícil quedarme con algo concreto, desde el famoso bikini de Leia, Jabba el Hut, los gamorreanos… Pero si algún momento me marcó fue el rescate de Luke/Han Solo en aquella nave que sobrevolaba el temible Sarlacc, y sobre todo la (estúpida) muerte de mi personaje favorito: 3 películas esperando ver unas escenas en condiciones donde se le diera peso a un personaje tan atractivo como Boba Fett y va Han Solo en plan momento slapstick y accidentalmente le da al jetpack del cazarrecompensas y lo arroja a las fauces del monstruo de las arenas… En fin, a pesar de mi decepción, la escena la recuerdo con muchísimo cariño por todo lo que conllevaba y lo espectacular que me pareció.


«Lamastelle»


sw

Mi momento ideal de Star Wars….Hay tantos, pero…Esos «enormes» andadores en Hoth…Para un fan de Mazinguer aquellas máquinas eran tan reales, tan detalladas, tan llenas de épica, tan fascinantes.


Angel Ruiz


momentosW_Angel

Star Wars es mi saga de películas favorita. Las he visto incontables veces (incluso las denostadas precuelas) y siempre me emociono al verlas. He vivido tantos buenos momentos con ellas, y a través de ellas, que me resulta difícil quedarme con uno solo. Pero ya que tengo que elegir, tal vez mi escena favorita sea el combate espacial del último acto de El Retorno del Jedi. La flota de la Alianza enfrentándose al Imperio, Lando pilotando el Halcón entre enjambres de TIE Fighters, los X-Wing volando entre destructores, los cruceros Mon Calamari, la derrota del Ejecutor, la incursión final al interior de la Estrella de la Muerte… uff, se me ponen los pelos de punta sólo con recordarlo. Han pasado más de 30 años desde que vimos por primera vez esa escena en el cine, y aún estoy esperando una batalla de naves espaciales que supere a ésta. May the 4th be with you, always! 😉


Antonio Hidalgo


death_star05

No es fácil escoger un momento favorito de entre siete películas, cuya calidad oscila entre los excelente y lo mediocre. Puedo decir que las he visto todas en cine, algunas el año de su estreno, y otras en reestrenos. Incluso alguna la he visto en cine más de una vez. Pero si tuviera que quedarme con un momento especial, definitorio, que me ponga la piel de gallina y que me siga maravillando tanto hoy como el primer día, es la incursión a la Estrella de la Muerte al final de Una Nueva Esperanza. Recordad que estamos a final de los años setenta, al CGI ni está ni se le espera, y todas las escenas de batallas espaciales están rodadas con maquetas, cromas y decorados. Y aun así, la escena está filmada y montada con una calidad, un detalle y un ritmo tan impresionante que es difícil encontrar una que llegue a despertar sensaciones semejantes. Bueno, tal vez la carrera de vainas del Episodio I. O la lucha final con Darth Maul de la misma película. O la aparición de Darth Vader sonando la Marcha Imperial en el Episodio V. O la revelación de que Luke tiene una hermana en el Episodio VI. O… Bueno, ya.


Mario G. Liaño


asteroid field star wars
Me piden que escriba algo sobre mi momento Star Wars y no puedo quedarme con uno solo.

Si hablamos de parte favorita de las pelis, sin duda diría la secuencia del campo de asteroides del Episodio V. La puesta en escena, la espectacularidad de esas naves espaciales que vuelan entre pedazos de roca que flotan en el espacio, la integración de las imágenes con la música, los diálogos chispeantes y vivos, la interacción entre personajes (historia de amor incluida), el punto de vista imperial, los cazarrecompensas, Han Solo… Si tuviera que elegir una peli para llevarla conmigo a una vida de privaciones en una isla desierta, esa sería El Imperio Contraataca. La secuencia del campo de asteroides sólo es la mejor escena de mi película favorita.

Navidad del 92, pierna rota y el estuche con los tres VHS de la trilogía original cortesía de los amigos de mi hermana mayor. Ese momento de la llegada del Emperador a la segunda Estrella de la Muerte en El Retorno del Jedi nunca lo olvidaré.

Para terminar, el reciente estreno del Episodio VII en Madrid con los amigos de las Tortas, de Destino Arrakis y de muchos otros podcasts y webs hermanas… Porque el poder de la Fuerza todavía no se ha extinguido, ni mucho menos.

Y también está el tema de cuando conquisté aquella galaxia muy lejana, pero eso es una historia que merece ser contada en otra ocasión 😉


Nacho López


chewie

Mis primeros recuerdos de Star Wars son anteriores a ver las películas. Por edad en el cine la primera que ví fue El Retorno del Jedi y creo que parte de culpa de mi escaso cariño a la saga lo tienen los Ewoks. Pero no sólo por lo asquerosos que me resultaron en pantalla. Hay algo más.

En casa teníamos muñecos de ésos que sacaron a principios de los 80 y yo jugaba mucho con ellos, montándome mis propias historias ya que no había visto ninguna película. De hecho tengo grabado a fuego un día que fuimos a la pinada de El Saler en Valencia, que está cercana a la playa y el suelo de la misma es de arena, y cuando llegaba el momento de irnos resulta que no encontraba a Chewbacca por ninguna parte. Al final nos marchamos sin que lo encontrara y yo me deshacía en un mar de lágrimas. Y para rematar el asunto cuando intentaron reponerlo lo que me compraron fue un puto Ewok. Lo que suele pasar cuando mandas a un adulto que no entiende del tema a comprar algo para un niño…
Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com