Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Detective Marciano: Identidad

Detective Marciano: Identidad
Guion
Steve Orlando.
Dibujo
Riley Rossmo.
Tinta
Riley Rossmo.
Color
Iván Plascencia.
Formato
Rústica, 296 págs, color.
Precio
27,50€.
Editorial
ECC Ediciones. 2022.
Edición original
Martian Manhunter #1-12 (DC Comics).

J’onn J’onzz es uno de los personajes más relevantes del Universo DC. Pero como pasa con otros grandes emblemas de la editorial, parece funcionar más como personaje secundario, formando parte de un grupo o como secundario en alguna otra serie. El Detective Marciano es uno de esos personajes que ha contado con su propia serie en varias ocasiones pero jamás acaba de consolidarse. Tal vez la que más se acercó fue la serie de 1998 que llegó hasta los 36 números, pero cualquier otro intento ha sido poco fructuoso, bien porque no ha tenido la respuesta de ventas esperada o porque directamente se ha planteado como una serie limitada, como en el caso de esta Detective Marciano: Identidad que hoy nos recupera ECC Ediciones. Se trata de una serie limitada que comenzó a editarse en 2018 pero que nos había llegado a nuestro país hasta ahora, a pesar de contar con dos autores con cierto renombre, como es el caso de Steve Orlando y Riley Rossmo.


Si echamos la vista atrás al pasado más reciente, el personaje tampoco ha tenido excesiva suerte en su faceta de ficción. Murió en Crisis Final y, poco después, Geoff Johns decidió quitarle su aparente lugar de privilegio en la Liga de la Justicia para dejar a Cíborg en su lugar. Nuevos universos, Renacimientos, reseteos… han hecho que el personaje haya ido dando marcha adelante y atrás en su paso por la editorial, pero sin encontrar el sitio que para muchos se merece. Por eso, Steve Orlando, gran admirador del personaje, vio la oportunidad de oro en 2018 de redefinir, en una serie de 12 números, el origen «definitivo» del Detective Marciano.

Y esto puede suponer un conflicto para un lector que esté algo alejado de la actualidad de DC, porque el personaje que se va a encontrar en estas páginas puede resultar francamente llamativo para los que tenemos el concepto del traga-Oreos más entrañable de la historia de este universo superheróico. Orlando nos plantea una historia en dos tiempos: uno con los primeros pasos del detectivo como John Jones, el alter ego humano, y otro con cómo sale de Marte y se convierte en el último marciano. El guionista se toma esta serie como un canto a encontrar la propia identidad, y para eso utiliza al protagonista y a la co-protagonista de esta historia, Diane, la compañera del John Jones original antes de que el marciano suplantara su identidad.


En esta serie, especialmente en el pasado en Marte, vemos a un J’onn que era detective en su planeta, pero se nos muestra como agresivo e incluso corrupto, algo que no parece casar con lo que conocemos de uno de los personajes más dignos de todos. Pero creo que Orlando juega precisamente con eso, con esa transición, con ese cambio que se va a producir a lo largo de estos doce números y que nos muestran que tuvo que encontrar su verdadero yo, y que todos atravesamos momentos de búsqueda de identidad. Es un concepto que alcanza su culmen en el octavo número de la serie, probablemente uno de los mejores, si no el mejor.

El apartado gráfico corre a cargo de Riley Rossmo con el color de Iván Plascencia. Mira que nunca he sido especialmente fan del trabajo de Rossmo, pero creo que aquí hace un muy buen trabajo. Tal vez sea un dibujo especialmente distorsionado para la historia que quieren contar, aunque por otro lado, qué mejor que alguien con ese estilo tan plástico para dibujar el origen de un metamorfo. Me hizo gracia porque al comenzar la serie, entre el tono detectivesco y ese estilo tan característico de Rossmo, me recordó por momentos al Rob Guillory de Chew, aunque aquí no se busca trasladar esa locura de los guiones sino la fragmentación de la mente con todas esas escenas de poderes mentales del Detective y de la propia vida de sus protagonistas. Una vez consigues adaptarte a este estilo, creo que encaja especialmente bien, con algunas escenas de acción meritorias, esas dobles splash pages repletas de viñetas detalle y esa plasticidad de los cambios de forma en la que Rossmo brilla sobremanera.

ECC ediciones ha publicado el tomo en un formato rústica más accesible económicamente y que permita a más público picar con ella que si se hubiera publicado directamente en cartoné, como nos tiene acostumbrados. Una inciativa que, pese a que también ha contado con ciertos detractores, personalmente aplaudo puesto que dudo que un tomo cartoné a 33€ hubiera invitado tanto al picoteo.


En definitiva, Detective Marciano: Identidad es una historia sobre la búsqueda de la propia identidad, pudiendo ser esta de muchos tipos diferentes pero con el factor común de que encontrarla es un trabajo que solo pertenece al interesado. Podremos contar con ayuda externa o no, con el apoyo fundamental de los amigos pero al final solo uno puede encontar el camino para llegar a encontrar su propia identidad. Un buen dibujo de Riley Rossmo, que encaja a la perfección en una serie como esta. Tal vez lo más chocante sea ver a ese J’onn violento y corrupto, que puede desorientar al que llegue a ella sin saber demasiado, pero está buscado a conciencia, y con la intencionalidad de mostrar el viaje del personaje hasta ser quien es en el momento actual, dure este lo que dure (viendo la dirección de la editorial)…

Lo mejor: El paralelismo entre ambas tramas de J’onn  y Diane. El dibujo de Rossmo encaja muy bien con una historia como esta.

Lo peor: Tal vez podría haber durado 3-4 números sin afectar demasiado al resultado final.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.