Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Deathstroke nº3: Resistencia

Deathstroke nº3: Resistencia
Guion
Christopher Priest
Dibujo
Larry Hama, Carlo Pagulayan, Diogenes Neves
Tinta
Sean Parsons, Jason Paz, Trevor Scott, Norm Rapmund
Color
Jeromy Cox
Formato
Rústica, 144 páginas.
Precio
13.50 €
Editorial
ECC. 2018
Edición original
Deathstroke 20-25 USA

La franquicia de los Titanes, tras Renacimiento, está formada por tres títulos actualmente. Tres títulos que, por cierto, se cruzaron recientemente en El contrato Lázaro. La serie principal podríamos decir que es Titanes, la protagonizada por Wally West, Dick Grayson y Donna Troy. Después tenemos la más desenfadada Jóvenes Titanes, en la que tenemos a Damian Wayne, Garfield Logan y Koriand’r. Y la tercera es la protagonizada por su principal antagonista (después de los dos tomos anteriores, llamar villano a Slade Wilson no es del todo correcto), Deathstroke. Una serie que, gracias al buen hacer de su guionista Christopher Priest, ha resultado ser un sleeper del que todo el mundo habla.

deathstroke resistencia tpb usa

Resistencia

Tras los sucesos del Contrato Lázaro, Slade ha visto la luz. Bueno, toda la luz que puede llegar a ver un mercenario totalmente amoral, pero al menos ha decidido abandonar su vida como asesino a sueldo y empieza a citar la Biblia desde su experiencia dentro de la Fuerza de la Velocidad. No se va a volver una buena persona de un día para otro -eso, posiblemente, esté fuera de su alcance a estas alturas de su vida-, pero sí que pretende empezar a hacer lo correcto. Así que se monta su propio equipo de superhéroes tutelado por su ex mujer con miembros que, en algún momento, han sido miembros de los Titanes: su hijo Joseph (durante la época dorada de Marv Wolfman y George Pérez), su hija Rose (entre otras ocasiones, durante los sucesos de Un año después, en la época de Geoff Johns), Terra (una nueva versión del personaje que formó parte del grupo durante el Contrato Judas), el Wally West de los Nuevos 52 (miembro de los Jóvenes Titanes hasta el Contrato Lázaro, unos meses atrás) y Tanya Spears, la Power Girl adolescente afroamericana (durante los Jóvenes Titanes de los Nuevos 52, en la serie de Will Pfeifer). Así, en cierto modo, a los lectores más veteranos nos recuerda a los Titanes del Este, el grupo que montó Deathstroke hace ahora algo más de diez años, en la época de Geoff Johns. La gran diferencia es que los Titanes del Este fueron creados específicamente para acabar con los Jóvenes Titanes, mientras que Resistencia… bueno, de primeras es un grupo que pretende hacer el bien. Pero Slade es un tipo que piensa con cuatro movimientos de antelación, así que habrá que ver si su conversión es sincera.

La idea de Resistencia es interesante. Cambiamos los contratos mercenarios, los planes por debajo de otros planes y la manipulación de todos los que tienen algún tipo de contacto con Slade por una serie más luminosa, aunque solamente en apariencia. Este punto no es un borrón y cuenta nueva, todas las tramas del pasado, como el León Rojo o la muerte de la prometida de Joseph, siguen presentes, y tienen consecuencias en el presente. Decir que Resistencia es un equipo es un grave error: son un grupo de personas articuladas alrededor de Deathstroke por motivos que sólo él conoce y seguramente acabaremos viendo en un futuro. Y después de su aparente cambio de bando, nadie se fía de él: ni los héroes, por su pasado, ni la Sociedad de Super Villanos, por su nueva afiliación heroica.

Priest hace en estos números un interesante ejercicio. En los dos primeros tomos, ha definido un entorno para el personaje tremendamente oscuro. Por mucho que en algunos momentos comprendamos sus motivaciones, Slade no es una buena persona. El tema es que ahora supuestamente sí, pero el tono y el ritmo de las historias sigue siendo exactamente el mismo, con lo que deja al lector tremendamente desubicado.

De los números incluidos en este tomo, hay que destacar el último. En él, la Sociedad de Super Villanos somete a Deathstroke a un juicio, y se nos cuenta, mediante flashbacks, el origen de Slade. Mientras, en el presente, los comentarios del Acertijo despiertan ecos de la relación de Slade con su padre y con Wintergreen. Es un gran ejemplo del oficio que demuestra Priest escribiendo esta serie, haciendo un número que hay que leer un par de veces para poder captar todos los matices que tiene.

La portada

La portada del tomo español corresponde a la del número 21 americano, en lugar de a la del TPB que recoge este arco argumental (que, por cierto, incluye parte del DC Holiday Special y no incluye el número 20). Supongo que a estas alturas no se le escapa a nadie la referencia, pero para los recién llegados diremos que es un homenaje a la clásica portada de Kevin Maguire para el primer número de Justice League of America de 1987, el inicio de la mítica etapa de Giffen y DeMatteis al frente de la serie, una portada que ha sido homenajeada en múltiples ocasiones.

jla 1

Priest

Venir a descubrir a estas alturas quién es Christopher Priest, qué series ha hecho o a qué se está dedicando ahora sería repetir lo que ya nos contó Alejandro en la reseña del primer tomo de la serie. Así que vamos a centrarnos en curiosidades y datos totalmente innecesarios.

  • Nacido como James Christopher Owsley, dijo que se convertiría en un sacerdote si su matrimonio no funcionaba. Tras su divorcio, se cambió legalmente el nombre a Christopher Priest. Pero no sólo de nombre es un sacerdote: Priest se ha ordenado como Ministro Baptista.
  • Suele firmar como Christopher J. Priest o sólo como Priest para evitar confusiones con Christopher Priest, un escritor de ciencia ficción inglés conocido por su novela The Prestige, adaptada por Christopher Nolan en su película El truco final.
  • Mantiene una web llamada PraiseNet de ensayos ecuménicos de cristianismo progresista.
  • Fue el primer editor y el primer escritor de comic mainstream de raza negra.
  • Además de una importante carrera en el mundo del cómic y una profunda convicción religiosa, Priest tiene una notable carrera musical, como cantautor, productor y multi instrumentista. Streetwise, su primer disco, vio la luz en 1981 bajo el nombre de Hollis Stone. En la portada aparece él junto al edificio en el que estaban las oficinas de Marvel en aquella época, en Madison Avenue.
  • En 1993, coprodujo el espectáculo Live! Minister Darryl Cherry and the Covenant Mass Choir, un concierto con un coro de 85 voces y 10 músicos. Priest tocó el bajo durante el mismo, y fue grabado un disco en directo durante una de las representaciones.
  • Si le llamas Chris, corres el riesgo de que te suelte un puñetazo en la cara.

https://youtu.be/Ij3H89Ou9JQ

En resumen…

Como ya hemos comentado en varias ocasiones, el planteamiento de las historias pensando en el tomo recopilatorio y el mal uso del decompressive storytelling, situación que se da mayoritariamente en el cómic superheroico desde hace más de una década, hace que la lectura de un número suelto, de una grapa de las de toda la vida, se ventile en pocos minutos. No es el caso con un cómic de Priest. Su narrativa no lineal, plagada de flashbacks, de textos de apoyo y de tramas complejas, requiere una lectura más pausada y más atenta por parte del lector. No es, por tanto, el típico cómic pijamero en el que la mitad de las páginas son peleas sin mucho contenido y que te puedes leer en diagonal de un vistazo superficial.

Resistencia es un punto perfecto para subirse a la serie. El cambio de tono y la recapitulación de sucesos previos con la que arrancamos hace que no sea estrictamente necesario haber leído nada previamente, aunque cierto es que sólo hay dos tomos anteriores de esta serie y el del Contrato Lázaro, y Deathstroke es posiblemente uno de los cómics mejor escritos dentro del mercado superheroico, y merece una oportunidad.

[amazon_link asins=’8417441662′ template=’AnuncioComicsPosts’ store=’elhdlt-21′ marketplace=’ES’ link_id=’2644ca5a-6ef7-11e8-a47b-57ef5126071a’]