Saludos desde El corazón de la ciudad, mis queridos lectores. ¿Que qué ciudad? ¿Quién sabe? Cualquiera. Tal vez la única ciudad que existe. Tal... El corazón de la ciudad

Saludos desde El corazón de la ciudad, mis queridos lectores. ¿Que qué ciudad? ¿Quién sabe? Cualquiera. Tal vez la única ciudad que existe. Tal vez Metrópolis.

Llegué hasta esta obra siguiendo rumores medio escuchados en la cola para pagar en el supermercado y conversaciones en susurros en la estación del metro. «Se parece a…«. «Tiene un aire con…» El caso es que terminó entre mis manos, siendo leído. Quizás en la tranquilidad de un parque. No, no hay parques en la ciudad. Posiblemente en un viaje en bus, rodeado de gente sin cara y sin objetivos.

Francesco Savino nos trae una historia extraña e inexplicada. Un hombre se enfrenta  a sus demonios. O eso parece. ¿Estamos ante un hombre anónimo y sin futuro que lucha contra una entidad inhumana? ¿Acompañamos a un alcohólico presa de sus delirios? ¿Estamos con un enfermo cuya mente se ha roto y perdido?

Tendremos que llegar hasta el final para saberlo.

La historia juega a propósito con darnos datos y negárnoslos. No veremos nada claro ni especificado. Si te gusta este tipo de narrativa, vas a disfrutar como un cenobita en el Infierno.

¿Género? Hmmm, terror, terror psicológico, drama humano, drama social. Tendremos un poco de todo. La estructura narrativa permite formar un cóctel echando gota a gota de todas esas botellas.

A nivel personal diría que el ambiente que se consigue nos hace pensar en obras como Los Libros de Sangre o Hellraiser 2. Sea como ciudadano censado en la ciudad o como visitante de paso, Clive Barker tiene un apartamento en los edificios de esta ciudad.

Giulio Rincione nos trae un dibujo pensado para descolocarnos desde el principio. No es solamente que estaremos tan perdidos como el protagonista, sino que ni siquiera sabremos si estamos viendo la realidad o una alucinación.

Parte de este efecto se consigue dibujando sobre el dibujo. Tendremos algo como monigotes, como sombras de los personajes. Son como espíritus, como algo etéreo. Es un efecto muchas veces sutil y que hará que nos quedemos mirando y buscando en la viñeta.

También tendremos la sensación de estar viendo una película expresionista alemana pero en papel. Esos trazos como de fantasía-pesadilla infantil, esos contrastes, esos ángulos casi imposibles… No es un dibujo limpio ni sencillo, de esos que nos guían en una dirección clara y sin perdernos. Es más, se busca nuestra pérdida, nuestra perdición.

Nuestra confusión al ver a través de los ojos del protagonista es el triunfo del dibujante.

No quisiera dejar de decir que; si bien no es un dibujo preciosista, sí tiene esa especial belleza que podemos ver en un incendio o en un huracán zarandeando a un navío de 4 mástiles llenos de velas rotas.

En su origen, este cómic vivía en la web. Pero si no nos lo dicen, no lo notaremos ni por el formato ni por el desarrollo de la historia.

La edición de Shockdom carece de extras, excepto una página con breves biografías de los autores y un repaso a sus carreras.

La traducción se la debemos a Irene Gutiérrez Molina.

¿Por qué leer el corazón de la ciudad?

Te gustan las historias de terror psicológico. Te gusta el terror urbano de los 80.

¿Por qué no leer El corazón de la ciudad?

Buscas historias lineales y claramente explicadas. No te interesa el estilo visual de terror expresionista.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com