¿Sabéis esas personas para las cuales Spiderman es ese superhéroe que aparece en las pelis de Marvel? Que son superfans del personaje… pero no... Constantine

¿Sabéis esas personas para las cuales Spiderman es ese superhéroe que aparece en las pelis de Marvel? Que son superfans del personaje… pero no han leído un solo cómic suyo, ni tampoco tienen intención de hacerlo. No son mejores ni peores que los que siguen al personaje en cómics o en videojuegos, simplemente les gusta y es el medio en el que lo han conocido. Pues una sensación parecida tengo con el John Constantine de Vertigo y el del Universo DC. Entiendo que habrá quien no haya leído ni uno de los 300 números de la Hellblazer  de Vertigo, pero se han enganchado a ese mago socarrón que le toca las narices al Capitán Marvel o hasta al mismísimo Darkseid. Si me preguntáis, no tendría duda entre cuál de ambos escoger, y la explicación es muy sencilla, y este tomo ilustra de un modo cristalino por qué era mucho más disfrutable en ese sello donde la serie tenía su propio camino, sin importar qué suceda en las series de alrededor.


Pongámonos un poco en antecedentes: En 2011 DC hace borrón y cuenta nueva a raíz de Flashpoint  y surge el nuevo Universo DC, también conocido como los nuevos 52, por mantener en tiendas durante mucho tiempo 52 series diferentes, que se iban cambiando por otras nuevas si una se cerraba. Una de esas series fue la Liga de la Justicia Oscura , nuevo intento de reunir a todos los personajes mágicos en uno mismo grupo, y una oportunidad para reintroducir al bueno de John Constantine en el Universo DC «convencional». Como el personaje estaba funcionando, un par de años después pensaron que sería una buena oportunidad para recuperar una cabecera protagonizada por el mago inglés, y así nació Constantine . ECC recupera en un tomo (respetando el formato con el que ha publicado toda la serie de Hellblazer ) los 23 números que duró, a excepción de los cuatro que suponen el cruce con La guerra de la Trinidad , que son recogidos en el tomo Liga de la Justicia Oscura: Plaga .

¿Funciona realmente John Constantine en el Universo DC? Volvemos a la analogía con la que abría esta reseña: ¿Es el Spiderman del cine mejor o peor que el del cómic? Son diferentes. El personaje funciona porque es un muy buen personaje. Nacido de la mente de Alan Moore, ha tenido un larguísimo recorrido de 25 años de historias mensuales para pulirlo y saber qué es lo que más gusta a los lectores que mantenían las ventas mes tras mes. Aquí la responsabilidad de esta nueva serie recae en Ray Fawkes (Liga de la Justicia Oscura , o la interesante Gotham a medianoche ) y creo que no lo hace mal. Traslada al mago inglés a los EE.UU. y lo enfrenta a una temible secta formada por poderosos magos que se han dejado atraer por la maldad, como Sargón, Mr. E o Tannarak: la Secta de la llama fría. El plantemiento de la historia y del primer arco argumental cuenta además con la ayuda de Jeff Lemire, y reconozco que el comienzo da esperanzas a esperar algo bueno.


El problema viene cuando los infames cruces de series y de sagas comienzan a derrumbar poco a poco la serie. Si uno lee exclusivamente este tomo, buscando continuar las aventuras de la serie original, pero no está al corriente de lo que sucedía en el resto de series de la editorial por aquel entonces, puede sentirse realmente frustrado. Fawkes demuestra conocer bien al personaje y los mecanismos que lo convirtieron en el favorito de muchos, y nos muestra una búsqueda de un artilugio mágico, la brújula de Croydon. La serie cuenta con cameos innecesarios de personajes del Universo DC como el Espectro, Dr. Destino o Capitán Marvel… pero están bien introducidos y parece un precio aceptable por el bienhacer del guionista. Así, tenemos unos primeros ocho números en los que nos quedamos con muy buen sabor de boca… hasta que llega el primer cruce con La guerra de la Trinidad. Un artículo de Fran San Rafael nos resume lo más significativo que debemos saber de esos números ausentes, y continuamos con la historia. Han sucedido muchas cosas, pero seguimos adelante con la lectura. Se sigue desarrollando la historia del enfrentamiento contra la Secta… y de buenas a primeras la historia concluye con un salto del personaje a Tierra 2. Efectivamente, todo se debe a cruzar la serie con El fin del mañana  y Tierra 2 . Podría aceptarlo, entiendo el funcionamiento de las grandes editoriales en estos tiempos, y más de aquella infame época que atravesó DC con demasiadas malas decisiones. El problema fundamental es que el desenlace del gran enfrentamiento que ha ido gestándose durante toda la serie parece quedar en el aire, sin desarrollar, torpemente finalizado y sin saber muy bien qué ha pasado con los personajes. Una verdadera lástima porque si la serie se hubiera mantenido de manera más autónoma habríamos tenido una etapa, cuando menos, digna.

Son varios los dibujantes que pasan por la serie. Abre un Renato Guedes que va de más a menos; durante unos cuantos números tenemos a un ACO al que sienta de maravilla esta serie, con ese estilo de viñetas cargadas de información y ese dibujo plagado de líneas curvas; o un correcto Jeremy Haun que es el responsable de cerrar la serie. Tal vez el que menos me funciona es Edgar Salazar, por tener un estilo más afín al cómic de superhéroes mainstream y nos priva de ese cierto déjà vu de serie de Vertigo que sí aportan los otros dibujantes.


En resumen, Constantine  es una serie que los lectores ajenos a la etapa de Vertigo y que hayan conocido al personaje en Liga de la Justicia Oscura  pueden disfrutar mucho. El ritmo de la lectura es trepidante, y se pueden leer las casi 500 páginas del tomo en un par de tardes tranquilas. Además, es habitual terminar un número con un cliffhanger que te deja deseando continuar. El gran problema que tiene esta serie, especialmente si eres seguidor del personaje desde sus inicios, es que te puede llegar a molestar el resto de Universo DC en ella, y sobre todo cuando llega la hora de los inacabables cruces con otras series.

Lo mejor: Se deja leer bastante rápido. Fawkes hace lo mejor que puede su trabajo, y salta a la vista su esfuerzo. Los dibujantes están bien elegidos.

Lo peor: La historia principal queda pésimamente resuelta. El peso de las imposiciones editoriales acaba asfixiando la serie. Aunque Lloyd Ortiz podría haber sido un buen sucedáneo de Chas… no es lo mismo.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com