¡El cómic que une el pasado glorioso de los Prodigios con el oscuro futuro de Tierra X! David tiene un problema. Vive en un... Colección Marvels. Marvels X

¡El cómic que une el pasado glorioso de los Prodigios con el oscuro futuro de Tierra X! David tiene un problema. Vive en un mundo de monstruos que disfrutarían devorándolo. Es el último chico de la Tierra. El último humano de la Tierra. Y estas criaturas que lo ven sólo como una presa antes eran sus vecinos. Tiene la esperanza de llegar a Nueva York y encontrar al Capitán América y al resto de los héroes. Alex Ross y Jim Krueger combinan sus habilidades con el artista Well-Bee para narrar la precuela que nunca soñaste de la trilogía de Tierra X.

Quienes dicen que la única gran obra del genial ilustrador Alex Ross para Marvel ha sido, precisamente, Marvels, no andan desencaminados. Es la única (junto con su reciente Epílogo), en la que se ha ocupado de todo el arte interior. En el resto de sus trabajos para La Casa de las Ideas se ha dedicado exclusivamente a las portadas o, en obras más personales como la trilogía Tierra X / Universo X / Paraíso X, también ha ejercido como guionista y creador de personajes. Pero si bien Marvels nos mostraba el mundo superheroico desde la pespectiva del ciudadano corriente, siendo los héroes unos entes lejanos lejanos y distantes como dioses, en Tierra X y sus continuaciones tenemos a estos héroes acabados, consumidos tras años y años de batallas, mientras el resto de la población mundial ha sido mutado por las nieblas terrígenas liberadas por Rayo Negro. Así mientras el resto de la humanidad adquiere poderes y ve cómo sus cuerpos mutana, queda un niño, David, que no desarrolla poder ni cambio alguno. Los héroes lo ven como el portador de la cura contra la mutación.

marvels x

La idea de que un niño sea la clave de la salvación de la humanidad lleva entre nosotros desde… Jesucristo, o incluso antes. Los guionistas Alex Ross y Jim Krueger (Justicia, también con Alex Ross) convierten a David, un chaval corriente de pueblo, en un aspirante a héroe cuando decide atravesar el país buscando a los superhéroes que viven en Nueva York. El Capitán América es su héroe, y está convencido de que él, Spiderman y Iron Man podrán salvar el mundo, jugada a la que se unirán otros residentes en Nueva York como Daredevil y Los Cuatro Fantásticos. Pero estos héroes no luchan sólo contra la mutación terrígena, sino que los propios habitantes de la Tierra mutados han dejado salir sus instintos primarios y están atacando el Edificio Baxter, la Mansión de los Vengadores y a cualquier transeunte que sea tan temerario como para salir a la calle solo. Aquí no tendremos, pues, grandes villanos ni ninguna amenaza extraplanetaria, sino que el mayor enemigo de la Tierra serán sus propios habitantes.

Entre tanta tensión hay sitio para la reflexión, y la nota científica la pone, cómo no, Tony Stark, sugiriendo que tal vez esta mutación sea parte de la evolución natural de la raza humana, que siempre muta para adaptarsae a futuros cambios ambientales. Que tal vez se aproxima una gran catástrofe a escala planetaria, y que esta mutación es sólo la forma que tiene la naturaleza de prepararnos para lo que nos espera. ¿Qué más da que la mutación haya sido provocada por Rayo Negro? ¿Acaso no fueron los Celestiales quienes insuflaron artificialmente vida en nuestro planeta hace millones de años? ¿Qué sentido puede tener la existencia del Alto Evolucionador? En efecto, son muchas las ideas que se dejan caer a lo largo de los seis números que dura esta miniserie, pero ahí está Reed Richards para asumir, cómo no, las culpas por todo (“un experimento mío ha salido mal, yo lo arreglaré”), y para extraer de David la solución a las mutaciones de la población. Como si no hubiera tenido años para curar a Ben Grimm… Un Ben Grimm, por cierto, que hace alarde de un inusitado cinismo nuy poco superheroico al decir públicamente, frente a las cámaras de televisión “Ahora todos sois como yo. Bienvenidos a la fiesta”.

El artista serbio afincado en Noruega Velibor Stanojevic, que firma como Well-Bee (en su perfil de Twitter podéis ver muchas de sus ilustraciones relacionadas con el cine) es el encargado de prestar su arte a la obra, con un resultado más que considerable. No conocía de nada a este autor, y no he encontrado más obras suyas además de este Marvels X y una tal The No Ones (también con guiones de Jim Krueger), inédita en España. Autor tanto del lápiz, la tinta y el color, Well-Bee realiza un trabajo impecable en la composición de páginas y representación de personajes, siguiendo las indicaciones de los diseños de Alex Ross. Tal vez sus páginas pequen de algo de estatismo en su afán por conseguir un estilo realista (que no fotorrealista), pero en general sale airoso de plasmar en imágenes las grandilocuentes ideas de Ross y Krueger.

marvels x

Este Marvels X cuenta una historia que ocurre justo después del primer Marvels, y justo antes de los eventos de Tierra X, de ahí que su nombre sea una amalgama de ambos títulos. Aunque no es una obra que haya de pasar a la posterioridad, y muchos la vean como una forma más de exprimir la gallina de los hievos de oro, sí que cuenta con entidad suficiente para convertirse, por derecho propio, en un cómic de superhéroes muy disfrutable, dentro de la distopía creada por Ross hace más de 20 años.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com